Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irak es ahora parte de la ruta de los Balcanes utilizada por los traficantes de drogas

Un miembro de las fuerzas de seguridad kurdas iraquíes junto a la droga incautada antes de su destrucción el 29 de octubre de 2013 en la ciudad norteña iraquí de Arbil. SAFIN HAMED/AFP vía Getty Images].

Casi a diario, las autoridades de seguridad de Irak anuncian la detención de contrabandistas y consumidores de drogas, especialmente en Bagdad, así como en Basora, en el sur, y en Diyala, en la frontera entre Irak e Irán. El 20 de junio, el Mando de Operaciones de Bagdad detuvo a seis personas acusadas de consumir estupefacientes y en posesión de metanfetamina de cristal, nombre popular de la metanfetamina, un estimulante potente y de rápida adicción. Un día antes, unidades del Servicio Nacional de Inteligencia iraquí del Ministerio del Interior detuvieron a dos contrabandistas de drogas en posesión de 10 kilogramos de hachís en Basora. El servicio también anunció la detención en Basora de un traficante y transportista de estupefacientes procedente de un país vecino. De estos anuncios podemos concluir que existe un creciente problema de drogas que se está controlando; que los contrabandistas y los consumidores de drogas reciben el mismo trato; y que los países vecinos tienen un papel en la propagación de este problema, que se trata como una cuestión de "seguridad".

El modo en que se trata plantea muchas preguntas que no se han abordado a pesar de los numerosos informes y la cobertura de la prensa local e internacional. Estas preguntas giran en torno a quién se beneficia de la siembra y propagación del problema, así como a las razones de su rápida propagación en un país que estaba completamente limpio hasta su invasión en 2003. Si bien Irak fue un punto de tránsito para el paso de drogas en los primeros años de la ocupación debido a la anarquía y el desmantelamiento del Estado, ¿por qué es ahora un consumidor y productor de narcóticos?

Según el informe de 2014 "Drug and Alcohol Use in Iraq: Findings of the Inaugural Iraqi Community Epidemiological Workgroup", "los datos sugieren que las sustancias más consumidas son el alcohol, el hachís y los medicamentos de venta con receta. Las nuevas drogas en el panorama del consumo de drogas en Irak incluyen las sustancias de tipo anfetamínico "Captagon" y la metanfetamina cristalina, y el analgésico tramadol. Las incautaciones de Captagon, metanfetamina, opio afgano, teriac (una forma cruda de opio) y heroína en los cruces fronterizos pueden indicar que estas sustancias son cada vez más populares". Esto indica que la catástrofe no hará más que intensificarse con el tiempo a pesar de que las fuerzas de seguridad anuncien operaciones exitosas. ¿Dónde está el fallo?

Hay muchas razones que explican la expansión del contrabando y el consumo de drogas, entre ellas el hecho de que las zonas de conflicto están más abiertas que otras a este tipo de comercio, cuyo rendimiento económico es equivalente al de la fabricación de armas. Además, la corrupción generalizada entre los funcionarios es su columna vertebral. Llama la atención que este aspecto se deje de lado cuando se aborda la corrupción sistemática e institucional en Irak, donde la atención se centra en la vasta corrupción económica del sector petrolero. Si se mencionan las drogas, es en el contexto de un problema "importado", sin mencionar quién es el responsable de la importación del problema y cómo se mantiene como herramienta para controlar a la gente y el futuro del país. Rara vez se contempla desde el punto de vista del papel ilegal de la economía en el agravamiento y la alimentación de los conflictos sectarios y nacionales dentro de Iraq. Además, todo el mundo pasa por alto las experiencias de otras naciones cuyas economías ilegítimas y los grupos que prosperan gracias a ellas están muy organizados, son capaces de adaptarse y son propensos a expandirse.

LEER: Si Estados Unidos se retira de Afganistán, ¿quién llenará el vacío en materia seguridad?

Es cierto que la elevada tasa de desempleo, la desesperación, la reducción de oportunidades, los desplazamientos y la inestabilidad, así como las guerras y ocupaciones que ha sufrido Irak -y el conflicto armado y el terrorismo que sigue padeciendo- hacen que la población en general, y los jóvenes y grupos marginados en particular, acepten más el consumo de drogas, así como el contrabando, el tráfico y la producción para ganar dinero. También hay un grado de implicación de los funcionarios del gobierno que buscan sacar tajada o ganar influencia. Este aspecto se pasa por alto.

En su estudio "Making War: Conflict Zones and Their Implications for Drug Policy", el investigador Tuesday Reitano habla de lo que denomina el "paradigma de la gobernanza violenta" durante el periodo de conflicto y el conflicto armado, "en el que la influencia política se consigue a través del acceso a recursos que tienen valor o pueden ser monetizados; donde los recursos compran el apoyo de las comunidades locales a través de la provisión de medios de vida y el acceso a la influencia política existente (a través de la corrupción); y donde los recursos también compran el acceso a las armas y a los soldados de a pie (milicias, ejércitos o seguridad pagada o "heavies"), que a su vez pueden ser utilizados para presionar o atacar a la oposición, erosionar el monopolio de la violencia, asegurar el control del territorio y los activos, o extorsionar el apoyo de las poblaciones locales. "

Los beneficios del tráfico de drogas no se limitan a las agencias gubernamentales, sino que se extienden a las milicias de todo tipo y a las organizaciones terroristas. El Centro Noruego de Análisis Globales (RHIPTO) calcula que los ingresos del narcotráfico representan el 28% de los ingresos de estos grupos en zonas de conflicto. La mayor parte de estos ingresos no proceden de la producción o distribución de drogas, ni de otros medios directos de participación en el tráfico de drogas, sino de los impuestos sobre las drogas que pasan por el territorio controlado por estos grupos. Esto pone de manifiesto la importancia de Irak como punto de paso en la infame ruta de los Balcanes utilizada por los contrabandistas, con sus largas y abiertas fronteras con Irán, además de Turquía y Siria por un lado, y los Estados del Golfo por otro. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la heroína procedente de Afganistán se pasa de contrabando a Irán, directamente o a través de Pakistán, y de ahí a Irak, a través de Basora y Erbil, y a Turquía y Jordania.

LEER: Estados Unidos no puede pretender liderar el mundo en la lucha contra el racismo si sigue apoyando el apartheid israelí

La inclusión de Irak en la ruta de los Balcanes ayuda a Irán, en particular, a romper el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos, y proporciona un gran rendimiento financiero a las milicias y fuerzas de seguridad que operan los pasos fronterizos. Sobre todo porque los ingresos del tráfico de drogas superan los 1.000 millones de dólares anuales, y los propios milicianos, así como el 50% de las fuerzas de seguridad (The New York Times - 25 de octubre de 2010), son adictos al alcohol y al consumo de drogas como el teriac, la metanfetamina y las pastillas Captagon. Así es como consiguen el coraje holandés para apresurarse y superar las limitaciones morales, y tal vez explique su injustificada brutalidad. Norman Oheler, el autor de Drugs in Nazi Germany (Las drogas en la Alemania nazi), señaló que el régimen nazi proporcionaba a sus soldados pastillas parecidas a la metanfetamina para ayudarles a convertirse en máquinas de combate. Se sabe que el uso de drogas ha sido generalizado entre las fuerzas estadounidenses en todas sus guerras, especialmente desde Vietnam, y por parte de mercenarios y contratistas de seguridad, como se vio en Irak y Afganistán.

Los conflictos financiados por las drogas no son nuevos. Las drogas son mercancías valoradas y muy rentables que se transportan con relativa facilidad, especialmente en un país cuyas fronteras son porosas o están gestionadas por quienes se benefician del comercio. La continua lucha por el poder y la supresión de la disidencia, como se ha visto en Irak, hace que se siga sacando provecho del tráfico de drogas, lo que constituye un argumento para la militarización de las fuerzas policiales locales. Por muchas declaraciones que publique sobre la detención de drogadictos y traficantes, el gobierno actual no podrá acabar con el problema porque él mismo es parte del mismo.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 21 de junio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines