Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El primer ministro de Etiopía asegura que el único objetivo de la presa es satisfacer las necesidades de electricidad de su país

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, se dirige a la Cámara de Representantes del Pueblo en Addis Abeba, Etiopía, el 30 de noviembre de 2020 [Minasse Wondimu Hailu/Agencia Anadolu].

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, afirmó ayer que "el objetivo de su país tras la construcción de la presa del Gran Renacimiento es únicamente satisfacer sus necesidades de electricidad, sin suponer una amenaza para los países situados aguas abajo".

Esto ocurrió durante un discurso pronunciado ante los miembros de la Cámara de Representantes, durante una sesión para discutir el proyecto de presupuesto 2021-2022, según la Agencia de Noticias Etíope (ENA) oficial.

A lo largo de la última década, se han celebrado decenas de rondas de negociaciones entre Etiopía y los dos países situados aguas abajo, Sudán y Egipto, sin que se haya alcanzado un acuerdo definitivo.

Esta semana, Addis Abeba avisó a Egipto de que había iniciado la segunda fase de llenado de la presa, aprovechando la temporada de lluvias. Una medida que El Cairo rechaza.

"El objetivo de Etiopía en este caso es únicamente satisfacer sus necesidades de electricidad y reducir las preocupaciones de Sudán y Egipto, así como traer una paz y prosperidad duraderas a nuestra región", dijo Abiy Ahmed.

Señaló que "su iniciativa ecológica, que incluye la plantación de miles de millones de plantas en Etiopía, puede ayudar a Egipto y Sudán a obtener más agua de la que reciben actualmente".

Explicó, además que su iniciativa verde "ayudará a aumentar la cantidad de lluvia y agua, así como a reducir las pérdidas de agua, lo que puede garantizar la seguridad hídrica para nosotros y otros en la región".

Etiopía, añadió que, "no tiene intención de perjudicar a los demás, sino que aspira a lograr un desarrollo común mediante la cooperación con otros".

Anteriormente, el jueves, el ministro sudanés de Riego y Recursos Hídricos, Yasser Abbas, anunció la negativa "categórica" de su país a discutir las cuotas de agua en las negociaciones de la presa del Renacimiento.

Etiopía renueva su compromiso con la mediación de la Unión Africana en las negociaciones sobre la presa - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

El domingo, Etiopía anunció que había aumentado el nivel de alerta de sus fuerzas desplegadas en torno a la zona de la presa, con el fin de asegurar la segunda fase del proceso de llenado.

Está previsto que el Consejo de Seguridad de la ONU celebre una sesión sobre la presa del Renacimiento el jueves.

Etiopía está construyendo una presa de 5.000 millones de dólares cerca de la frontera con Sudán que, según dice, proporcionará al país la electricidad y la regeneración económica que tanto necesita. Por su parte, Egipto cree que restringirá su acceso a las aguas del Nilo.

Egipto depende casi por completo del agua del Nilo, del que recibe unos 55,5 millones de metros cúbicos al año, y cree que el llenado de la presa afectará al agua que necesitan los egipcios para beber, para el regadío y para la electricidad.

El Cairo quiere que Etiopía garantice que Egipto recibirá 40.000 millones de metros cúbicos de agua del Nilo o más. El ministro etíope de Riego, Seleshi Bekele, afirmó que Egipto ha renunciado a esta exigencia, pero Egipto insiste en que no lo ha hecho y emitió una declaración en este sentido.

También hay una cuestión sin resolver sobre la rapidez con la que se llenará la presa, ya que Egipto teme que si se llena demasiado rápido, podría afectar a la electricidad generada por la presa alta de Asuán.

Categorías
ÁfricaEtiopíaNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines