Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La BBC debe reconocer que Israel fue el primer país del mundo en secuestrar un avión

Vista general del exterior de los estudios de la BBC el 27 de mayo de 2021 en Inglaterra [Nathan Stirk/Getty Images].

La BBC se ha visto envuelta en una disputa por la comprobación de los hechos y ha exigido una disculpa por la afirmación de un presentador de que Libia fue la primera nación en llevar a cabo un secuestro de un avión en Oriente Medio patrocinado por el Estado. Según el programa de radio insignia de la emisora, "The Long View", la afirmación se basaba en un incidente de secuestro ocurrido en 1971. Sin embargo, han surgido contrapropuestas que señalan que fue Israel el primer Estado que llevó a cabo un acto de piratería aérea cuando, en 1954, secuestró un avión civil sirio.

El episodio del 29 de junio de "The Long View" fue presentado por Jonathan Freedland. En él se analizaba la historia de los secuestros patrocinados por el Estado a raíz de un reciente incidente bien documentado en el espacio aéreo bielorruso, en el que se vio implicado un avión de Ryanair en ruta desde la capital griega, Atenas.

El 23 de mayo, Bielorrusia utilizó un avión de combate para obligar a aterrizar en Minsk al avión con destino a Lituania, con el pretexto de una supuesta amenaza de bomba. Sin embargo, no era más que una treta para detener al periodista Roman Protasevich, de 26 años, que fue detenido por la policía de Bielorrusia cuando los pasajeros desembarcaban del avión.

El periodista Freedland aprovechó la gran noticia para relacionarla con incidentes históricos similares para el programa semanal. Sin embargo, tras la emisión, varios oyentes se pusieron en contacto con la BBC acusando a Freedland de utilizar su plataforma para ocultar el papel pionero de Israel durante el programa que, según el sitio web de la BBC, exploraba "la historia del secuestro aéreo patrocinado por el Estado". El denunciante, Mick Napier, uno de los cofundadores de la Campaña Escocesa de Solidaridad con Palestina, insiste en que la afirmación es manifiestamente falsa. "Freedland debía saber -los investigadores del programa medianamente competentes se lo habrían dicho- que 16 años antes [del incidente de Libia] aviones de guerra israelíes habían obligado a un vuelo regular de Syrian Airways sobre el Mediterráneo a desviarse del espacio aéreo internacional al aeropuerto de Lydda, en Israel".

LEER: Ex soldados israelíes exigen el fin de la violencia contra los palestinos

Esto ocurrió el 12 de diciembre de 1954: Los aviones de guerra israelíes obligaron al avión Dakota de Syrian Airways que llevaba cuatro pasajeros y cinco tripulantes a aterrizar dentro de Israel. Los pasajeros fueron interrogados durante dos días antes de que las protestas internacionales, incluidas las fuertes quejas de EE.UU., persuadieran finalmente al Estado sionista de liberar tanto al avión como a sus pasajeros.

"No tengo motivos para dudar de la veracidad de la afirmación fáctica del Departamento de Estado de EE.UU. de que nuestra acción no tenía precedentes en la historia de la práctica internacional", escribió en su diario el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Moshe Sharett. "Lo que me choca y preocupa es la estrechez de miras y la miopía de nuestros líderes militares. Parecen suponer que el Estado de Israel puede -o incluso debe- comportarse en el ámbito de las relaciones internacionales según las leyes de la selva".

Algunos observadores podrían afirmar que Israel sigue actuando de esa manera, ya que continuamente hace caso omiso de las leyes internacionales e ignora casualmente innumerables resoluciones de la ONU. Para un Estado que afirma que su legitimidad proviene de una resolución de la ONU, esto es realmente irónico.

El acto de piratería aérea sin precedentes se debió al Jefe del Estado Mayor de Israel, Moshe Dayan. Necesitaba rehenes para intercambiar por la liberación de cinco soldados israelíes que fueron sorprendidos in fraganti y arrestados por intentar recuperar dispositivos de escucha en cables telefónicos en los Altos del Golán sirios. Israel expresó su indignación por su encarcelamiento, pero a pesar de los llamamientos el gobierno de Damasco se negó a liberarlos.

Las tensiones aumentaron un mes después cuando uno de los soldados israelíes, Uri Ilan, hijo de un antiguo político israelí, se suicidó en la cárcel el 13 de enero de 1955. Aunque los medios de comunicación israelíes acusaron a Siria de tortura, un examen de la ONU no mostró "ningún signo de maltrato físico" a Ilan. A pesar de su muerte, Siria se negó a liberar al resto de los prisioneros y acusó a Israel de retener a civiles sirios como prisioneros.

El impasse se descontroló en diciembre de 1955, cuando dos batallones de paracaidistas israelíes respaldados por fuego de artillería y mortero bajo el mando de Ariel Sharon (que llegó a ser considerado responsable de la masacre de Sabra y Shatila de refugiados palestinos en Beirut en 1982, entre otras atrocidades) atacaron puestos militares sirios en la granja de Buteiha y en Koursi, cerca de la orilla noreste del lago Tiberíades. Fue la mayor incursión militar de Israel dentro de Siria en aquella época y se saldó con 56 sirios muertos, entre ellos tres mujeres; muchos más resultaron heridos.

Las tropas de Sharon también tomaron 30 prisioneros, que posteriormente fueron utilizados por Israel como rehenes para intercambiarlos por los cuatro israelíes retenidos por Siria. Estados Unidos expresó su "conmoción" por la incursión y apoyó una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condenaba a Israel por su "flagrante violación" del acuerdo de armisticio. Está claro que en los años 50 Israel no tenía tanta influencia en Washington como ahora.

LEER: La UE respalda lo inviable, a favor de la expansión colonial de Israel

Era la quinta vez que el Consejo de Seguridad condenaba, censuraba, pedía y aprobaba resoluciones críticas con Israel. Desde entonces, ha habido innumerables más, pero el Estado ocupante simplemente las ignora. El apoyo que recibe de Estados Unidos hace que se salga con la suya con una frecuencia alarmante.

Es un misterio por qué el galardonado Freedland, editor de las páginas de opinión de The Guardian, parece haber borrado este episodio de la historia del secuestro patrocinado por el Estado en su programa. ¿Permitió que su propio sionismo dictara su producción? Tal vez nunca lo sepamos si la respuesta despectiva de la BBC a la queja de Napier es algo que se debe tener en cuenta. Esa respuesta está disponible en su totalidad en un artículo que ha escrito para el sitio web del SPSC.

Su queja se centra en la "falta de veracidad de la afirmación de Freedland de que la piratería aérea libia de 1971, y no la israelí de 1954, fue "el primer caso de secuestro de un [avión] comercial de pasajeros, tomado por un gobierno"".

Napier me dijo que su punto no es que el crimen israelí no fuera destacado sino que el ejemplo libio fue falsamente afirmado como "el primer caso de la historia" de tal incidente. "Freedland ignoró el papel pionero de Israel en la piratería aérea de Estado, y atribuir ese papel a un régimen árabe no es indicativo de ningún sesgo, a pesar de que el Sr. Freedland ha desempeñado un papel muy destacado defendiendo al Estado israelí y atacando a sus oponentes. El programa ocultó al público el hecho histórico de que Israel introdujo la piratería aérea en Oriente Medio y atribuyó falsamente esa innovación a Libia. Mi queja es que afirmó que fue Libia y no Israel quien introdujo la práctica (el secuestro) en Oriente Medio; esto es falso. Tiene derecho a sus propias opiniones militantes pro-israelíes, pero no a sus propios hechos".

Napier dice que tanto él como otros, no dejarán de lado el asunto hasta que la BBC aclare las cosas y presente una disculpa. En el momento de escribir este artículo, no se pudo contactar con Jonathan Freedland para que hiciera un comentario al respecto.

El Departamento de Quejas de la BBC dice que responderá a la queja de Napier en un plazo de 20 días. Como insiste el veterano defensor de Palestina, no se trata de intentar cambiar la opinión de alguien, sino de garantizar que los hechos se presenten con exactitud. Que Israel llevó a cabo el primer secuestro de un avión civil patrocinado por el Estado no está abierto a la interpretación. La BBC debe reconocer esta lección de historia y emitir una corrección sin demora.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines