Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La autoridad títere está matando a los palestinos

Palestinos sostienen carteles con la imagen del activista de derechos humanos Nizar Banat durante una protesta provocada por la violenta detención y muerte bajo custodia de Banat, en su ciudad natal de Hebrón, en la Cisjordania ocupada, el 27 de junio de 2021 [MOSAB SHAWER/AFP vía Getty Images].

Nizar Banat no fue la primera víctima de Mahmoud Abbas, el jefe de la Autoridad Palestina que cree que la coordinación de la seguridad con el enemigo israelí es "sagrada"; ni será la última mientras esta autoridad títere siga agobiando y controlando a los palestinos. Se trata de la AP creada en Oslo que ha secuestrado al movimiento Fatah y a la Organización para la Liberación de Palestina, y a todas sus instituciones que dicen hablar en nombre del pueblo palestino.

En mi artículo de la semana pasada, dije: "El magnífico levantamiento palestino que se produjo durante el ataque israelí contra Gaza en mayo, en el que participaron palestinos de dentro y fuera de los territorios ocupados, del tipo que Palestina no ha presenciado desde la Nakba de 1948, no debería haber sido en vano. Debería ser la base para unir las filas palestinas y poner la casa palestina en orden. El primer paso debería ser expulsar a Abbas y pasar su página en la historia, al igual que la de Netanyahu. Al hacerlo, también se pasará la página de Oslo y podremos empezar con una hoja en blanco. Un movimiento así empieza y termina con la resistencia".

Dos días después, el activista palestino Nizar Banat fue asesinado por las fuerzas de seguridad de Abbas tras ser arrastrado de su cama. Esto no fue suficiente para los matones de seguridad; lo desnudaron y lo golpearon brutalmente y lo maldijeron delante de su esposa e hijos. Luego se lo llevaron; fue la última vez que su familia lo vio.

Banat no estaba armado, no era un delincuente, no era un espía. Su único "crimen" fue que se atrevió a hablar y a ejercer su derecho -de hecho, su deber- de rechazar todas las formas de corrupción y opresión practicadas por la AP en beneficio de la ocupación israelí. Expresaba los sentimientos de todos los palestinos de forma pacífica a través de sus publicaciones en las redes sociales, por amor a Palestina y con el sueño de su liberación de la ocupación y sus agentes. Su castigo fue la muerte a manos de las fuerzas de seguridad de Abbas, que fueron entrenadas por el general estadounidense Keith Dayton tras la victoria de Hamás en las elecciones de 2006 y su asunción del poder en la Franja de Gaza. La misión de Dayton era entrenar al personal de seguridad de Abbas para luchar contra Hamás y devolver la Franja de Gaza al control de la autoridad títere. Durante su formación, dijo en repetidas ocasiones a los palestinos que no los entrenaba para luchar contra los israelíes, y que su atención debía centrarse exclusivamente en los "proscritos" de la sociedad palestina.

LEER: La AP está tomando medidas drásticas contra las libertades públicas y de prensa, pero ¿en interés de quién?

Esos "proscritos", por supuesto, son los palestinos que se resisten a la ocupación sionista. Abbas se aprovechó de ello y añadió a la lista a todos los que rechazan su gobierno y se manifiestan pacíficamente contra él, o escriben artículos que denuncian su corrupción y su colaboración con el enemigo israelí. Esas manifestaciones son dispersadas violentamente por sus fuerzas de seguridad, que persiguen a activistas y periodistas y los detienen. Abbas también se encarga de informar a las autoridades israelíes sobre el paradero de los combatientes de la resistencia después de cada operación para que sean asesinados o encarcelados, especialmente si son de Hamás o de la Yihad Islámica.

Es doloroso decir que, por muy malas que sean, las cárceles israelíes son más misericordiosas que las de Abbas. Los prisioneros retenidos por la AP se enfrentan a torturas y cosas peores a manos de sus fuerzas de seguridad.

Mahmoud Abbas no tuvo reparos en declarar su preocupación por la seguridad y la estabilidad de Israel explícitamente hace dos años en la inauguración del Foro Palestino por la Libertad y la Paz en Ramallah, al que asistieron funcionarios israelíes. "No buscamos, ni buscaremos, inundar Israel con millones para cambiar su cultura social", insistió. "Esto es una tontería que se lee en los medios de comunicación hebreos y en otros lugares. Estamos trabajando por el futuro de la juventud israelí". Esta fue una referencia oblicua al derecho al retorno de los palestinos, que él personalmente ha abandonado.

Por lo tanto, en aras del futuro de Israel, está matando a todos los que se resisten a la ocupación y defienden el derecho de Palestina a la liberación y el derecho de la juventud palestina a un futuro mejor y a una vida digna.

¿Por qué mató la AP a Nizar Banat? - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Abbas ha servido al movimiento sionista más que Ariel Sharon; ha elevado el estatus de los israelíes más que Menachem Begin; y ha destruido la causa palestina más que Netanyahu. Ha pisoteado la historia de Palestina y ha matado a Nizar Banat, un crimen que ha traspasado los límites de la vergüenza.

Incluso mientras trabaja para silenciar a los críticos y a la resistencia y prepara así el camino para que los colonos sionistas se apoderen de más tierras palestinas, se le escapa la ironía de que son ellos los que han usurpado las tierras del personal de seguridad de la AP que está destinado a protegerlas de los habitantes autóctonos. Es una situación absurda y absurdamente injusta.

Desde el asesinato de Banat se han celebrado enormes manifestaciones en Ramala y otras ciudades de Cisjordania contra Abbas y su corrupta autoridad. "¡Deja a Abbas!", coreaban los manifestantes. "El pueblo quiere derrocar el régimen".

Las fuerzas de seguridad de Abbas respondieron a estas enormes manifestaciones con balas y gases lacrimógenos. Arrastraron y golpearon a los manifestantes con porras. El mismo personal de seguridad "valiente" desaparece cada vez que el ejército de ocupación viola las zonas que se supone que están bajo el control de la AP.

LEER: Los palestinos deben asegurarse de que Nizar Banat no ha muerto en vano

La Autoridad Palestina bajo Abbas obtiene su legitimidad de gobiernos extranjeros, no del pueblo de Palestina. Se ha convertido en un típico régimen árabe: corrupto y tiránico. Es el producto de los malditos Acuerdos de Oslo, en virtud de los cuales se encarga de proteger la ocupación israelí. Se espera que el pueblo bajo ocupación preserve la seguridad de la potencia ocupante. Es una locura. Cualquiera que no esté de acuerdo con esto es oprimido, detenido y asesinado.

Esta autoridad de la vergüenza debe ser completamente deslegitimada. Se estableció sobre una premisa errónea para proteger al enemigo sionista, no para proteger y beneficiar a los palestinos. No se planteó la liberación de Palestina; la liberación nunca ha sido su objetivo. De hecho, la liberación de Palestina comenzará con la liberación de Ramallah de la Autoridad Palestina. Mahmoud Abbas y todos los hombres de Oslo deben ser derrocados por amor a Palestina, para honrar a los mártires y por piedad hacia los prisioneros. Esta pandilla de pícaros debe desaparecer; su corrupción, nepotismo y traición son inaceptables. El futuro del pueblo palestino depende de ello.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines