Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las mil muertes que experimentan los presos egipcios

Familiares de los encarcelados hablan a través de las rejas en un tribunal de El Cairo el 9 de agosto de 2015 [Stringer/Apaimages].

Mueren 1.000 veces. Así es como describo la vida de los condenados a muerte en las cárceles egipcias. Esperan la muerte en cualquier momento. Pero, esperar la muerte es la muerte.

Injusticia, opresión y asesinato, así es como se puede prever la lenta muerte que experimentan desde su detención y el asunto se agrava tras la aprobación de la sentencia de muerte para estos inocentes. Te enteras de que uno de los condenados a muerte padece una enfermedad crónica y otro tiene más de 70 años y no puede moverse.

El asunto no se queda ahí. Cuando se les condena a muerte, se les coloca en celdas disciplinarias o especiales (aislamiento).

La celda en la que colocan a los condenados a muerte en una habitación oscura que parece exactamente una tumba, de dos metros por tres, y sólo se les permite llevar una manta a esta tumba.

LEER: Egipto ejecuta a un estudiante que confesó, bajo tortura, el intento de asesinato de un funcionario de seguridad

Allí les abren la puerta una vez al día para ir al baño... una vez al día... y les dan una barra de pan para comer durante todo un día. Permanecen en este estado, esperando que alguien los lleve a la horca, a cada momento los están matando 1.000 veces y se tragan el dolor de la injusticia y la opresión a cada momento.

Estuve en la prisión del desierto de Wadi Al-Natrun, y antes de que sacaran a mis amigos de la celda, me despedí de ellos. No sabía que sería el último adiós. Más tarde fueron ejecutados.

Amr Hashad es un activista de los derechos humanos

En 2015, me habían trasladado a la Prisión de Apelación de El Cairo y me tenían en una celda junto a la sala de la guillotina. Un día me desperté temprano con el sonido de lamentos y gritos, y luego el silencio. En las prisiones egipcias, la guillotina es conocida como el tambor de la ejecución. Pude escuchar el sonido del chirrido y el impacto de la montaña de hierro sobre un cuerpo humano. Me dejó aterrorizado.

La noche antes de una ejecución hay una energía diferente en la prisión, los pasillos frente a las celdas se limpian con agua y jabón, se quema incienso. Cuando sale el sol, se ven a los presos con trajes rojos con fundas negras en la cabeza.

Se oyen gritos desde el segundo piso, se recita el Corán y otros enloquecen por la espera de la muerte.

Los que son conducidos a la cámara de ejecución temen la muerte, se precipitan a mi celda pidiendo una salida. Mirando a través de la pequeña ventana de mi puerta, morí antes que ellos. Entran en la sala, son arrastrados, empujados, golpeados, gritan, se lamentan. La guillotina se eleva, el corazón tiembla, se oyen gritos y luego el choque.

LEER: Egipto está entre los 10 peores países del mundo en cuanto a condiciones laborales

El día que ejecutaron a cinco, los vimos entrar de pie, y luego sacaron los cuerpos y los apartaron ante nuestros ojos. El primero, el segundo, el tercero... el sonido de los gritos se podía escuchar por todos lados. Se taparon los ojos, pero todos pudimos ver. Caí al suelo en mi celda, aterrorizado. La muerte es más fácil que la espera.

¿Será éste el destino de miles de oprimidos en las cárceles y centros de detención egipcios?

¿Puede alguien respondernos?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioReportajes y AnálisisSmall Slides

Activista de Derechos Humanos

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines