Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel da prioridad a sus relaciones con Jordania

Miles de jóvenes jordanos llegan a una marcha masiva cerca de la frontera con Israel en solidaridad con los palestinos el 21 de mayo de 2021 en al-Karama, Jordania [Jordan Pix/Getty Images].

El largo mandato de Benjamín Netanyahu estuvo marcado por las tensas relaciones con Jordania. El nuevo gobierno israelí trata ahora de restablecer las relaciones con el reino hachemita, que alcanzaron su nivel más bajo durante la era Netanyahu, porque mantener el tratado de paz con Jordania es muy importante para la seguridad de Israel.

Con el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, visitando por primera vez los EAU y reuniéndose después con su homólogo bahreiní, y el primer ministro, Naftali Bennett, hablando con el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, Jordania parecía estar ausente de la agenda del gobierno israelí. Ello a pesar de la importancia de sus relaciones y del tratado de paz firmado en 1994 por el difunto rey Hussein.

Los funcionarios israelíes de seguridad y militares han querido ponerse en contacto con sus homólogos jordanos para saber cómo frenar el deterioro de las relaciones. Esto se suma a la firme voluntad de Israel de mejorar las relaciones militares bilaterales con Ammán, que han seguido siendo buenas incluso en tiempos políticos difíciles.

OPINIÓN: Mientras los palestinos exigen respuestas, a la AP no le queda más que la tiranía

Israel cruzó una serie de líneas rojas bajo el mandato de Netanyahu, lo que ha tenido un impacto negativo en las relaciones con Jordania. El plan israelí de anexionar el Valle del Jordán como parte del llamado Acuerdo del Siglo es un ejemplo. Otras crisis incluyen el asesinato de un juez jordano en la frontera en 2014 y el asesinato de dos jordanos dentro del recinto de la embajada israelí en Ammán en 2017 por un guardia de seguridad. El guardia fue fotografiado abrazando a Netanyahu a su regreso a Israel, lo que desató la ira de los jordanos.

Jordania prohíbe a los israelíes entrar en la zona de Al-Baqura - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

En marzo de este año, los dos países estaban en desacuerdo sobre las disposiciones de seguridad para la visita del príncipe heredero jordano a la mezquita de Al-Aqsa. Mientras tanto, se prohibió a la aeronave de Netanyahu entrar en el espacio aéreo jordano de camino a los EAU.

La reciente ofensiva israelí contra Gaza también provocó un gran malestar entre palestinos y jordanos, con miles de manifestantes marchando hacia la frontera. Sin embargo, es posible que el rey Abdullah siga interesado en pasar página con los nuevos dirigentes israelíes. De hecho, escuchó al ministro de Defensa, Benny Gantz, explicar detalladamente cómo se habían deteriorado las relaciones entre ambos Estados durante la era Netanyahu y expresar su firme deseo de mejorar la situación.

Los jordanos de a pie sienten un gran odio hacia Israel y se oponen a la normalización con el Estado ocupante. Cada semana hay manifestaciones que piden la congelación de los acuerdos de paz y de gas entre ambos países, la expulsión del embajador de Israel de Ammán y la retirada del embajador jordano de Tel Aviv.

Los círculos israelíes creen que mejorar las relaciones con Jordania es muy importante para la seguridad de Israel y como forma de mantener una frontera tranquila contra la infiltración de militantes, incluidas las fuerzas iraníes. Aunque el restablecimiento de estas relaciones será un proceso largo y lento, el gobierno de Bennett-Lapid puede hacer gestos de buena voluntad hacia el Reino Hachemita para generar confianza.

La administración Biden también apoya la mejora de las relaciones entre Israel y Jordania. El rey Abdullah II visitará pronto la Casa Blanca, siendo el primer líder árabe que se reúne con Joe Biden desde que éste asumió el cargo en enero. Esto sitúa la pelota firmemente en el campo de Israel.

Sin embargo, las precipitadas gestiones de Bennett para contactar con sus amigos del mundo árabe, mientras mantiene a Ammán en el limbo, hacen temer la inestabilidad regional. Hace unos días, Jordania anunció que cancelará oficialmente el proyecto del Canal de los Dos Mares, que une el Mar Rojo y el Mar Muerto, y que construirá una planta desalinizadora para uso de los jordanos y de los habitantes del Negev y del Valle del Araba.

Curiosamente, el acuerdo sobre el canal entre Israel y Jordania fue firmado por el gobierno de Benjamín Netanyahu en 2013, y su gobierno lo ratificó en 2019, pero desde entonces no se ha producido ningún avance. Mientras tanto, la necesidad de agua de Jordania ha aumentado. Los jordanos han anunciado que construirán una planta desalinizadora independiente en lugar del canal en un plazo de cinco años.

Los círculos de seguridad israelíes confirman que Jordania no es un actor secundario en las relaciones con Oriente Medio. Es un socio estratégico que comparte una frontera común de más de 336 kilómetros. Se está creando una sala de operaciones conjunta que permite una cooperación más estrecha en la lucha contra el contrabando de armas. Sin embargo, la seguridad no es el único elemento importante en la ecuación.

Todo lo que ocurre en Jerusalén y en la mezquita de Al-Aqsa va en contra de la estabilidad del Reino. Los dirigentes israelíes, especialmente Netanyahu, se han asegurado en los últimos años de no tener en cuenta a los jordanos. Por el contrario, ha provocado en más de una ocasión peligrosas crisis con el Reino. Los efectos de este deterioro tienen su eco en Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas, ya que los jordanos desarrollan más simpatía por el movimiento de boicot y los islamistas.

Por tanto, no es posible ni necesario excluir la cuestión palestina de la ecuación Israel-Jordania. Tel Aviv está obligado a cooperar con el palacio real de Ammán para evitar el debilitamiento de la Autoridad Palestina y permitir el inminente cambio político de forma que se evite una victoria de Hamás.

LEER: Cómo sustenta Europa a Israel

Por otro lado, la economía también es importante. Los jordanos no obtuvieron lo que se les prometió cuando se firmó el tratado de paz entre Israel y Jordania. Aparte del canal y los gigantescos complejos industriales que no se han materializado, cuando se firmaron los "Acuerdos de Abraham" de normalización el año pasado, Jordania no fue invitada a participar en el movimiento regional más amplio.

Así que Israel tiene la seguridad que desea gracias al tratado de paz con Jordania, pero el Reino sigue sufriendo una crisis económica y se siente abandonado. En realidad, Israel se beneficia de todo ello.

Por eso las recientes informaciones sobre el intento de la administración Trump de perjudicar al Reino hachemita, con o sin intervención israelí, preocupan a los israelíes. No podrían volver al principio e intentar construir las relaciones con Jordania desde cero sin aplicar los acuerdos con el Reino. Hacerlo conllevaría verdaderos costes políticos, económicos y de seguridad. El fracaso significaría que Israel perdería una estrategia, algo que no puede permitirse

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónJordaniaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines