Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un club israelí cancela un partido amistoso con el Barcelona al negarse a jugar en Jerusalén

El Beitar Jerusalén debe pagar el precio del racismo de sus hinchas, así como el de los cánticos racistas y antiárabes, que desean la muerte de los árabes e incluso llaman a la quema de ciudades y pueblos árabes.

El Beitar Jerusalem Football de Israel ha cancelado un partido amistoso contra el Barcelona después de que el club español dijera que no jugaría el partido en Jerusalén.

El miembro árabe de la Knesset israelí, Sami Abu Shehadeh, dijo que la vigilancia del pueblo palestino impidió una gran victoria propagandística del racista Beitar Jerusalem FC, y explicó que la decisión se produjo tras una amplia presión árabe y palestina en colaboración con los aficionados del Barcelona a principios de este mes.

Abu Shehadeh dijo que se habían enviado varios mensajes a la dirección del club y al presidente Joan Laporta para que cancelaran el partido amistoso por los cánticos y opiniones racistas del equipo israelí contra árabes y palestinos.

Según el derecho internacional, Jerusalén es una ciudad dividida y su parte oriental se considera tierra palestina ocupada, lo que da a la Asociación Palestina de Fútbol jurisdicción sobre cualquier actividad futbolística que tenga lugar en esta parte", dijo el presidente de la Asociación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub.

LEER: Más de 1.300 colonos judíos asaltan la mezquita de Al-Aqsa

El partido debía disputarse el 4 de agosto en el distrito de Malha, el lugar de una aldea palestina que fue limpiada étnicamente por paramilitares sionistas en el período previo a la creación de Israel en 1948.

"El Beitar Jerusalén debe pagar el precio del racismo de sus hinchas, así como de los cánticos racistas y antiárabes, que desean la muerte de los árabes e incluso llaman a la quema de ciudades y pueblos árabes", añadió Abu Shehadeh.

Tras la cancelación del partido, el propietario del Beitar Jerusalén, Moshe Hogeg, escribió en Facebook: "Después de recibir el contrato para firmarlo y de que se me expusiera la exigencia inequívoca de que el partido no se celebrara en la capital, Jerusalén, y algunas otras exigencias que no me gustaban, me acosté con el corazón encogido, pensé mucho y decidí que, ante todo, soy un judío e israelí orgulloso".

"Si quieres jugar contra el Beitar Jerusalén tienes que hacerlo en Jerusalén", añadió.

Categorías
EspañaIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines