Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los iraquíes culpan al gobierno del incendio en el hospital de Nassiriya

La gente asiste a la ceremonia fúnebre de las víctimas en el Santuario Sagrado del Imán Alí después de que 64 personas murieran y 50 resultaran heridas en el incendio que se produjo en el Hospital Al-Hussein en la ciudad de Nasiriya, en la gobernación de Dhi Qar, en Nayaf, Irak, el 13 de julio de 2021. [Karar Essa - Agencia Anadolu]

Sin cuerpo que enterrar, Hatam Kareem se consolaba agarrando la ropa de su hijo, que murió junto a su madre y su abuela en un incendio que mató a decenas de personas en un hospital de la ciudad iraquí de Nassiriya esta semana, informa Reuters.

"Míralo, ¿qué crimen cometió para ser quemado vivo?", dijo Kareem, de 40 años, llorando mientras sacaba su teléfono móvil para mostrar una foto de su hijo de 17 años, cuyos restos se encuentran entre los cuerpos carbonizados que aún no han sido identificados.

Kareem enterró a su esposa el miércoles en la ciudad santa de Nayaf antes de regresar a su ciudad natal, Shatra, donde, vestido de negro, recibió a los dolientes en una mezquita chiíta.

"El gobierno tiene toda la responsabilidad por la muerte de mi esposa y mi hijo. ¿Cuál es mi delito si pierdo a mi hijo y no puedo enterrarlo?", dijo Kareem, un policía. "Anoche, saqué su ropa y la abracé en la cama. Quiero a mi hijo".

Las familias de las víctimas y los residentes en general han culpado a las autoridades del incendio que arrasó el hospital creado para tratar a los pacientes de COVID-19.

Un informe inicial de la policía, cuya copia fue vista por Reuters, decía que el incendio fue causado por la explosión de un tanque de oxígeno.

El informe señalaba que el hospital había sido construido con paneles ligeros que separaban las salas, lo que hizo que el fuego se propagara más rápidamente, y al no disponer de suficientes salidas de emergencia, provocó un mayor número de víctimas.

Un comunicado del Ministerio de Sanidad del miércoles cifró en 60 el número de víctimas mortales, incluidos 21 cadáveres no identificados. No dijo por qué la cifra era inferior a la de 92 muertos comunicada por la agencia estatal Iraqi National News el martes.

Reuters no pudo ponerse en contacto inmediatamente con el portavoz del Ministerio de Sanidad para que hiciera comentarios.

Se trata de la segunda tragedia de este tipo en Irak en tres meses, y el presidente del país culpó el martes a la corrupción de ambas. En abril, una explosión similar en un hospital COVID-19 de Bagdad mató al menos a 82 personas.

Muchos iraquíes están furiosos con una clase dirigente que ha permitido que la corrupción se extienda mientras millones de personas viven en la pobreza a pesar de la enorme riqueza petrolera del país.

Los resultados de una investigación gubernamental se anunciarán en el plazo de una semana, según informó el martes la oficina del primer ministro.

OMS: Existe el riesgo de un aumento "catastrófico" de infecciones de coronavirus en Oriente Medio

ESTAMPIDA Y PUERTAS CERRADAS

Más de 20 cadáveres siguen esperando a ser identificados en la morgue, donde Mustafa Khalil, de 28 años, estaba sentado de espaldas a la pared, esperando información sobre su madre.

"Quiero a mi madre... aunque sólo quede un hueso, la quiero", dijo.

Khalil, que había estado visitando a su madre en el momento del incendio, describió escenas caóticas y una estampida mientras el fuego se extendía y la gente que intentaba huir se encontraba con las puertas cerradas.

"Cuando comenzó el incendio nos dijeron que nos quedáramos junto a los pacientes... nos dijeron 'si os vais moriréis'", dijo.

"Nos quedamos cerca de los pacientes, indefensos... poco después me vi atrapado por el humo y las llamas y no podía respirar".

Natiq Hashim, de 35 años, perdió a su hermana, su madre y una sobrina de 14 años en el incendio. Dijo que llegó al hospital unos 15 minutos después de que comenzara el incendio, añadiendo que los bomberos y ambulancias tardaron más de una hora en llegar, por lo que utilizaron tuk-tuks para evacuar a los pacientes y a los heridos.

"He enterrado a dos miembros de mi familia -mi madre y mi hermana- y el cuerpo de mi sobrina sigue desaparecido. Considero al gobierno totalmente responsable: el primer ministro y los ministros de Interior y Sanidad tienen toda la responsabilidad".

Categorías
IrakNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines