Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El pueblo contra Mahmoud Abbas: ¿tendrá la Autoridad Palestina los días contados?

Los palestinos levantan pancartas en árabe en las que se lee "Qué situación: Ocupación... engaño... detención... asesinato" mientras en una pancarta dirigida al presidente palestino Mahmoud Abbas se lee "Márchate" en la ciudad de Ramallah, en la Cisjordania ocupada, el 3 de julio de 2021 [ABBAS MOMANI/AFP vía Getty Images].

Las afirmaciones de que la Autoridad Palestina tiene los días contados se escuchan ahora con frecuencia. Sobre todo después de la tortura hasta la muerte, el 24 de junio, del popular activista palestino, Nizar Banat, de 42 años, a manos de los matones de seguridad de la AP en Hebrón (Al-Jalil).

Sin embargo, la muerte de Banat -o "asesinato", como lo describen algunos grupos de derechos palestinos- no fue nada inusual. La tortura en las cárceles de la AP es el modus operandi mediante el cual los interrogadores palestinos obtienen "confesiones". Los presos políticos palestinos bajo custodia de la AP suelen dividirse en dos grupos principales: los que son sospechosos por Israel de estar implicados en actividades de ocupación antiisraelí; y otros que han sido detenidos por expresar críticas a la corrupción de la AP o a su sumisión a Israel.

¿Por qué mató la AP a Nizar Banat? - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente]

En un informe de 2018 de Human Rights Watch, el grupo habló de "docenas de detenciones" llevadas a cabo por la AP "por publicaciones críticas en plataformas de medios sociales". Banat encaja perfectamente en esta categoría, ya que fue uno de los críticos más persistentes y abiertos, cuyos numerosos vídeos y publicaciones en las redes sociales expusieron y avergonzaron a los dirigentes de la AP, Mahmud Abás y su partido gobernante, Al Fatah. A diferencia de otros, Banat daba nombres y pedía medidas severas contra quienes despilfarran los fondos públicos palestinos y traicionan las causas del pueblo palestino.

Banat había sido detenido por la policía de la AP en varias ocasiones en el pasado. En mayo, unos hombres armados atacaron su casa, utilizando balas reales, granadas de aturdimiento y gases lacrimógenos. Culpó del ataque a Fatah.

Su última campaña en las redes sociales cubrió el escándalo de las dosis de vacuna Covid-19 casi caducadas que la AP recibió de Israel el 18 de junio. Debido a la presión pública ejercida por activistas como Banat, la AP se vio obligada a devolver las vacunas israelíes que, hasta entonces, fueron promocionadas como un gesto positivo por el nuevo Primer Ministro de Israel, el ultranacionalista de extrema derecha Naftali Bennett.

OPINIÓN: Mientras los palestinos exigen respuestas, a la AP no le queda más que la tiranía

Cuando los hombres de la Autoridad Palestina se presentaron en la casa de Banat el 24 de junio, la ferocidad de su violencia no tuvo precedentes. Su primo, Ammar, habló de cómo cerca de 25 miembros de seguridad de la AP asaltaron la casa, le rociaron con gas pimienta cuando aún estaba en la cama y "comenzaron a golpearle con barras de hierro y porras de madera". Tras desnudarlo, lo arrastraron hasta un vehículo. Una hora y media después, la familia se enteró de su muerte a través de un grupo de WhatsApp.

A pesar de los desmentidos iniciales, bajo la presión de miles de manifestantes en toda Cisjordania, la AP se vio obligada a admitir que la muerte de Banat fue "no natural". El ministro de Justicia, Mohammed Al-Shalaldeh, declaró a la televisión local que un primer informe médico indicaba que Banat había sido sometido a violencia física.

Esta supuesta revelación explosiva pretendía demostrar que la AP estaba dispuesta a examinar y asumir la responsabilidad de su acción. Sin embargo, esto es simplemente falso. La AP nunca ha asumido la responsabilidad de su violencia, que es la piedra angular de su propia existencia. Las detenciones arbitrarias, la tortura y la represión de las protestas pacíficas son sinónimo de los organismos de seguridad de la AP, como han indicado numerosos informes de grupos de derechos, ya sean palestinos o internacionales.

¿Podría ser, entonces, que "la Autoridad Palestina tiene los días contados"? Para considerar esta cuestión, es importante examinar la razón de ser de la creación de la AP y comparar ese propósito inicial con lo que ha ocurrido en los años siguientes.

La AP se fundó en 1994 como una autoridad nacional de transición con el objetivo de guiar al pueblo palestino a través del proceso de, en última instancia, liberación nacional, tras las "negociaciones sobre el estatus final", que se suponía que concluirían a finales de 1999. Han transcurrido casi tres décadas sin un solo logro político en nombre de la AP. Esto no significa que la AP, desde el punto de vista de sus dirigentes y de Israel, haya sido un fracaso total porque ha seguido cumpliendo el papel más importante que se le ha encomendado: la coordinación de la seguridad con la ocupación israelí. En otras palabras, proteger a los colonos judíos ilegales en la Cisjordania y Jerusalén ocupadas, y hacer el trabajo sucio de Israel en las zonas palestinas autónomas gestionadas por la AP. A cambio, la AP recibía miles de millones de dólares de los "países donantes" dirigidos por Estados Unidos y de los impuestos palestinos recaudados en su nombre por Israel.

Ese mismo paradigma sigue funcionando, pero ¿por cuánto tiempo más? Tras la revuelta palestina de mayo, el pueblo ha dado muestras de una unidad nacional y una determinación sin precedentes, por encima de las facciones, y ha pedido con audacia la destitución de Abbas. Han vinculado -con razón- la ocupación israelí con la corrupción de la Autoridad Palestina.

Desde las protestas masivas de mayo, el discurso oficial de la AP se ha visto empañado por la confusión, la desesperación y el pánico. Los líderes de la AP, incluido Abbas, intentaron posicionarse como líderes revolucionarios. Hablaron de "resistencia", de "mártires" e incluso de "revolución", al tiempo que renovaban su compromiso con el "proceso de paz" y la agenda estadounidense en Palestina.

Cuando Washington reanudó su apoyo financiero a la autoridad de Abbas después de que fuera interrumpido por el ex presidente estadounidense Donald Trump, la AP esperaba volver al statu quo de relativa estabilidad, abundancia financiera y relevancia política. El pueblo palestino, sin embargo, parece haber avanzado, como demuestran las protestas masivas, que siempre fueron respondidas -de forma enfermiza y totalmente previsible- con violencia por parte de los funcionarios de seguridad de la AP en toda Cisjordania, incluida Ramala, la sede del poder de la AP.

Incluso las consignas han cambiado. Tras el asesinato de Banat, miles de manifestantes en Ramala, que representaban a todos los estamentos de la sociedad palestina, pidieron a Abbas, de 85 años, que dimitiera. Los cánticos se referían a sus matones de seguridad como "baltajieh" y "shabeha" - "matones" - que son términos tomados de los manifestantes árabes durante los primeros años de varias revueltas de Oriente Medio.

OPINIÓN: El asesinato de Nizar Banat significa que sólo hay una solución para los palestinos

Este cambio de discurso apunta a un cambio crítico en la relación entre los palestinos de a pie -la gente envalentonada y dispuesta a organizar una revuelta masiva contra la ocupación y el colonialismo israelíes- y su "liderazgo" quisquilloso, corrupto e interesado. Es importante señalar que ningún aspecto de esta Autoridad Palestina goza de un ápice de credenciales democráticas. De hecho, el 30 de abril, Abbas "retrasó" las elecciones generales que debían celebrarse en Palestina en mayo. Sus excusas eran endebles, y "retrasar" era un eufemismo de "cancelar". Su mandato personal como presidente expiró en 2009.

La AP ha demostrado ser un obstáculo para la libertad de los palestinos, sin credibilidad entre la población de la Palestina ocupada. Se aferra al poder sólo gracias al apoyo de Estados Unidos e Israel. Que esta autoridad tenga los días contados o no, depende de si el pueblo palestino demuestra que su voluntad colectiva es más fuerte que la AP y sus benefactores. La experiencia sugiere que, cuando se trata realmente de El Pueblo contra Mahmoud Abbas, es el pueblo palestino el que finalmente prevalecerá.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines