Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ley de Separación de Familias: la guerra demográfica de Israel contra Palestina se intensifica

Una mujer sostiene un cartel contra la controvertida ley de Ciudadanía y Entrada de Israel, durante una manifestación de árabes israelíes antes de una votación de la Knesset en Jerusalén el 5 de julio de 2021 [MENAHEM KAHANA/AFP vía Getty Images].

Cuando la Knesset (parlamento) israelí no renovó lo que comúnmente se conoce como la Ley de Reunificación Familiar, las noticias y los análisis tergiversaron la historia por completo. La división equitativa de 59 diputados que votaron a favor de la ley y 59 en contra dio la impresión errónea de que los legisladores israelíes están igualmente divididos sobre el derecho de los palestinos a obtener el estatus de residencia permanente o la ciudadanía en Israel a través del matrimonio. Nada más lejos de la realidad.

Aprobada originalmente en 2003, la Ley de Ciudadanía y Entrada era en realidad una prohibición del matrimonio palestino. Bajo el pretexto de la "seguridad", la ley prohibía a los palestinos de Cisjordania, que se casaran con ciudadanos israelíes, trasladarse permanentemente a Israel, obtener trabajo, residencia permanente y, en última instancia, la ciudadanía.

La ley nunca llegó a ser permanente, ya que se sometió a una votación anual, que la renovó con éxito 17 veces, de forma consecutiva. Sin embargo, la 18ª votación, el 6 de julio, se topó con un obstáculo. En contra de la percepción que dan los medios de comunicación, quienes votaron en contra de la renovación de la prohibición lo hicieron por razones puramente políticas y no por preocupación por las decenas de miles de familias palestinas que se han dividido y desintegrado desde que la ley entró en vigor.

LEER: Israel no engaña a nadie defendiendo a los musulmanes uigur; su interés es evidente

Desde la destitución del ex primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a manos de su protegido, el actual primer ministro, Naftali Bennett, el antiguo líder de Israel se ha empeñado en derribar la ya frágil coalición de Bennett. Los aliados de Bennett en el gobierno reúnen a partidos de extrema derecha, como Yamina, el partido del propio primer ministro, partidos de centro e incluso de izquierda, como Meretz. Incluso acoge a un partido árabe, la Lista Árabe Unida, o Ra'am, de Mansour Abbas. Es poco probable que una coalición de esta naturaleza sobreviva mucho tiempo, teniendo en cuenta la tumultuosa política de Israel, y Netanyahu - ansioso por unas elecciones anticipadas - hará todo lo que esté en su mano para facilitar lo que considera un colapso inminente.

El partido Likud de Netanyahu y sus aliados en la oposición votaron en contra de la renovación de la ley discriminatoria para apuntarse un tanto político. Su justificación, sin embargo, fue más atroz que la propia ley. El Likud quiere que la ley temporal se convierta en un accesorio permanente, una Ley Básica, que se añada a docenas de otras leyes similares de motivación racial que apuntan al propio tejido de la sociedad palestina.

Bienvenidos a la guerra demográfica de Israel contra el pueblo palestino. Esta guerra unilateral se sitúa en la creencia, entre la mayoría judía de Israel, de que el mayor reto de Israel es mantener su ventaja demográfica que, gracias a una decidida campaña de limpieza étnica que comenzó hace más de siete décadas, han mantenido los judíos sobre los árabes palestinos.

El principal temor de Israel no es simplemente una decisiva mayoría palestina entre el río Jordán y el mar Mediterráneo. Las clases dirigentes judías de Israel también se sienten agitadas por la posibilidad real de que crezca la influencia política de la circunscripción árabe palestina de Israel y están haciendo todo lo que está en su mano para garantizar que los titulares palestinos de la ciudadanía israelí se mantengan al mínimo. La Ley de Ciudadanía y Entrada fue diseñada específicamente para mantener a esta población bajo control.

Las elecciones generales de marzo de 2020, en particular, proporcionaron una muestra de lo que sería un escenario de catástrofe. Los partidos árabes israelíes se unieron bajo la papeleta única de la Lista Conjunta y salieron con 15 escaños, convirtiéndose en el tercer bloque político más grande de la Knesset israelí, después del Likud y de los Azul y Blanco. Si los árabes palestinos dominan tanta influencia, aunque sólo representan el 20% de la población israelí en general, imagínese lo que podrían hacer si la marea demográfica sigue cambiando a su favor.

Para Israel, el futuro de la mayoría judía -léase: la supremacía- depende de mantener la ecuación demográfica a favor de los judíos israelíes a expensas de los árabes palestinos. La mayoría de las leyes que discriminan a los palestinos, independientemente del lugar donde residan -de hecho, en cualquier parte del mundo-, están motivadas por esta máxima.

Según el Centro Jurídico para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel (Adalah), la población árabe palestina de Israel es objeto de 65 leyes y reglamentos gubernamentales diferentes, que garantizan que los árabes palestinos no prosperen como comunidad, permaneciendo en desventaja política, socioeconómica y amenazados constantemente con la pérdida de su residencia, e incluso de la ciudadanía.

Los palestinos de otros lugares sufren un destino aún peor. Por ejemplo, los palestinos que viven en Jerusalén, que supuestamente tienen un estatus de residencia permanente, son sometidos a diferentes tipos de acoso legal, para que Jerusalén pueda mantener su actual mayoría judía. Cuando Israel ocupó ilegalmente Jerusalén Este en 1967, la ciudad era casi totalmente árabe palestina. Mediante numerosas tácticas, la población árabe de la ciudad es ahora una minoría cada vez más reducida. Y lo que es peor, en 2018 Israel aprobó una ley que otorgaba al Ministerio del Interior el derecho a revocar la residencia de los jerosolimitanos basándose en la turbia acusación de "falta de lealtad".

Cisjordania y Gaza ocupadas están confinadas, ya que sólo Israel determina quién se queda y quién se exilia permanentemente. La ocupación militar israelí de estas regiones ha llevado el control de la población a un nivel completamente nuevo; es casi una ciencia exacta.

Esta es también la razón por la que los israelíes aborrecen el propio debate sobre el derecho al retorno de los refugiados palestinos, ya que lo consideran un llamamiento implícito a la "destrucción de Israel como Estado judío". Según esta lógica, si se permite a millones de refugiados palestinos regresar a sus hogares y tierras en la Palestina histórica, Israel ya no existirá en su forma actual, como Estado judío, sino que se convertirá en un Estado democrático para todos sus ciudadanos.

OPINIÓN: La votación de la ley del matrimonio demuestra que incluso el sionismo de la izquierda es racista

Lo que probablemente ocurrirá a continuación es que el Ministerio del Interior de Israel seguirá encontrando salvedades en las siempre flexibles leyes israelíes para bloquear la reunificación de las familias palestinas, hasta que la Knesset renueve oficialmente la Ley de Ciudadanía y Entrada o, peor aún, la haga permanente. En cualquier caso, es probable que la guerra demográfica de Israel contra los palestinos se intensifique en el futuro. Teniendo en cuenta que es una guerra que no se puede ganar racionalmente, es probable que Israel se adentre más en el abismo del apartheid.

Mientras Israel sigue experimentando con el control de la población palestina, sería vergonzoso que la comunidad internacional siguiera guardando silencio. Este escándalo moral debe terminar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y AnálisisSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines