Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Biden extiende otro cheque en blanco a Sisi

El vicepresidente estadounidense Joe Biden a su llegada al aeropuerto internacional Ben Gurion de Israel el 8 de marzo de 2016. JACK GUEZ/AFP vía Getty Images].

Esta semana, Abbas Kamel, el famoso jefe de los servicios de inteligencia egipcios, visitará Washington para reunirse con funcionarios de los servicios de inteligencia estadounidenses y con varios senadores.

El próximo viaje coincide con la noticia de que Egipto podría haber desempeñado un papel clave en el asesinato de Jamal Khashoggi, después de que Yahoo News informara de que el escuadrón de asesinos se detuvo en El Cairo para comprar los narcóticos mortales que se inyectaron en el brazo izquierdo del disidente saudí.

Un informe de los servicios de inteligencia estadounidenses ha afirmado que el asesinato de Khashoggi fue aprobado por el príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salman, lo que significa que la escala en la capital egipcia habría sido autorizada por el gobierno egipcio.

Se cree que Abbas Kamel era el principal oficial de enlace entre Egipto y Arabia Saudí, durante el cual se comunicaba directamente con la mano derecha de MBS, Saud Al-Qahtani, en materia de inteligencia.

Kamel conoció al presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi en la inteligencia militar, donde ambos entablaron una estrecha amistad, ascendiendo a jefe de personal de Al-Sisi cuando éste asumió el poder en 2014 y luego a director de la inteligencia general.

En su cargo, Kamel supervisó las enmiendas constitucionales de 2019 que aseguraron la posición de Al-Sisi como presidente hasta 2030 y ha reajustado los medios de comunicación de Egipto para que estén efectivamente dirigidos por el aparato de seguridad del país.

LEER: DAWN pide al Congreso que interrogue al jefe de la inteligencia egipcia por los asesinatos de Khashoggi

Los miembros del Comité de Relaciones Exteriores del Senado dijeron que estaban tratando de organizar una reunión con Kamel para interrogarlo sobre el papel de Egipto en el asesinato de Khashoggi, pero no está claro por qué el principal oficial de inteligencia de Egipto está en Washington en primer lugar. ¿Por qué el gobierno de Biden invita a Estados Unidos a un hombre que ha supervisado la tortura de miles de presos políticos?

En su campaña presidencial del año pasado, Joe Biden se comprometió a ser duro con el gobierno de Sisi por sus abusos contra los derechos humanos. En julio tuiteó que no habría más cheques en blanco para el "dictador favorito" de Trump, una promesa que fue ampliamente difundida por todos los que querían ver alguna forma de justicia para los egipcios.

La publicación se produjo cuando Al-Sisi hizo desaparecer al padre del ex preso político Mohamed Soltan del interior de una celda de la prisión como medida punitiva porque Soltan presentó una demanda contra el ex primer ministro interino egipcio Hazem El-Beblawi por supervisar las torturas a las que fue sometido mientras estaba en prisión.

Biden también reiteró que la tortura, el exilio o la detención de los familiares de los activistas era completamente inaceptable y se comprometió a hacer que los gobernantes egipcios rindieran cuentas por las violaciones.

Un año después, Estados Unidos ha dado un brusco giro. Anunció la venta de unos 200 millones de dólares en misiles tierra-aire a bordo de barcos a Egipto sólo unos días después de que los familiares de Soltan fueran detenidos por el régimen.

El gobierno de Biden encontró un resquicio legal para proporcionar inmunidad a El-Beblawi y también planea enviar 1.300 millones de dólares en ayuda militar a Egipto, sin condiciones en materia de derechos humanos, lo que socava por completo la promesa del presidente estadounidense de construir su relación con Egipto sobre la base de los derechos humanos.

Sólo esta semana en Egipto, ocho personas fueron ejecutadas, un asilado político en Chicago cuya familia ha sido secuestrada en Egipto tuvo nuevos cargos en su contra, un técnico de ingeniería que sirvió en el gabinete del difunto presidente Mohamed Morsi fue condenado a muerte y un estudiante fue condenado a cuatro años de prisión.

LEER: Se pide a la Comisión Africana que intervenga ante la inminente ejecución de 12 hombres tras unos juicios "vergonzosos"

Mientras Israel bombardeaba la Franja de Gaza con ataques aéreos en mayo, los observadores especularon con que los intentos de mediación de Egipto eran en realidad un intento de captar la atención de Biden. Y funcionó. Al-Sisi contribuyó a garantizar el alto el fuego entre Israel y Palestina y, a cambio, recibió dos llamadas telefónicas del presidente estadounidense Joe Biden.

Biden, que anteriormente se había reprimido por cuestiones de derechos humanos, agradeció a Egipto el éxito de su diplomacia y la coordinación con Estados Unidos para poner fin a las recientes hostilidades. Los dos líderes reafirmaron su compromiso con una asociación fuerte y productiva entre Estados Unidos y Egipto.

Durante mucho tiempo, Egipto se ha vendido a Occidente con la advertencia de que es un pilar clave para la estabilidad en la región, algo que Biden parece haber asumido ahora. Sin embargo, esto ignora por completo el propio papel de El Cairo en el bloqueo de Gaza y que su propia política de tierra quemada es, de hecho, un motor clave de la inestabilidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente MedioSmall SlidesUS

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines