Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Libia se tambalea en su intento por formar un gobierno

El primer ministro interino de Libia, Abdul Hamid Dbeibah, el 24 de junio de 2021 [Matt Dunham/WPA Pool/Getty Images].

Las distintas facciones libias con diferentes afiliaciones regionales, tribales y políticas se han reunido por vigésima vez en Ginebra pero, lamentablemente, el sábado se anunció que no habían llegado a un acuerdo. La reunión de Ginebra se celebró después de que los libios recorrieran las capitales europeas, rusas y magrebíes bajo los auspicios de la ONU, la Unión del Magreb Árabe, la Liga Árabe o la UE. Sin embargo, corrió la misma suerte, y las facciones volvieron a Libia o a sus lugares de exilio; cada una a su propia base, grupo, armas, mercenarios y patrocinadores para esperar el próximo enfrentamiento armado o iniciativa de paz.

En este difícil camino, los libios han conseguido un gobierno y un parlamento temporales a los que se les ha asignado una tarea esencial: hacer que las elecciones presidenciales y legislativas previstas para el 24 de diciembre se celebren con éxito. Se espera que así se pase la página de estos días oscuros para siempre.

El caos en Libia ha durado 43 años bajo el gobierno de Muammar Gaddafi, el excéntrico oficial del ejército que surgió en septiembre de 1969 y que fue conocido como el Gran Al-Fateh. Todo lo que consideraba bueno se convirtió en "grande". El auténtico reino libio con su austero rey Idris Al-Senussi pasó a ser conocido como la Gran República Árabe Libia.

LEER: Las tropas extranjeras no abandonan Libia a pesar de las promesas de Berlín II

Recuerdo que un día, en los años setenta, nos encontrábamos con el entonces presidente de Túnez, Habib Burguiba, cuando éste saludó a Gadafi, a quien preguntó por el secreto de utilizar el término "Grande". El coronel respondió con la espontaneidad de un revolucionario, limitado en conocimientos históricos y geográficos: "¿Por qué Gran Bretaña se llama Gran Bretaña y no Libia?". Bourguiba se sorprendió por esta respuesta, y esperó a que saliera del Palacio de Cartago para dirigirse a los que estábamos a su alrededor y explicarles que Gadafi es un joven entusiasta de Abdel Nasser que no sabe que el origen del nombre de Gran Bretaña es de la provincia francesa de Bretaña, y que sus reyes quisieron distinguirla llamándola "Grande" en su arrogancia.

Lo importante es que las circunstancias actuales no dan muchas esperanzas después de que el mariscal de campo rebelde Khalifa Haftar desafiara al nuevo gobierno organizando un desfile militar en Bengasi como si pretendiera devolver a Libia a la época anterior al Gobierno de Acuerdo Nacional.

El petróleo libio y Haftar - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente Medio]

Fuentes informadas han revelado que el Gobierno interino de Unidad Nacional está debatiendo disposiciones de seguridad inusuales para su aprobación urgente. Dijeron que la alerta de seguridad anunciada por los organismos del Ministerio del Interior, basada en un informe presentado por el Jefe de Inteligencia, Hussein Al-Aib, al Primer Ministro Abdul Hamid Dbeibeh, afirma que miembros de Al-Qaeda o Daesh tienen como objetivo ciudades del oeste y el sur de Libia, concretamente Trípoli y Al-Zawiya.

Una fuente de seguridad cercana al gobierno declaró a los medios de comunicación que la carta de los servicios de inteligencia dirigida a Dbeibeh contenía una advertencia "muy seria" sobre los ataques terroristas perpetrados por células durmientes. El gobierno está tomando medidas para verificar los detalles y frustrar los ataques. La laxitud de la seguridad en la capital libia y en otras ciudades es, al parecer, la motivación de los grupos terroristas para atacarlas. Se ha pedido a Dbeibeh que eleve los niveles de alerta en materia de seguridad, y se han observado despliegues intensivos de las fuerzas de seguridad, incluido el ejército, en torno a las instituciones estatales y las principales rutas de entrada y salida de Trípoli.

LEER: UNICEF pide protección para los menores rescatados en Libia

El preocupante obstáculo que sigue asediando el acuerdo político interino en Libia es la cuestión del nombramiento de un ministro de Defensa, porque el mayor dilema de Libia, francamente, es la continua rebelión contra la ley del país por parte del canalla Haftar. Desgraciadamente, los gobiernos extranjeros siguen contratándolo para que invierta en el caos libio por diversas razones. Sean las que sean, convergen en prolongar la violencia dentro de Libia y sembrar la semilla de la inestabilidad en la región. Se trata de complots extranjeros dirigidos a Argelia y su seguridad; a Túnez y su transición democrática; y a Turquía y su papel efectivo de apoyo a la legitimidad libia y a la exploración de gas en el Mediterráneo oriental.

Todas las esperanzas descansan ahora en el patriotismo del pueblo libio; su apoyo a la unidad de su país; su deseo de paz y seguridad; y la eliminación de los restos terroristas y su rebelión. Mientras tanto, Libia cojea desde el caos hacia un Estado.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Sharq el 5 de julio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines