Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mientras los palestinos exigen respuestas, a la AP no le queda más que la tiranía

Una joven palestina participa en una marcha para protestar por la muerte del activista de derechos humanos Nizar Banat (imagen) mientras estaba bajo custodia de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina (AP), en la ciudad cisjordana de Ramala, el 27 de junio de 2021 [ABBAS MOMANI/AFP vía Getty Images].

Es posible que la Autoridad Palestina no haya previsto que el asesinato de Nizar Banat por parte de sus servicios de seguridad hubiera desencadenado una respuesta semejante por parte del pueblo palestino. Las manifestaciones en curso y los llamamientos para que el líder de la AP, Mahmud Abbas, dimita, han sido respondidos con más violencia por parte de las fuerzas de seguridad, y los dirigentes palestinos no muestran signos de renuncia.

La posibilidad de un recrudecimiento de las manifestaciones una vez que se haga pública la comisión de investigación sobre el asesinato de Banat ha marcado la estrategia de la AP: responder a las legítimas demandas del pueblo palestino con violencia. El ministro de Justicia de la AP, Mohammed Al-Shalaldeh, declaró que la muerte de Banat no fue "natural" y reconoció que se había ejercido violencia física contra él, pero concluyó que la causa de la muerte fue un "shock neurológico, que provocó un fallo cardíaco y respiratorio agudo". La muerte de Banat, añadió Al-Shalaldeh, "fue un caso excepcional y no forma parte de un patrón llevado a cabo por la AP contra sus críticos".

Los informes de que la AP solicitó más material antidisturbios a Israel sugieren lo contrario, y atestiguan la escalada de violencia ordenada por los dirigentes palestinos. Dado que la AP es incapaz de obtener armas sin una coordinación de seguridad con Israel, no es de extrañar que Abbas considere "sagrada" esa colaboración.

Puede que eliminar a los opositores de forma tan abierta no haya sido el modus operandi de la AP hasta ahora, pero los dirigentes palestinos han silenciado a sus críticos, y de varias formas. Lo más revelador de la reciente matanza es que la AP no muestra ninguna comprensión de las legítimas demandas políticas del pueblo de Palestina, y ha optado, en cambio, por recurrir a más violencia para reprimir la disidencia colectiva.

LEER: ¿Qué más quiere Emiratos Árabes de la Autoridad Palestina más allá de su rendición?

Los palestinos deben asegurarse de que Nizar Banat no murió en vano - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Que la gente exija respuestas a su gobierno, sobre todo cuando el mandato de los dirigentes ha expirado hace tiempo, como el de Abbas, es razonable y esperable. Que los palestinos exijan la dimisión de Abbas es algo que debería haber ocurrido hace tiempo. Impulsada por el asesinato de un activista, la demanda adquiere mayor urgencia, ya que, a pesar de que el ministro de Justicia de la AP desestimó el asesinato como un suceso raro, el hecho es que un crítico de la AP murió a las dos horas de ser detenido por los servicios de seguridad, y ese destino podría haber sido cualquiera. Además, los servicios de seguridad de la AP han establecido la tortura contra los palestinos detenidos como un procedimiento rutinario.

Para lograr su objetivo de sofocar la disidencia, la coordinación de la seguridad con Israel es primordial. A la AP no le interesa que se rindan cuentas por un crimen que no debería haber ocurrido; sólo le preocupa establecer la vía de la violencia, aparentemente como elemento disuasorio contra la disidencia. Pero las amenazas sólo funcionan cuando hay miedo, y las pérdidas sufridas por el pueblo palestino desde la Nakba pueden, con el tiempo, encender una mayor disidencia contra un liderazgo sin visión ni legitimidad.

A la AP no le preocupa la percepción o la estrategia a largo plazo. Busca controlar el estallido inmediato, en un momento en que las respuestas contundentes son una necesidad en su retorcida lógica. Banat fue asesinado por expresar lo que muchos palestinos han pensado pero no han articulado públicamente. Pedir ayuda a Israel mediante la coordinación de la seguridad es una de las peores jugadas de la AP. Sin embargo, expone una verdad que la AP preferiría mantener oculta: en ausencia de legitimidad, no le queda más que la tiranía.

LEER: Complicidad y responsabilidad en el asesinato de Banat

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines