Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cartas filtradas describen los malos tratos a Ahmed Mansour en las cárceles de los EAU

El activista de derechos humanos de los EAU Ahmed Mansour, 25 de septiembre de 2012 [Bloomberg/Getty Images].

Cartas filtradas escritas por el activista de derechos humanos emiratí detenido, Ahmed Mansour, de 51 años, revelan que ha estado en régimen de aislamiento y bajo supervisión de seguridad desde su detención el 15 de marzo de 2017.

Inicialmente se presentaron nueve cargos contra Mansour, pero se redujeron a seis cuando se le remitió al tribunal. Entre ellos se encuentran:

1-Participación en una organización terrorista cuyo objetivo es socavar la seguridad y los intereses del Estado, en referencia a la organización de derechos humanos Al-Karama, con sede en Ginebra.

Mansour señalaba en las cartas que esta acusación se basaba en su participación en una campaña en Twitter sobre las detenciones arbitrarias en Arabia Saudí organizada por Al-karama, y añadía que su participación en el asunto consistía en una foto suya sosteniendo un papel, en el que escribía en árabe e inglés: "Arabia Saudí sin detenciones arbitrarias".

Indicó también que las autoridades encontraron un correo electrónico enviado por un empleado de Al-Karama en el que se preguntaba por el caso de Osama Al-Najjar y los EAU94. Respondió "que Skype sería apropiado para discutir el asunto, y el tribunal me ha absuelto de este cargo".

2- Publicar información falsa afirmando que los EAU oprimen y abusan de su población violando sus derechos, lo que aumentaría las luchas y el odio y perturbaría el orden público.

LEER:

Mansour señaló que "esta acusación está relacionada con la publicación o republicación de tuits sobre temas relacionados con los derechos humanos, como la detención arbitraria, las prisiones secretas y algunas prisiones públicas, especialmente la prisión de Al-Razeen, la prohibición de viajar y la revocación de la ciudadanía; además de los tuits sobre el declive de la libertad de opinión y de expresión en los EAU, la promulgación de numerosas leyes amplias que pueden utilizarse indebidamente contra los activistas y que criminalizan derechos reconocidos internacionalmente, sobre todo la Ley de Lucha contra los Delitos Informáticos, la Ley de Terrorismo y algunos artículos del Código Penal. "

3- Proporcionar a las organizaciones identificadas en las investigaciones información incorrecta que dañaría la reputación, el prestigio y la posición del Estado.

El activista de derechos humanos declaró a este respecto que esta acusación se basaba en el hecho de que había participado vía Skype en varias conferencias en Gran Bretaña y Suiza, subrayando que estas participaciones se publican en relación con temas sobre las leyes y las libertades en los Emiratos, la situación de los activistas de derechos humanos en el país, las leyes de nacionalidad, así como el discurso que pronunció (vía Skype) con motivo de la obtención del Premio Martin Ennals en 2015.

Añadió que la fiscalía se basó en la correspondencia eliminada por correo electrónico con organizaciones internacionales de derechos humanos, como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y el Centro del Golfo para los Derechos Humanos, en la que se trataban cuestiones de derechos humanos.

4- Difundir deliberadamente declaraciones y rumores falsos y malintencionados que pueden perturbar la seguridad pública y perjudicar el interés público.

5- Violación, mediante el uso de medios públicos a través de las cuentas mencionadas, de la posición de los jueces del Tribunal Supremo Federal, al afirmar que sus sentencias son injustas.

6- Publicar deshonestamente y con mala fe lo sucedido durante las audiencias públicas, utilizando medios públicos a través de las cuentas mencionadas en una plataforma informática.

LEER:

Mansour señaló que no hay una razón clara de dónde surgen estos cargos, pero sugirió que podrían estar relacionados con un correo electrónico sobre el Dr. Nasser Bin Ghaith enviado a algunas organizaciones sobre su primera comparecencia ante el tribunal después de una desaparición forzada que duró ocho meses, alegando que los servicios de seguridad están interfiriendo con el servicio judicial sobre la base del "Informe del Relator Especial sobre la Independencia de Jueces y Abogados", que visitó los EAU en 2014.

Mansour confirmó que el 29 de mayo de 2018 fue condenado a diez años de prisión y se le impuso una multa de un millón de dírhams (272.000 dólares), además de ser puesto bajo vigilancia durante un periodo de tres años a partir del día en que termine su condena, la confiscación de todos los dispositivos de comunicación utilizados en los delitos y el cierre de sus cuentas online.

Detalles del juicio

Mansour dijo en sus cartas manuscritas que registró los detalles de sus audiencias judiciales y las diversas violaciones que sufrió en el Tribunal Federal de Apelaciones de Abu Dhabi y en el Tribunal Supremo Federal.

Afirmó que las primeras audiencias judiciales comenzaron en realidad un año después de su detención, el 14 de marzo de 2018, y que sólo duraron tres minutos, ya que no se presentaron cargos contra él. La audiencia para designar un abogado que lo defendiera se pospuso aunque el juez aceptó la petición de Mansour de defenderse por sí mismo y se le dio la oportunidad de quejarse de estar recluido en régimen de aislamiento y del sufrimiento que había padecido.

Mansour recordó las duras condiciones de su aislamiento durante la segunda sesión del tribunal, que también duró sólo cinco minutos debido a la ausencia del juez delegado. Sin embargo, no fue escuchado y la sesión se pospuso al 9 de mayo de 2018, y luego, tras la petición del abogado delegado, se adelantó la sesión al 25 de abril.

Durante esa sesión se leyeron los cargos presentados contra el activista. Después se reafirmaron las demandas de Mansour en relación con las condiciones de aislamiento, el contacto telefónico con sus familiares y las visitas de éstos, así como la petición de obtener una copia del expediente del caso y una copia de las leyes pertinentes. Aunque el juez prometió atender todas estas peticiones, ninguna de estas promesas se cumplió, y el caso se aplazó hasta el 9 de mayo para escuchar a los testigos de la acusación.

En la siguiente sesión, el testigo estaba presente pero a Mansour no se le habían entregado los expedientes del caso. Antes de que pudiera informar al juez de ello, el testigo fue despedido.

LEER:

El juez fijó la fecha de la sentencia para el 29 de mayo y recomendó que el acusado recibiera los detalles del caso o una copia del expediente. Sin embargo, Mansour confirmó que no había obtenido una copia, pero que había visto el expediente en la oficina de la fiscalía; por ello, envió un memorando de la defensa a la fiscalía que no tuvo ninguna repercusión significativa en el curso del juicio.

La primera vista del caso en el Tribunal Supremo Federal (el Tribunal de Casación) tuvo lugar el 29 de octubre de 2018 y fue presidida por el juez emiratí Falah Al-Hajri. Durante esta sesión, el activista de derechos humanos se quejó de las duras condiciones de su confinamiento en solitario y exigió que se le concedieran los derechos de los que goza un preso preventivo, además del resto de las demandas mencionadas, sobre todo el derecho a obtener una copia del expediente del caso. La sesión se pospuso al 12 de noviembre.

El activista detenido señaló que en la segunda sesión del tribunal se abordaron casos relacionados con las condiciones de reclusión de Mansour y su derecho a obtener una copia del expediente del caso; además de que la administración penitenciaria le impidió llevar al tribunal un memorando que había preparado para defenderse.

El caso se aplazó al 26 de noviembre y luego se remitió al 10 de diciembre, durante el cual presentó dos memorandos de defensa, mientras que el tribunal decidió fijar la fecha de la sentencia para el 24 de diciembre. El juez aplazó el juicio al 31 de diciembre sin informar al acusado, y el tribunal rechazó el recurso presentado por la fiscalía y el acusado.

Condiciones de la detención

Mansour dijo que estar recluido en aislamiento fue extremadamente difícil durante los primeros dos años y medio, ya que no se le permitía hablar con ningún preso ni siquiera a distancia.

Contó lo sucedido el 14 de diciembre de 2017, cuando volvió a su celda a altas horas de la noche tras el interrogatorio, para encontrarse con la sorpresa de que la administración penitenciaria entró en su celda y le confiscó toda la ropa interior y la ropa, dejándole solo con un top cuyas mangas habían cortado. Además, le confiscaron el colchón en el que dormía y todos sus artículos de aseo, como jabón, champú, pasta de dientes, desodorante y toallas. Más tarde se llevaron también sus papeles y bolígrafos, antes de cortarle el suministro de agua caliente en invierno.

Mansour señaló que esto le provocó hipertensión y le hizo sufrir fiebres.

Cree que le confiscaron sus pertenencias porque se negó a dar a los servicios de seguridad la contraseña de su cuenta de Twitter.

"Dos días después de que se emitiera (o más bien se pronunciara) el veredicto, el 29 de mayo de 2018, se colgó en la puerta de mi celda un papel en el que se leía: 'Estrictamente no se permite salir de la celda a menos que sea en caso de emergencia o por órdenes de seguridad después de revisar la rama de información de seguridad... se prohíbe llamar o hacer visitas excepto con la aprobación del director del departamento o su adjunto'", añadió Mansour.

Confirmó que este papel estaba colocado en la puerta de todas las celdas en las que estuvo recluido hasta julio de 2019.

Dos huelgas de hambre

Mansour señaló que hizo dos huelgas de hambre en defensa de sus derechos como preso, tras agotar todos los métodos legales y convencionales. La primera huelga la realizó desde el 17 de marzo hasta el 10 de abril de 2019, y perdió casi 8,5 kilos. La segunda comenzó el 17 de septiembre y terminó el 2 de noviembre de 2019, cuando perdió 11,5 kilos.

Durante las huelgas reclamó "el derecho a las llamadas telefónicas como el resto de los internos, el derecho a las visitas periódicas, el derecho a ir a la biblioteca, el derecho al ejercicio y a la exposición al sol, el derecho a ver la televisión en la celda, además de otras necesidades relacionadas con el colchón, los aparatos de limpieza y demás."

Mansour cree que la administración penitenciaria se demoró en atender sus demandas, afirmando que sólo realizó algunas de sus peticiones.

"En resumen, mi situación es casi la misma que antes de las dos huelgas de hambre. Sigo en régimen de aislamiento con una puerta permanentemente cerrada y que sólo se abre para recibir comida y agua, ir a la clínica, recibir mis compras o hacer algunos ejercicios físicos. No tengo televisión ni radio, ni libros, ni periódicos, ni cortaúñas, ni zapatillas de deporte, ni cama, ni colchón; y no me proporcionan un kit de afeitado, aunque se me permitió comprar una maquinilla de afeitar un año y nueve meses después de entrar en el centro de detención. Tampoco me permitieron llevar a la cárcel las gafas que me recetó el médico para leer".

Desde hace años, EAU se enfrenta a las críticas por encarcelar a cientos de defensores de los derechos humanos y políticos pacíficos por sus demandas de reformas políticas que allanen el camino para la celebración de elecciones democráticas. Las autoridades, sin embargo, niegan cualquier abuso de derechos y afirman su compromiso de respetar las libertades.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosOriente MedioRegiónReportajes y Análisis

Agencia y portal de información.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines