Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El vicepresidente de Ennahda, la figura política más popular de Túnez

El ex ministro tunecino de Sanidad, Abdellatif Mekki, en Túnez, el 21 de febrero de 2013 [FETHI BELAID/AFP /Getty Images].

La principal empresa de sondeos de opinión de Túnez ha sorprendido a todo el mundo al situar, por primera vez, a un destacado dirigente del movimiento Ennahda como el funcionario político más popular que fue propuesto por muchos para presidir el gobierno el año pasado.

La empresa Sigma Conseil está dirigida por un empresario de familia izquierdista/comunista, Hassan Zargouni. Su último sondeo otorgaba al ex líder estudiantil y sindical y ex ministro de Sanidad, Abdellatif Mekki, el primer puesto en su lista de personalidades políticas. Este último incluía al presidente Kais Saied, al que la misma institución situaba en los primeros puestos entre los hipotéticos candidatos antes de las elecciones de 2019.

¿Se puede confiar en esta nueva clasificación o hay que cuestionarla? La mayoría de los líderes políticos e islamistas de Túnez cuestionaron los anteriores sondeos de opinión y acusaron a Sigma Conseil de manipular las opiniones de los encuestados.

Sin embargo, si aceptamos la exactitud de esta clasificación, ¿cuáles son sus implicaciones culturales y políticas? Llega en un momento en el que éste y otros sondeos confirman el descenso de la popularidad de la mayoría de los líderes políticos e islamistas del país, incluidos los de Ennahda, así como los jefes de la república, el gobierno y el parlamento.

Cuando Abdellatif Mekki fue nombrado ministro de Sanidad en el gobierno de Elias Fakhfakh a principios de 2020, su popularidad era escasa tanto a nivel nacional como dentro de su partido debido a su implicación en conflictos abiertos con varios altos cargos de Ennahda. Esto incluía a su líder histórico Rached Ghannouchi, presidente del Parlamento desde las elecciones de 2019.

Túnez: Ennahda pide que se forme un gobierno capaz de afrontar la crisis

Aunque a Mekki se le asignó la cartera de Sanidad en los gobiernos de 2012 y 2013 encabezados por Hamadi Jebali y Ali Laarayedh, respectivamente, muchos dentro de Ennahda se opusieron a su nombramiento en el gobierno de Fakhfakh por sus críticas "agudas y feroces" a Ghannouchi y a sus allegados desde la décima conferencia del movimiento en 2016. Esto dio lugar a importantes conflictos entre dos grupos, uno liderado por Mekki y el exministro Samir Dilou, y el otro por el antiguo jefe adjunto del movimiento, Abdelhamid Jelassi.

Sin embargo, los sondeos de opinión sugerían entonces un "rápido aumento" de la popularidad de Mekki. Al mismo tiempo, fue acusado por algunos de sus oponentes de extremismo, narcisismo y de airear los trapos sucios del movimiento en los medios de comunicación. Sin embargo, sus partidarios alaban su integridad como un par de manos limpias, así como sus cualidades de liderazgo, incluida su apertura a los jóvenes y a los medios de comunicación. Ghannouchi lo comprendió y lo eligió entre los seis ministros que propuso para formar parte del gobierno de Fakhfakh.

Rached Ghannouchi, Tunisian parliament speaker and the head of the Ennahda Movement speaks attends a panel in Tunis, Tunisia on 12 January 2021 [Yassine Gaidi/Anadolu Agency]

La popularidad de Mekki ha crecido rápidamente desde su nuevo nombramiento como ministro de Sanidad. El destino quiso que la pandemia de coronavirus comenzara unas semanas después de que él asumiera el cargo. Trabajando para contenerla con antiguos ministros y profesionales de la salud, su estrategia tuvo éxito en términos de prevención, tratamiento e intervención estatal. El público en general y sus opositores olvidaron su formación cultural islámica y su pasado como jefe de la Unión General de Estudiantes Tunecinos, así como su paso por la cárcel bajo el régimen de Zine El Abidine Ben Ali.

Su popularidad le creó problemas con Fakhfakh y algunos de sus colegas en el gobierno, la oposición y dentro de Ennahda. Varios partidos lanzaron campañas para demonizarlo y exigir su destitución.

Cuando estalló una gran crisis entre el gobierno de Fakhfakh y su apoyo parlamentario y político, Mekki se puso del lado de los que se negaban a derrocar al gobierno. Después de todo, había conseguido contener el número de infectados por el coronavirus y reducir las cifras a cero en varios estados.

Sin embargo, ese éxito fue un arma de doble filo y provocó el derrocamiento del gobierno y del "general del ejército de las batas blancas", Abdellatif Mekki. A continuación se nombró al ministro del Interior, Hichem Mechichi, al frente del nuevo gobierno tecnócrata.

LEER: La ONU pide a Túnez actuación contra las agresiones a mujeres activistas

Las diferencias en la evaluación de la actuación del Presidente de la República, Kais Saied, y del gobierno de Fakhfakh, así como la composición del gobierno de su sucesor, Mechichi, provocaron una nueva crisis en el seno de Ennahda. Ésta se convirtió en una petición que criticaba la trayectoria de la dirección del movimiento. Mekki y Dilou encabezaron la oposición y fueron, a su vez, duramente criticados.

Una vez más, Ghannouchi consiguió contener a sus oponentes y a la mayoría de los firmantes de la petición. Formó una nueva oficina de liderazgo central para la que se nombró a varios de ellos. El propio Mekki fue nombrado uno de los adjuntos del presidente del movimiento, junto con otros como él de la segunda generación de funcionarios del movimiento. Entre ellos estaban el ex primer ministro Ali Laarayedh, el ex ministro de Justicia Noureddine Al-Buhairi y el académico y pensador Ajmi Lourimi.

El resultado fue que Mekki se benefició de su reconciliación con Ghannouchi y sus allegados, y volvió a moverse dentro del partido y a nivel nacional, como uno de los altos cargos de la "cúpula". También desarrolló su discurso crítico para liderar el movimiento en cuanto a forma y contenido, y suavizó el ataque a sus símbolos, especialmente a su líder, y desempeñó un papel de oposición desde dentro.

Mekki adoptó una nueva estrategia de comunicación que aumentó su popularidad dentro y fuera de su partido. La estrategia también ha criticado a otros políticos y ha defendido a Ghannouchi en su batalla con los "extremistas del antiguo régimen y la extrema izquierda", como Abir Moussi.

OPINIÓN: Las tropas extranjeras no abandonan Libia a pesar de las promesas de Berlín II

También ha ganado popularidad al hacer esfuerzos muy públicos para tender puentes con algunos de los oponentes de Ennahda, como el presidente Kais Saied, los izquierdistas, los modernistas moderados y la dirección del partido de la oposición Corriente Democrática, dirigido por Ghazi Chaouachi.

Ahora se plantean preguntas entre bastidores después de que Mekki haya sido clasificado como la figura política más popular. ¿Es esto un reflejo genuino de un alto funcionario y estadista que tuvo cierto éxito en los primeros días de la pandemia, pero que no asumió la responsabilidad más tarde, sobre todo cuando las variantes del Covid-19 llegaron a Túnez?

¿El aumento de la popularidad de Mekki explica un mayor papel político nacional que puede desempeñar un intelectual islámico "moderado" de la segunda generación del movimiento Ennahda, o algunos círculos que aún no se han reconciliado con los aspectos culturales, intelectuales y políticos de la "tendencia islámica" simplemente quieren volver a emplearlo como ministro de Sanidad en la pandemia en curso? ¿Asegurará tal nombramiento el futuro político de Mekki, o se trata de una emboscada, en la que se le culpará de las 17.000 muertes de Covid-19 y del medio millón de infecciones? Las respuestas pueden aparecer en las próximas semanas.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 6 de julio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónReportajes y AnálisisTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines