Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El problema de Inglaterra con el racismo resurge tras la derrota en la final de la Eurocopa

Marcus Rashford (I) de Inglaterra reacciona con sus compañeros de equipo después de su penalti fallado durante la final de la Eurocopa 2020 entre Italia e Inglaterra en el estadio de Wembley el 11 de julio de 2021 en Londres, Inglaterra [GES-Sportfoto/Getty Images].

La dimensión del creciente problema de Inglaterra con el racismo volvió a salir a la luz tras su derrota contra Italia en la fase final de la Eurocopa 2020. Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka, tres de los prometedores jugadores del país de ascendencia negra, fallaron anoche desde el punto de penalti, desatando un torrente de insultos racistas.

Los tres jugadores fueron atacados con saña por los furiosos hinchas ingleses, lo que puso de manifiesto para muchos el problema del racismo y la cultura de la negación entre algunos sectores de la sociedad británica, incluidos los altos cargos del gobierno Tory. Su trato fue visto por muchos como un recordatorio de por qué el equipo de Inglaterra "se arrodilla" antes de los partidos en solidaridad con el movimiento Black Lives Matter (BLM).

La decisión de la selección inglesa de arrodillarse enfureció a algunos aficionados y políticos ingleses. Cuando su postura antirracista fue abucheada por los aficionados ingleses, el seleccionador Gareth Southgate hizo un poderoso llamamiento a la nación para que apoyara a los jugadores.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no condenó inicialmente a esos hinchas, mientras que la ministra del Interior, Priti Patel, fue una de las varias diputadas tories que censuraron la campaña antirracista, calificándola de "política de gestos".

Southgate se ha apresurado a defender a sus jugadores. "Simplemente no es lo que defendemos", dijo el seleccionador de Inglaterra, calificando el abuso racista como "imperdonable". El técnico, de 50 años, elogió al equipo como "un faro de luz" que había unido a la gente.

Johnson y la Asociación de Fútbol también se sumaron a la condena, mientras que la Policía Metropolitana está investigando el abuso y dijo que "no será tolerado". La cuenta oficial de Twitter de las selecciones nacionales masculina y femenina de Inglaterra dijo en un comunicado: "Estamos disgustados de que algunos de nuestros jugadores, que lo han dado todo por la camiseta este verano, hayan sido objeto de abusos discriminatorios en Internet después del partido de esta noche. Estamos con nuestros jugadores".

No sólo los trolleos en las redes sociales han maltratado racialmente a los jugadores. Rashford, por ejemplo, a pesar de haberse ganado el corazón de muchos británicos gracias a una campaña para combatir el hambre infantil en el Reino Unido, vio cómo un mural en honor al delantero en su ciudad natal, Manchester, era pintado con grafitis racistas.

GALERÍA: Gaza se une al teqball, la revolución del pickleball, ¿has oído hablar de ellos?

El creciente malestar por el racismo desencadenado tras la derrota de ayer hizo que un diputado tory fuera criticado por "burlarse" de Rashford diciendo que debería haber dedicado más tiempo a "perfeccionar su juego" que a "hacer política" haciendo campaña contra la pobreza infantil.

Puede haber repercusiones más amplias para Inglaterra. La combinación de insultos racistas y disturbios en Londres antes del partido, durante los cuales se dice que 19 agentes resultaron heridos cuando "se enfrentaron a multitudes volátiles", podría mermar la posibilidad de que Inglaterra organice la Copa Mundial de la FIFA de 2030.

Los abusos racistas contra los tres jugadores ingleses son un reflejo del aumento de la discriminación y los delitos de odio racista en la sociedad en general desde el referéndum del Brexit de 2016. Una encuesta realizada por Opium muestra que ha habido un aumento del 71% en el número de personas de minorías étnicas que se enfrentaron a la discriminación, frente al 58%.

Una de las causas que suele citarse para el fuerte aumento del racismo, junto con el Brexit, es la guerra cultural que afecta a gran parte de Europa y al Reino Unido tras la crisis de los refugiados, que ha visto a cientos de miles de personas huyendo de la guerra y el hambre en Oriente Medio y otros lugares.

Los partidos de todo el espectro ideológico no han logrado controlar el problema, mientras que algunos habrían aprovechado el aumento del fervor nacionalista apelando a grupos marginales de la sociedad para asegurarse la victoria electoral.

Categorías
FIFAItaliaNoticiasReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines