Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Complicidad y responsabilidad en el asesinato de Banat

Una niña se encuentra detrás de los carteles que representan al fallecido activista palestino de derechos humanos Nizar Banat durante una manifestación en su recuerdo en la ciudad de Gaza el 29 de junio de 2021 [MOHAMMED ABED/AFP via Getty Images].

En la narrativa de la comunidad internacional sobre la ilusoria construcción del Estado en Palestina, los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina se desvinculan de la violencia. Tanto si esa violencia se ejerce según las directrices del líder de la AP, Mahmoud Abbas, como si se trata de una coordinación de seguridad con Israel, la UE y Estados Unidos prefieren mantener un enfoque distante y profundamente arraigado en la dinámica del paradigma de los dos Estados. No importa que la UE y Estados Unidos estén financiando y entrenando directamente a los servicios de seguridad de la AP para que se vuelvan contra los civiles palestinos.

El asesinato de Nizar Banat a manos de los servicios de seguridad de la AP la semana pasada provocó protestas en toda la Cisjordania ocupada. Debajo de las protestas actuales está la conciencia del pueblo palestino de la coordinación de seguridad con Israel, la colaboración traicionera con la violencia colonial de Israel que ha tomado como blanco a los palestinos con voces disidentes o involucrados en actividades de resistencia. En un momento en el que Abbas se está sumiendo en un caos de su propia cosecha, sobre todo por su negativa a celebrar elecciones democráticas, los palestinos protestan contra la intrincada red de violencia que hasta ahora ha sostenido su "autoridad".

¿Por qué mató la AP a Nizar Banat? - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente]

La declaración del portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, es indicativa de cómo Washington se absuelve de cualquier papel en la creación de los servicios de seguridad de la AP y su violencia. "Nos preocupan seriamente las restricciones de la Autoridad Palestina al ejercicio de la libertad de expresión de los palestinos y el acoso a los activistas y organizaciones de la sociedad civil", dijo Price. ¿Alguien más para el balón prisionero?

Sin embargo, Estados Unidos no muestra preocupación alguna por el hecho de que entrene a los servicios de seguridad de la AP para que cometan actos que lleven al asesinato de civiles palestinos. Una vez más, las vidas palestinas son prescindibles en vista del compromiso internacional, al que EE.UU. está obligado por consenso, de mantener al pueblo palestino atado al compromiso de los dos estados, y de proteger al estado de ocupación y apartheid.

La declaración de la UE reconocía la "práctica cada vez más persistente" de la AP de atacar a sus oponentes, pero dudaba en calificar la muerte de Banat de motivación política. "Aparentemente" permite que la AP siga en la agenda de la UE, sin otra razón que el compromiso de dos estados y la agenda humanitaria impuesta al pueblo palestino. En este contexto, ¿cómo pueden tener sentido los llamamientos de la UE para que haya responsabilidad por el asesinato de Banat?

OPINIÓN: La AP está tomando medidas drásticas contra las libertades públicas y de prensa, pero ¿en interés de quién?

Si el análisis se proyecta sobre los donantes, es decir, la UE y EE.UU., hay que tener en cuenta un proceso adicional de rendición de cuentas; uno que ponga en tela de juicio los Acuerdos de Oslo, el compromiso de los dos Estados y la opresión internacional que obligó a los palestinos a doblegarse bajo el gobierno de la AP.

En noviembre de 2020, Banat fue detenido por un vídeo en el que denunciaba la reanudación de la coordinación de seguridad de la AP con Israel, una traición de la AP al saber que Joe Biden había ganado las elecciones presidenciales de Estados Unidos. La coordinación en materia de seguridad, por tanto, es la cuestión principal. La disidencia de Banat amenazó lo que queda del poder represivo de la AP. Sin la coordinación de la seguridad, la AP se arriesga a la disolución política y a la rendición de cuentas. Estas son dos verdades que trata de evitar, incluso cuando los palestinos están claramente más envalentonados en sus protestas y menos dispuestos a ajustarse a los parámetros impuestos por la comunidad internacional en su intento de legitimar a Abbas, a pesar de la clara ilegitimidad de su posición política y la ausencia de un mandato para gobernar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines