Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Israel prohíbe a las madres palestinas acompañar a sus hijos enfermos para recibir tratamiento desde Gaza a Cisjordania?

Un niño palestino que resultó herido durante los ataques aéreos israelíes sobre la Franja de Gaza, recibe tratamiento en el Hospital Al-Shifa el 19 de mayo de 2021 en la ciudad de Gaza, Gaza. Fatima Shbair/Getty Images]

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló en su informe anual de 2020 que "todos los pacientes y acompañantes de pacientes de la Franja de Gaza deben solicitar permisos israelíes para salir de la Franja de Gaza con el fin de acceder a los hospitales de Cisjordania, incluido Jerusalén oriental, y de Israel".

El bloqueo israelí de la Franja de Gaza desde 2006 ha provocado un dramático deterioro de los servicios de salud pública; el sector está colapsado. El suministro de medicamentos esenciales, material médico desechable, material de laboratorio y equipos está muy restringido por el asedio. Los palestinos de la Gaza bloqueada que padecen enfermedades graves suelen tener que buscar tratamiento en el extranjero, en Israel o en la Cisjordania ocupada por Israel. Sin embargo, para salir de Gaza, los pacientes deben obtener permisos especiales de Israel, cuyas solicitudes suelen ser rechazadas por "razones de seguridad". En algunos casos, Israel permite salidas temporales de Gaza, pero no en todos. Incluso si los pacientes son niños, el Estado de ocupación suele impedir que los padres o tutores los acompañen para recibir tratamiento en Israel o Cisjordania.

Según la OMS, en 2019 hubo más de 1.750 solicitudes de permiso cada mes para pacientes de Gaza y más de 7.000 solicitudes al mes para pacientes de Cisjordania. "El acceso ha sido particularmente problemático en 2019, con la tasa de aprobación de permisos de pacientes disminuyendo", dijo. Según un informe de The Guardian, se han concedido menos de 2.000 permisos para que los padres acompañen a sus hijos. Cincuenta y seis bebés de Gaza han sido separados de sus madres y padres al ir a recibir tratamiento fuera de la Franja desde principios de 2020.

LEER: La ultranacionalista Marcha de las Banderas ha sido un reclamo para la resistencia palestina

El Centro Palestino para los Derechos Humanos en Gaza me informó de las razones por las que se bloquea a las madres palestinas de Gaza para que viajen con sus hijos enfermos a Cisjordania: la edad de la madre es un factor, sobre todo las que tienen entre 18 y 45 años; razones de seguridad; y errores en los datos personales de la madre acompañante, como su número de teléfono, por ejemplo. En cuanto las autoridades de ocupación israelíes descubren que el teléfono de la madre no está registrado a su nombre o lo utiliza otra persona, le impiden acompañar a su hijo. Esto es un problema grave porque es normal que una mujer palestina en Gaza utilice un teléfono que está registrado a nombre de su padre, hermano o marido. Las autoridades israelíes no lo tienen en cuenta a la hora de tramitar las solicitudes de permiso.

Madres palestinas esperando en la frontera para salir de Gaza para recibir tratamiento [OMS/Centro Palestino de Derechos Humanos].

Mohammed Bseiso es un abogado del Centro Palestino de Derechos Humanos. Me dijo que estas "razones" no tienen sentido", son sólo excusas. Y dar esas "razones" es algo nuevo. Hasta hace relativamente poco tiempo, las autoridades israelíes nunca daban razones a menos que nuestros abogados lo pidieran".

El PCHR ha conseguido obtener permisos de viaje para los palestinos de Gaza, pero es un proceso arduo que requiere visitas a varias oficinas israelíes. "Como abogado del PCHR, me dirijo directamente al asesor jurídico del puesto de control de Erez después de comprobar cuidadosamente los expedientes. Si el asesor jurídico no responde, voy a la Fiscalía israelí. Si sigue sin haber respuesta, acudo a los tribunales israelíes".

Solo en 2019, el PCHR recibió 1.041 solicitudes para acompañar a pacientes que salían de la Franja de Gaza para recibir tratamiento. De ellas, finalmente consiguieron que se aprobaran 550 tras los rechazos iniciales para viajar a Cisjordania. Las demás fueron rechazadas por razones de seguridad y médicas o siguen en la lista de espera.

LEER: Los niños de Gaza cuentan cómo han sobrevivido al bombardeo israelí

Debido a las restricciones de los permisos, la mayoría de los niños viajan para recibir tratamiento acompañados por una abuela o una tía, lo que aumenta la carga psicológica del niño y viola su derecho a acceder a la atención médica con el apoyo de sus padres. Osama tiene un año y es de la ciudad de Gaza; le diagnosticaron leucemia en junio de 2020. El cierre de la Franja de Gaza por parte de Israel hizo que necesitara un permiso emitido por Israel para viajar para recibir tratamiento. Después de que la familia se enfrentara a numerosas dificultades, el hospital de Cisjordania intervino y pudo coordinar un permiso para él. Cuando viajó se le separó de su madre, aunque todavía estaba amamantando. En su lugar, tuvo que ir acompañado de su abuela, ya que la familia fue advertida de que su madre podría no recibir un permiso debido a su edad.

En la Franja de Gaza viven más de dos millones de palestinos, de los cuales alrededor del 40% son niños que sufren el dramático deterioro del sector sanitario. Casi un tercio de las solicitudes de permisos de viaje son para pacientes con cáncer; otros requieren cirugía especializada, diagnóstico por imagen u otros servicios no disponibles en Gaza.

El resultado es que personas como Hanan Al-Khudari, a quien las autoridades israelíes impidieron acompañar a su hijo de 3 años, Luay, a Cisjordania para recibir tratamiento contra el cáncer, seguirán siendo noticia. Según Haaretz, Al-Khudari es pariente cercana de un miembro de Hamás, y por eso las autoridades rechazaron su solicitud de permiso.

Luay, un niño de tres años de Gaza, ha sido trasladado a la Cisjordania ocupada para recibir tratamiento contra el cáncer [Centro Palestino de Derechos Humanos].

El acceso a la atención médica es un derecho humano básico disponible en casi todo el mundo. Pero no en Gaza. Las autoridades de ocupación israelíes ponen todos los obstáculos posibles, mediante la burocracia y otros medios, a quienes necesitan un tratamiento urgente y a menudo vital. Los pacientes deben proporcionar detalles de su historial médico; cartas de cita; pruebas de apoyo financiero; y la confirmación de que el tratamiento no está disponible en Gaza. Y el importantísimo número de teléfono que no esté registrado a nombre de nadie que no sea el padre acompañante. En muchos casos, la aprobación se da en el último momento, a veces la noche anterior a la fecha propuesta para el viaje.

¿Cuántas personas han muerto, me pregunto, esperando que las autoridades de ocupación israelíes se abran paso a través de los procedimientos que han creado para sí mismas? Sea cual sea el número, es demasiado. Nadie debería tener que pasar por procedimientos tan humillantes y que ponen en peligro su vida simplemente para obtener un tratamiento médico esencial.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Eman Abusidu is MEMO’s correspondent in Brazil.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines