Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El asesinato de Nizar Banat significa que sólo hay una solución para los palestinos

Manifestantes piden la renuncia del presidente palestino Mahmud Abbas en Ramallah, en la Cisjordania ocupada, el 24 de junio de 2021, tras la muerte del activista palestino de derechos humanos Nizar Banat [ABBAS MOMANI/AFP vía Getty Images].

El asesinato del activista político Nizar Banat durante su detención por parte de los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina es un punto de inflexión en la Palestina ocupada. No es menos importante y peligroso que el giro representado por el reciente levantamiento de Jerusalén, que abarcó Jerusalén, Cisjordania, Gaza y el territorio ocupado desde 1948.

La Cisjordania ocupada no ha sido testigo de acontecimientos como éste, y la AP nunca ha aparecido tan despojada estratégica y moralmente como ahora, porque su fracaso en cuanto a la gestión de los asuntos internos y los derechos humanos también ha quedado al descubierto junto con su defectuoso enfoque de los asuntos nacionales y la resistencia contra la ocupación. Los únicos que no pueden ver esto son los que se benefician del statu quo.

Lo que hizo que el asesinato de Banat fuera diferente de todos los crímenes anteriores de la AP, tanto a nivel nacional como interno, es que todos sus defectos se condensaron en una sola operación. El primero fue el silenciamiento de la voz contraria a la ocupación, ya que la diferencia entre ésta y la AP no se basa en el interés personal, ni siquiera en la gestión de los asuntos internos, sino que se trata esencialmente de una disputa sobre la actuación de la AP y la forma en que trata con Israel y su ocupación. Su asesinato se produjo después de que Banat criticara el vergonzoso acuerdo sobre las vacunas, según el cual la AP entregaría nuevas vacunas a los israelíes a cambio de vacunas que caducan pronto. Esto demostró claramente que la AP favorece a los israelíes por encima de su propio pueblo.

Otra paradoja nacional para el pueblo palestino es que las mismas fuerzas de seguridad de la AP que se funden en un segundo plano cuando sus homólogos israelíes están en la escena -sobre todo durante los recientes acontecimientos en Jerusalén- y nunca, jamás, se enfrentan a los soldados o a los colonos armados cuando atacan a los palestinos y a su tierra, son las mismas "fuerzas de seguridad" que golpearon a Nizar Banat hasta la muerte después de entrar en su casa como ladrones en la noche y arrastrarlo de su cama. Esta paradoja confirma a todos los palestinos que las fuerzas de seguridad de la AP existen únicamente para proteger al Estado de ocupación y oprimir al pueblo de Palestina bajo ocupación.

LEER: Complicidad y responsabilidad en el asesinato de Banat

El asesinato de Banat también reveló la indiferencia de la AP por los derechos humanos y su intolerancia a las críticas. Se comportó como cualquier otro régimen árabe represivo que mata a sus oponentes por sus opiniones. Aunque la represión y las violaciones de los derechos humanos deben condenarse siempre, son aún más escandalosas y criminales cuando proceden de una organización de autogobierno contra su propio pueblo que lucha bajo una ocupación militar. El pueblo se enfrenta a un doble ciclo de represión, a manos de la ocupación israelí -que es intrínsecamente represiva- y de la AP, que se supone que representa sus intereses. Los palestinos pueden resistirse a la ocupación, pero están indefensos ante las fuerzas de seguridad represivas de la AP, porque saben que la ocupación es el principal problema. Por lo tanto, la AP no sólo se suma a la represión del pueblo, sino que también distorsiona la brújula nacional.

Tras el asesinato de Banat, la AP se comportó como un típico régimen árabe. Se abandonó la teoría propuesta por el difunto Yasser Arafat y aplicada en gran medida; la llamada democracia del bosque de las armas, que poco tenía que ver con la democracia, sino que era un lema que permitía la crítica y los conflictos internos sin recurrir a las armas, en el marco del movimiento nacional palestino. Arafat soportó todas las críticas, acusaciones e incluso escisiones, a pesar de que tenía legitimidad nacional para representar a todos los grupos del pueblo palestino en ese momento. En la actualidad, la AP no sólo coordina su represión en materia de seguridad con Israel, sino que además carece de toda legitimidad nacional o electoral y es incapaz de aceptar las críticas. Así que simplemente mata a sus oponentes políticos.

La AP recurrió a sus bajos instintos, que son una vergüenza para un movimiento de liberación nacional. Se negó a decir que la muerte de Banat fue natural debido a una enfermedad preexistente. Luego emitió declaraciones despectivas sobre la investigación tras el revuelo causado por el asesinato. A continuación, envió a sus matones de seguridad vestidos de paisano para atacar a los manifestantes, y emitió declaraciones tribales en apoyo del presidente, especialmente desde Hebrón, de donde era Nizar Banat. Todo esto expuso a la AP como nunca antes, como nada más que una autoridad primitiva que se identifica con otros regímenes árabes represivos, con un liderazgo que se supone que representa un "movimiento de liberación nacional".

En circunstancias normales, no hay una solución "única" para ninguna crisis política, ya que la política es el resultado de la interacción de varios factores complejos, y de cálculos de pérdidas y ganancias. Sin embargo, el asesinato de Nizar Banat y los acontecimientos que lo precedieron y siguieron han dejado las cosas claras para todos los palestinos. El estancamiento nacional sólo tiene una solución: deslegitimar y cerrar esta autoridad.

LEER: La autoridad títere está matando a los palestinos

Las facciones palestinas, especialmente Hamás, deben asumir su responsabilidad en esta deslegitimación; deben rechazar cualquier diálogo con Al Fatah bajo el paraguas de Oslo. El diálogo debe establecerse sobre una base nacional para acordar la forma de resistir a la ocupación, no sobre cómo eximir a Israel de su responsabilidad y concederle una ocupación que no conlleva ningún coste político, económico y de seguridad.

Desde 2006, el diálogo palestino se ha basado en fundamentos erróneos, por lo que ha sido incapaz de romper con Oslo. Si Hamás y las demás facciones intentan acabar con la división de esta manera, están cometiendo un gran error. Al Fatah, por su parte, debe elegir entre formar parte del pueblo y de su resistencia, o situarse junto al ocupante en una autoridad que ha fracasado a nivel nacional, legal y en la gestión de los asuntos internos.

Esta elección estaba clara en 2006, y muchos escritores y élites palestinas exigieron que se hiciera. Ahora, sin embargo, ha quedado más clara tras la Intifada de Jerusalén y la victoria de la resistencia, así como el asesinato de Nizar Banat.

¿Por qué mató la AP a Nizar Banat? - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 28 de junio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines