Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La venta de armas del Reino Unido a Arabia Saudí es tres veces mayor de lo que se pensaba

Manifestación contra la venta de armas del Reino Unido a Arabia Saudí en Londres, Reino Unido, el 7 de marzo de 2018 [TOLGA AKMEN/AFP/Getty Images].

El papel de Gran Bretaña en alimentar la guerra liderada por Arabia Saudí en Yemen es mucho mayor de lo que se pensaba, según un nuevo informe de la organización británica Campaign Against Arms Trade (CAAT). Se vendió a Riad más del triple de armamento y equipo militar en los últimos seis años, cuando en la república árabe se desarrollaba una de las peores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial tras una agresión saudí.

En 2015, Yemen se sumió en una guerra civil después de que el presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, respaldado por Arabia Saudí, fuera expulsado de la capital, Saná, por los hutíes, apoyados por Irán. Riad lideró una coalición de nueve países de Asia Occidental y el Norte de África en una campaña contra los hutíes que desencadenó una gran crisis humanitaria. Los esfuerzos de guerra saudíes contaron con la ayuda de Estados Unidos y Reino Unido a través de la venta de armas, un acuerdo que ha sido objeto de gran controversia.

El último informe de CAAT ha descubierto que la mayoría de las ventas a Riad se han realizado utilizando el opaco sistema de licencias abiertas que oculta el valor real. Se estima que desde 2015 se han vendido a los saudíes equipos y servicios militares por valor de más de 20.000 millones de libras (27.000 millones de dólares). Se dice que esta cifra es casi tres veces superior a los 6.700 millones de libras (9.250 millones de dólares) de ventas de armas publicadas por el Departamento de Comercio Internacional en el mismo periodo de tiempo.

A diferencia de las Licencias Individuales de Exportación Estándar (SIEL), en las que se suelen basar las cifras citadas para el valor de las licencias de exportación, las Licencias Abiertas permiten exportar una cantidad ilimitada de armas durante un periodo preestablecido, o incluso de forma indefinida, sin tener que informar del volumen total de las exportaciones o del valor de las ventas. Muchas de las bombas y misiles exportados a Arabia Saudí desde 2015, y la mayoría de los componentes y servicios en curso para aviones de combate, se vendieron utilizando estas licencias.

Los investigadores del CAAT han analizado los informes anuales de la mayor empresa armamentística del Reino Unido, BAE Systems, que muestran que desde 2015 solo ella ha vendido equipos y servicios por valor de 17.500 millones de libras (24.100 millones de dólares) al ejército saudí. Si se añade al valor publicado de las bombas y misiles autorizados mediante licencias de exportación individuales estándar, el valor total estimado de las ventas de armas desde el inicio de la guerra en Yemen el 26 de marzo de 2015 es de 20.600 millones de libras (28.400 millones de dólares).

LEER: Rusia probó 320 tipos de armas en Siria

Katie Fallon, de la Campaña contra el Comercio de Armas, dijo: "El uso de las licencias abiertas encubre el alcance real del comercio de armas del Reino Unido y hace imposible saber qué cantidades de armas se venden en todo el mundo".

"Los aviones de combate, las bombas y los misiles fabricados en el Reino Unido han tenido un impacto devastador en el actual bombardeo de Yemen. El hecho de que el total real de estas ventas pueda ser mucho más elevado de lo que se ha informado anteriormente pone de relieve el papel central que el gobierno y las empresas con sede en el Reino Unido han desempeñado en la guerra. Debe haber total transparencia sobre qué armas han pasado y en qué cantidad."

"Gran parte de la industria armamentística se desarrolla en secreto, y así es como les gusta a los traficantes de armas. Mientras continúe el uso generalizado de las licencias abiertas, la verdadera naturaleza y el volumen del comercio de armas del Reino Unido permanecerán ocultos al escrutinio y, por lo tanto, a un control significativo."

En 2019, el Tribunal de Apelación ordenó al gobierno británico que detuviera la venta de armas a Arabia Saudí, después de que un juez dijera que los ministros "no habían realizado ninguna evaluación concluida sobre si la coalición liderada por Arabia Saudí había cometido violaciones del derecho internacional humanitario en el pasado, durante el conflicto de Yemen, y no habían hecho ningún intento de hacerlo."

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines