Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

15 años de la Segunda Guerra del Líbano, e Israel no ha resuelto sus deficiencias militares

Simpatizantes observan cómo miembros del movimiento chiíta libanés Hezbolá realizan una recreación de un ataque a un tanque israelí para conmemorar el 11º aniversario del final de la guerra con Israel de 2006, en el pueblo de Khiam, en el sur del Líbano, el 13 de agosto de 2017 [MAHMOUD ZAYYAT/AFP vía Getty Images].

Mientras Israel celebra el 15º aniversario de la Segunda Guerra del Líbano, salen a la luz más deficiencias del ejército israelí que parecen centrarse en la falta de preparación y comunicación entre las facciones del ejército y los servicios de inteligencia.

Quince años después del estallido de la Segunda Guerra del Líbano, la opinión pública israelí sigue teniendo un rotundo sentimiento de fracaso después de que el ejército israelí no consiguiera ganar la batalla.

Como resultado de los movimientos militares en esa guerra, se ha desarrollado un equilibrio de disuasión mutua entre Israel y Hezbolá. De ahí que ambas partes parezcan no estar interesadas en un enfrentamiento a gran escala en este momento, pero hay razones para creer que la lucha puede estallar en cualquier momento.

La próxima guerra libanesa no será como los conflictos anteriores debido a la actualización de los planes operativos, el entrenamiento de las tropas, el uso de equipos modernos y la inteligencia actualizada disponible en tiempo real, después de que el problema de la falta de inteligencia saliera a la luz en cada sondeo después del verano de 2006.

LEER: Qatar proporcionará ayuda alimentaria al ejército libanés

La guerra del Líbano de 2006 puso de manifiesto la falta de profesionalidad del ejército israelí y su ineficacia para librar batallas terrestres. El ejército israelí se ha visto obligado a cambiar como consecuencia de ello. Así, las fuerzas de ocupación iniciaron un entrenamiento rutinario de batallones de combate y multifuerzas para preparar las batallas conjuntas con la Fuerza Aérea.

En la actualidad, el ejército israelí presta mucha atención a la próxima confrontación reforzando su defensa a lo largo de las fronteras con Líbano, ya que el modo de operar de Hezbolá ha cambiado. En los últimos años, el movimiento libanés ha amenazado con ocupar la Galilea, en referencia a incursiones específicas a lo largo de las fronteras israelíes, a pesar de que el ejército se ha dado cuenta de que si en el pasado la victoria de Hezbolá se conseguía disparando misiles hasta el último día de los enfrentamientos y atacando continuamente al ejército, hoy lanzará ataques preventivos.

Los últimos asaltos a Gaza en 2021 y 2014 constituyeron un prototipo de la guerra que se avecina en el norte, los dos ataques impulsaron al ejército israelí a prepararse para una defensa muy fuerte a lo largo de la frontera, aunque la principal pregunta que hay que hacerse es si el ejército de tierra actual, que no ha operado en un ataque a gran escala, está suficientemente preparado, dada su reiterada reticencia a participar en maniobras y sus actividades complementarias, mientras se conforma con los logros de la Fuerza Aérea.

Líbano, una larga historia de desastres y crisis - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

La élite militar y política israelí también tiene mucho miedo de enfrentarse a las fuerzas terrestres en la batalla, ya que su eficacia no ha quedado demostrada en los últimos años; y el ejército ha estado desarrollando continuamente la capacidad de la Fuerza Aérea. Por lo tanto, si en vísperas de la Segunda Guerra del Líbano Israel tiene cientos de objetivos para sus ataques aéreos, el banco de objetivos del ejército hoy ha conseguido miles de nuevos objetivos.

En la próxima confrontación con el Líbano, el frente israelí será blanco de 4.000 misiles y proyectiles al día. Es cierto que la Cúpula de Hierro protegerá de los ataques, pero, en contra de las expectativas israelíes, no podrá interceptar todos los misiles, lo que deja al ejército muy preocupado.

Otro punto débil está relacionado con la información. Las guerras recientes revelaron una brecha entre la calidad de la inteligencia, y el resultado de la incapacidad del ejército para obtenerla o actualizarla en tiempo real, además de la preocupación por el declive de los esfuerzos de inteligencia, porque incluso si el ejército israelí gana la próxima guerra a nivel táctico y estratégico, no será significativa y puede generar la misma sensación de derrota que ocurrió en 2006.

LEER: El Instituto de Seguridad de Israel señala como necesidad "ocupar Gaza para frenar a Hamás"

Desde una perspectiva de 15 años, la ventaja más destacada de esa guerra es la calma absoluta y sin precedentes que ha traído a la frontera norte; y al mismo tiempo, el mayor inconveniente de esa guerra es que Hezbolá ha acumulado su fuerza militar.

El ejército israelí entró en la guerra de 2006 sin estar preparado, y sus planes se elaboraron en el Líbano. Los israelíes buscaron en vano una apariencia de victoria, pero no la consiguieron.

El actual equilibrio de disuasión entre Hezbolá e Israel a ambos lados de la frontera ha llegado a incluir una destrucción y unas pérdidas sin precedentes. Por ello, Hezbolá no quiere ver cómo se derrumban los edificios de las ciudades, ni cómo la población del sur del Líbano se desplaza hacia el norte en busca de refugio. Del mismo modo, Israel parece deseoso de que su frente interno no sea objeto de ataques con misiles sin precedentes, lo que le dejaría completamente expuesto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelLíbanoOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines