Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El daño deliberado de Israel al sistema sanitario de la Franja de Gaza

Sanitarios en el Hospital Europeo de Gaza son vistos trabajando con sus máscaras, gafas, monos, el 30 de noviembre de 2020 en Khan Yunis, Gaza [Abed Zagout/Anadolu Agency].

El pasado mes de mayo, Israel lanzó una serie de ataques aéreos sobre la Franja de Gaza tras semanas de aumento de la violencia contra los palestinos en Jerusalén y Cisjordania. La violencia de la policía israelí se dirigió a los palestinos que se manifestaban por la decisión de desalojar por la fuerza a 28 familias palestinas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, y entregar sus casas a colonos israelíes tras una batalla legal de una década. Las fuerzas israelíes también intensificaron la violencia en Cisjordania y la Palestina ocupada durante el mes sagrado del Ramadán. Aumentó arbitrariamente las restricciones de acceso de los palestinos a la Ciudad Vieja y atacó a los fieles en el recinto de la mezquita de Al Aqsa utilizando balas con punta de goma, granadas y violencia física bruta.1

Tras las semanas de aumento de las tensiones, las fuerzas israelíes lanzaron ataques contra la Franja de Gaza durante 11 días ininterrumpidos el pasado mes de mayo (del 10 al 21 de mayo), con el resultado de 256 muertos palestinos y más de 2.000 heridos entre la población civil. Esto ha afectado a las ya nefastas condiciones de vida de la Franja de Gaza, incluido su ya frágil sistema sanitario. Según el Observatorio Euromediterráneo de Derechos Humanos, los últimos ataques militares israelíes contra la Franja de Gaza son un "infierno ineludible".4 Este informe analizará cómo las fuerzas israelíes atacan a propósito el sistema sanitario de la Franja de Gaza (entre otros objetivos de infraestructuras), y cómo Israel podría, por tanto, ser culpable de crímenes de guerra de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario.

El número de muertos en los ataques israelíes contra la Franja de Gaza sigue aumentando... - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

Panorama en la Franja de Gaza

Según la organización de derechos humanos B'tselem, la Franja de Gaza es un "escenario de catástrofe humanitaria totalmente artificial". Es la mayor prisión al aire libre del mundo, ocupada por Israel desde hace más de 50 años y sometida a un bloqueo total tierra-mar-aire desde hace más de 13 años. Es una de las zonas más densamente pobladas del mundo, con más de 5.000 habitantes por kilómetro cuadrado.

El bloqueo de la Franja de Gaza ha paralizado su economía, lo que ha provocado la pérdida de puestos de trabajo en toda la Franja, debido a las continuas e inhumanas restricciones de Israel a las importaciones y exportaciones. En 2020, la tasa de desempleo en la Franja de Gaza se estimó en aproximadamente un 49%. La Franja de Gaza también ha sufrido un déficit crónico de electricidad, con una media de 13 horas de electricidad al día en 2020. Este suministro eléctrico discontinuo tiene graves consecuencias para la población. Por ejemplo, afecta al suministro de agua y obliga, a los residentes, a comprar en su lugar agua desalinizada, que se calcula que está contaminada el 68% de las veces.

Durante los últimos 12 años, las fuerzas israelíes lanzaron 4 grandes ataques militares contra la Franja de Gaza: 2008-2009, 2012, 2014 y 2021. La guerra de 2014 fue la más larga y mortífera de todas. Causó la muerte de 2.147 palestinos, dejó 10.870 heridos, destruyó 2.465 casas y dañó otras 14.658. La Franja de Gaza aún no se había recuperado de las secuelas de 2014, cuando las fuerzas israelíes volvieron a atacarla en mayo de 2021. Otros acontecimientos importantes a tener en cuenta son las protestas de la Gran Marcha del Retorno de 2018- 2019 en la frontera de Gaza, que se manifestaron contra el bloqueo ilegal a Gaza. En estas protestas, las fuerzas israelíes mataron a 214 palestinos e hirieron a más de 36.000.

El sistema sanitario en la Franja de Gaza

El sistema sanitario de la Franja de Gaza está fragmentado y sobrecargado. Muchos pacientes deben ser derivados a hospitales de Cisjordania o Jerusalén cuando no pueden recibir tratamiento especializado en la Franja de Gaza. Este proceso de derivación es largo y a menudo no está garantizado, incluso para los pacientes gravemente enfermos. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 40% de las solicitudes de permisos de pacientes de la Franja de Gaza no tuvieron éxito (fueron denegadas o retrasadas) en 2018. Estos pacientes no recibieron ninguna respuesta sobre su solicitud en el momento de su cita hospitalaria programada. Esta restricción de movimientos también impide a los profesionales sanitarios entrar o salir de Gaza. En 2017, alrededor del 85% del personal sanitario que solicitó viajar desde Gaza para recibir formación profesional fue rechazado.

La grave situación económica de la Franja de Gaza, unida al control de las fronteras por parte de Israel, ha provocado una grave escasez de medicamentos esenciales, equipos médicos y material desechable. La pandemia de COVID-19 ha dificultado aún más la situación. Los hospitales tienen dificultades para hacer frente a la admisión de casos de COVID-19, y tienen una grave escasez en el número de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Además, en la franja de Gaza faltan vacunas para sus dos millones de residentes.

 

Ataque de Israel al sistema sanitario de la Franja de Gaza

 

Ataques a la población civil

La serie de ataques aéreos de las fuerzas israelíes contra la Franja de Gaza en mayo se saldó con 256 muertos palestinos, entre ellos 66 niños y 40 mujeres (de ellos, 5 discapacitados). Además, casi 2.000 palestinos resultaron heridos, entre ellos más de 600 niños y 400 mujeres (muchos de ellos con lesiones graves que podrían provocar discapacidades de larga duración). Hasta el momento, se ha informado de 10 amputaciones, 35 casos de parálisis y 21 ingresos en UCI. Esto ha desbordado el sistema sanitario, ya que el personal sanitario no ha podido hacer frente a un gran número de heridos.

Los ataques a la población civil no sólo tienen efectos físicos, sino que también afectan a la salud mental de las personas. Los niños se enfrentan a traumas y ansiedad debido a que escuchan y/o ven las bombas, son testigos de la destrucción de sus hogares o los de sus amigos y familiares, y sufren la pérdida de sus seres queridos. Según un estudio, publicado en Frontiers in Psychiatry, el 88,4% de los niños y adolescentes de Gaza han sido testigos de un trauma en sus vidas.

Durante los últimos ataques aéreos, unas 113.000 personas se vieron desplazadas internamente dentro de la Franja de Gaza y buscaron refugio en las 59 escuelas de la UNRWA o con familias de acogida. El Ministerio de Sanidad palestino expresó su preocupación por estos desplazados, que ahora se encuentran en zonas con servicios sanitarios inadecuados. En la actualidad, aproximadamente 8.400 personas siguen desplazadas internamente, la mayoría con familias de acogida y 213 personas en dos escuelas del OOPS. Este desplazamiento también ha provocado un aumento de la superpoblación en los hogares y barrios de las familias de acogida, lo que aumenta las posibilidades de deterioro de la salud mental y la propagación de infecciones y virus, incluido el COVID-19.

OPINIÓN: Es un deber oponerse a las exigencias de Israel para la reconstrucción de Gaza

Ataques a las infraestructuras

Durante la última serie de ataques aéreos, las fuerzas israelíes destruyeron completamente 2.300 viviendas y locales comerciales, dañaron parcialmente 22.618 viviendas (muchas de las cuales han quedado inhabitables), y destruyeron múltiples instalaciones de agua y saneamiento, instalaciones sanitarias y 179 escuelas públicas.

Las fuerzas israelíes destruyeron varios barrios con el método de "bombardeo de alfombra", que pretende separar unos bloques de otros. Alrededor de 160 aviones lanzaron ataques simultáneos con miles de misiles, lo que provocó la destrucción de carreteras, infraestructuras e instalaciones públicas. Esto ha obstaculizado la capacidad de las ambulancias y el personal de emergencia para llegar a los heridos.

Los daños en las infraestructuras han aumentado los déficits crónicos de infraestructura y energía en la Franja de Gaza. Aproximadamente 400.000 personas no tienen acceso regular al agua corriente, debido al bombardeo de las instalaciones de tratamiento de agua potable y aguas residuales como consecuencia de los ataques aéreos. Esto ha empeorado la capacidad de tener las necesidades higiénicas más básicas, por no hablar de practicar las medidas de higiene recomendadas en medio de la pandemia de COVID-19.

Aunque la mayoría de las líneas eléctricas dañadas ya han sido reparadas, siguen produciéndose cortes de electricidad diarios, con menos de 11 horas al día de electricidad disponible en la Franja de Gaza desde los ataques militares de las IOF de mayo de 2021. Los recurrentes cortes de electricidad y las desconexiones de Internet están impidiendo a la población acceder a los servicios de apoyo sanitario y a cualquier otro servicio que necesiten, así como hacer oír su voz.

Qatar inaugura un hospital de diálisis en Gaza - Caricatura [Sabaaneh / MonitordeOriente]

Ataques a instalaciones y personal sanitario

Los ataques aéreos israelíes han dañado nueve hospitales y 19 centros de atención primaria en la Franja de Gaza. El ataque también ha matado a dos médicos y ha herido a muchos otros trabajadores sanitarios. El sistema sanitario de la Franja de Gaza, que ya estaba sobrecargado y sin recursos, con escasez de medicamentos y equipos, tiene ahora dificultades para satisfacer las necesidades básicas diarias.

Los últimos ataques han aumentado y seguirán aumentando la presión existente sobre los médicos especializados en la reconstrucción de extremidades y las amputaciones. En febrero de 2020, el Ministerio de Sanidad había identificado a 600 pacientes de la Franja de Gaza que necesitaban cirugía reconstructiva. Cientos más siguen esperando a ser evaluados. Se trata de pacientes que sufrieron heridas de bala durante la Gran Marcha del Retorno entre 2018 y 2019. Además, más de 200 palestinos heridos perdieron una o más extremidades debido a los ataques militares en la Franja de Gaza entre los años 2006-2016.

El principal laboratorio de pruebas de COVID-19 fue atacado por las fuerzas israelíes, lo que provocó la interrupción de todas las pruebas de COVID-19 durante varios días. Esto ha provocado un descenso de los casos de COVID-19 notificados durante los ataques. En junio, el número de casos aumentó debido a la reanudación de las pruebas. Este aumento es probablemente representativo del incremento real de infecciones durante el periodo de los ataques, debido al hacinamiento en los hogares y refugios. Las vacunaciones de COVID-19 también se interrumpieron durante la escalada, y las infecciones en la Franja de Gaza representan ahora el 93% de todos los casos en el Territorio Palestino Ocupado.

Crímenes de guerra según el Derecho Internacional Humanitario

De acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario, Israel ha cometido crímenes de guerra y ha incumplido sus responsabilidades como potencia ocupante en virtud del Cuarto Convenio de Ginebra. Estos crímenes de guerra no son nuevos y han sido practicados por Israel desde su formación como estrategia para limpiar étnicamente a los palestinos de sus tierras.

La "distinción" es un principio fundamental del Derecho Internacional Humanitario, según el cual debe hacerse una "distinción" o "discriminación" entre "civiles" y "combatientes", y entre "objetos civiles" y "objetivos militares". Los ataques sólo pueden dirigirse contra combatientes y objetivos militares. Según el artículo 8 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, "dirigir intencionadamente ataques contra la población civil como tal o contra personas civiles que no participen directamente en las hostilidades" es un acto que constituye un crimen de guerra.21 Los edificios residenciales y comerciales fueron bombardeados mientras los civiles se encontraban todavía en su interior y, a menudo, sin previo aviso. Los bombardeos deliberados de las fuerzas israelíes contra casas y reuniones de civiles, así como el uso indiscriminado de armas y proyectiles de artillería sin ninguna distinción entre civiles y combatientes, constituyen una clara violación del Derecho Internacional Humanitario y un crimen de guerra.

OPINIÓN: ¿Por qué Israel prohíbe a las madres palestinas acompañar a sus hijos enfermos para recibir tratamiento desde Gaza a Cisjordania?

El Derecho Internacional Humanitario también prohíbe los ataques "desproporcionados". La norma 14 establece: Queda prohibido lanzar un ataque del que quepa esperar que cause pérdidas incidentales de vidas civiles, lesiones a civiles, daños a objetos civiles, o una combinación de los mismos, que sean excesivos en relación con la ventaja militar concreta y directa prevista". El Derecho Internacional Humanitario también prohíbe cualquier "acto o amenaza de violencia cuyo objetivo principal sea sembrar el terror entre la población civil". Además, según el artículo 147 de la Cuarta Convención de Ginebra, "la destrucción y la apropiación generalizadas de bienes, no justificadas por necesidades militares y llevadas a cabo de forma ilegal y gratuita" constituyen una grave violación de la Convención y, por tanto, un crimen de guerra. Las fuerzas israelíes han hecho un uso excesivo de la fuerza en zonas densamente pobladas de la Franja de Gaza, incluyendo el lanzamiento de incursiones aéreas, terrestres y navales simultáneas, causando una destrucción masiva, generalizada e indiscriminada, y la muerte de cientos de personas inocentes.

Conclusión

A lo largo de los años y con los últimos ataques a la Franja de Gaza, Israel ha atacado deliberadamente el sistema sanitario y la salud (física y mental) de civiles inocentes. Ataca intencionadamente la salud de los civiles de la Franja de Gaza con el propósito de paralizar a la población en su conjunto. Israel lleva a cabo estas acciones ilegales de forma intencionada y continua con el objetivo final de limpiar étnicamente a los palestinos de su tierra natal.

Está claro que las fuerzas israelíes infringen el Derecho Internacional Humanitario y sus obligaciones en virtud de la Convención Internacional de Ginebra, mediante ataques no diferenciados, discriminatorios y desproporcionados contra civiles inocentes en la Franja de Gaza. De acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario, los palestinos tienen derecho a ser protegidos y respetados. Israel debe rendir cuentas por sus acciones ilegales y sus crímenes de guerra deben ser debidamente investigados por la Corte Penal Internacional.

Este artículo se publicó por primera vez en impactpolicies.org el 27 de junio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines