Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Han vuelto a tener buenas relaciones Hamás y Arabia Saudí?

El jefe del Buró Político de Hamás, Jaled Meshaal, habla durante una conferencia en la capital qatarí, Doha, el 1 de mayo de 2017 [KARIM JAAFAR/AFP vía Getty Images].

La semana pasada, el canal de televisión por satélite saudí Al Arabiya sorprendió a su audiencia al recibir al jefe del Buró Político de Hamás en el extranjero, Jaled Meshaal. La última vez que un funcionario de Hamás fue recibido por este canal de televisión fue hace seis años, antes de la última fase de deterioro de las relaciones entre Arabia Saudí y el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina.

En lo que respecta a la ayuda, Meshaal elogió al Reino de Arabia Saudí, a su pueblo y a sus gobernantes, y afirmó que Arabia Saudí es uno de los principales defensores de los derechos de los palestinos y de la causa palestina. Hizo un llamamiento para que el reino recupere sus relaciones positivas con su movimiento. Al mismo tiempo, no se olvidó de pedir a Riad que libere a los presos palestinos que soportan duras condiciones en las cárceles saudíes, incluidos los miembros y dirigentes de Hamás.

Durante todo el espectáculo, Arabia Saudí se benefició de los elogios de Hamás, siendo la facción palestina más popular en todos los estados árabes y musulmanes, teniendo en cuenta las masacres saudíes en Yemen desde 2015, su lucha contra los islamistas en la región y la secularización del reino.

Se sabe desde hace décadas que los parámetros del apoyo de los árabes a sus líderes son el apoyo de éstos a Palestina y a los palestinos. Por lo tanto, en este momento, cuando Arabia Saudí se enfrenta a críticas a gran escala por ignorar a los palestinos durante la última ofensiva israelí, mientras que Hamás está siendo aclamado y celebrado ampliamente entre los árabes, el régimen saudí necesitaba los elogios y elogios de Hamás.

La adulteración de la grabación del programa, que se publicó en el sitio web del canal saudí, y el corte del clip cuando Meshaal pedía a Arabia Saudí que liberara a Hamás y a otros prisioneros palestinos de sus cárceles, es una prueba de que los saudíes sólo requerían comentarios positivos y elogios de Hamás. Sin embargo, la aparición del alto dirigente de Hamás podría ser un indicio de una nueva etapa de buenas relaciones entre ambas partes.

LEER: Arabia Saudí confisca el teléfono de la esposa del representante de Hamás detenido

El analista político Mustafa Al-Sawwaf me dijo que "Cualquier buena relación entre Hamás y Arabia Saudí sería más útil para los saudíes que para Hamás". Al-Sawwaf subrayó que la reciente hostilidad saudí hacia los movimientos islámicos, incluidos Hamás y los Hermanos Musulmanes, las facciones islámicas más populares entre los musulmanes suníes de los países árabes e islámicos, perjudicó la reputación del reino. Además, explicó que la secularización del reino por parte de Riad también dañó su reputación.

"Por lo tanto, Arabia Saudí necesita urgentemente lavar sus vergüenzas, sobre todo después del reciente desacuerdo con los EAU y de ser ignorada por la nueva administración estadounidense", afirmó Al-Sawwaf. "Cualquier buena relación con Hamás significa que Arabia Saudí empezó a recuperar su papel simbólico entre los musulmanes suníes de todo el mundo", afirmó.

Hablando con un alto dirigente de Hamás en Gaza, reconocía que se ha producido un cambio, pero que, sin embargo, no se trata de un avance. "Hay algunos cambios en las relaciones con el reino", me dijo. "Podemos llamarlos cambios positivos, pero no podemos describirlos como cambios prácticos que puedan conducir a unas mejores relaciones en un futuro próximo".

indicó Al-Sawwaf: "Al Arabiya pidió a Meshaal que asistiera al programa, y esto demuestra que se está tejiendo algo nuevo entre bastidores", pero subrayó: "Es demasiado pronto para decir que lo que está ocurriendo es un principio de recuperación de las buenas relaciones entre las dos partes".

A este respecto, el analista político palestino de Ramallah Ismat Mansour me informó de que Hamás ha mantenido varias veces ocultos sus logros hasta las últimas fases. Dijo que Arabia Saudí prefiere las buenas relaciones con la Autoridad Palestina (AP). Sin embargo: "No descarto que Hamás nos sorprenda con una repentina declaración de reanudación de los buenos lazos con el reino, que ha empezado a recuperar su papel de líder de los musulmanes suníes y de mayor apoyo a la causa palestina."

Arabia Saudí ha acogido a miembros y dirigentes de los Hermanos Musulmanes de diferentes países árabes, incluidos los palestinos, desde la temprana creación del grupo islámico suní en Egipto. En 1988, menos de un año después de la creación de Hamás, el alto dirigente de esta organización, Musa Abu Marzouq, se reunió con funcionarios de la inteligencia saudí y acordó abrir una oficina para el movimiento en Riyad.

LEER: Arabia Saudí censura de una entrevista televisiva el llamamiento de Hamás a la liberación de los presos palestinos

En 1997, durante la visita del fundador de Hamás, el Sheikh Ahmed Yassin, al reino, la realeza saudí donó millones al movimiento. El difunto rey saudí elogió al jeque Yassin y le animó a seguir luchando contra la ocupación israelí y a no esperar a que los líderes árabes pusieran fin a la ocupación.

Al comienzo de la Intifada de Al-Aqsa en 2000, Arabia Saudí apoyó generosamente a los palestinos a través de cientos de organizaciones benéficas de Hamás, pero tras el atentado del 11/9 contra las Torres Gemelas de Estados Unidos y en el marco de la llamada "guerra contra el terrorismo", Arabia Saudí se vio presionada por Estados Unidos y tomó medidas drásticas contra las organizaciones benéficas apoyadas por Hamás, y en su lugar canalizó el apoyo a los palestinos a través de Al Fatah y la UNRWA.

En 2007, Arabia Saudí se enfadó con Hamás tras la ruptura de un acuerdo de reconciliación entre Al Fatah y Hamás mediado por Arabia Saudí, ya que el líder de Al Fatah, Mahmud Abbas, convenció a Riad de que Hamás era responsable del deterioro del acuerdo.

Unos años más tarde, tras la Primavera Árabe, que condujo a la destitución de varios líderes árabes, entre ellos el difunto presidente egipcio Hosni Mubarak y otros, los gobernantes saudíes adoptaron una posición hostil hacia las revoluciones de la Primavera Árabe, temiendo su efecto. Por ello, lanzaron una guerra feroz contra los Hermanos Musulmanes, que, gracias a las revoluciones, gobernaban Egipto.

Hamás, como rama de la Hermandad Musulmana, declaró con franqueza y orgullo su relación con el grupo, y sus líderes visitaron El Cairo y se reunieron con el nuevo presidente egipcio Mohamed Morsi, que era un alto dirigente de la Hermandad Musulmana. Esto empujó a Arabia Saudí, que prohibió la Hermandad Musulmana tras el golpe militar contra Morsi y la violenta represión contra sus partidarios, a romper los lazos con Hamás, debido a su relación con el grupo. Arabia Saudí detuvo a dirigentes y miembros de Hamás, incluido el antiguo jefe de Hamás en el extranjero, Maher Salah.

En 2015, cuando Arabia Saudí quería el apoyo de Hamás para su guerra en Yemen, Riad invitó a Meshaal, que se reunió con el rey Salman y otros funcionarios. Emitió una declaración de apoyo a la operación saudí en Yemen, y Riad liberó a funcionarios y miembros de Hamás a petición suya.

Más tarde, el régimen saudí tomó medidas enérgicas contra Hamás y sus dirigentes y miembros en el país, pero Hamás guardó silencio en un intento de reparar los vínculos. Sin embargo, en un breve comunicado emitido en 2019, Hamás anunció que Arabia Saudí había detenido a sus activistas, incluido su representante Mohammed Al-Khodari, de 81 años, que tenía una oficina oficial en el país. En marzo de 2020, la justicia saudí afirmó que los miembros de Hamás que se encuentran en las cárceles saudíes "son terroristas".

Si Arabia Saudí está realmente interesada en desempeñar un papel importante en la causa palestina, debería mantener buenos lazos con Hamás porque ha sido, durante años, la facción palestina más grande, más fuerte y más popular sobre el terreno. Todos los intentos de décadas de excluirla de la arena política, así como las apuestas por las otras facciones, han fracasado. Por lo tanto, Arabia Saudí y otros países interesados en la causa palestina deben revisar sus posturas hacia Hamás y trabajar para involucrarla en sus planes relacionados con el conflicto palestino-israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículos de OpiniónIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines