Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irán acusa a Estados Unidos de injerencia por criticar sus elecciones

El nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, habla durante su primera rueda de prensa desde que ganó las elecciones en Teherán, Irán, el 21 de junio de 2021 [Fatemeh Bahrami - Agencia Anadolu].

Irán acusó el martes a Estados Unidos de injerencia por decir que sus elecciones no fueron libres ni justas, mientras las facciones políticas intercambiaban culpas por la baja participación récord y el elevado número de votos nulos, informó Reuters.

Ebrahim Raisi, un juez de línea dura que está sometido a sanciones de Estados Unidos, se aseguró la victoria, tal y como se esperaba, el sábado en unas elecciones marcadas por la apatía de los votantes por las dificultades económicas y las restricciones políticas.

Un portavoz del Departamento de Estado estadounidense dijo el lunes que Estados Unidos consideraba el proceso que convirtió a Raisi en el presidente electo de Irán como "bastante fabricado", reiterando la opinión estadounidense de que las elecciones no fueron ni libres ni justas.

Teherán rechazó las críticas.

"Consideramos esta declaración como una injerencia en nuestros asuntos internos, contraria al derecho internacional, y la rechazamos", declaró el portavoz del gobierno iraní, Ali Rabiei, citado por los medios de comunicación estatales. Washington no tiene autoridad para opinar sobre las elecciones en otros países, dijo.

LEER: Las elecciones presidenciales de Irán tienen graves consecuencias para la comunidad internacional

El lunes, unos 150 ex funcionarios de las Naciones Unidas y expertos internacionales en derechos humanos y derecho pidieron en una carta una comisión internacional de investigación sobre la ejecución extrajudicial de miles de presos políticos iraníes en 1988, en la que se acusa a Raisi de estar implicado.

Cuando se le preguntó sobre las acusaciones de que estaba implicado en los asesinatos, Raisi dijo a los periodistas: "Si un juez, un fiscal, ha defendido la seguridad del pueblo, debe ser alabado... Estoy orgulloso de haber defendido los derechos humanos en todos los puestos que he ocupado hasta ahora".

Más de la mitad de los votantes con derecho a voto estaban demasiado insatisfechos para votar en las elecciones del viernes o parecían haber hecho caso a los llamamientos de los disidentes en el país y en el extranjero para boicotear las elecciones.

La participación en los comicios a cuatro bandas fue de un mínimo histórico, en torno al 48,8%, y hubo 3,7 millones de votos nulos -un récord histórico-, que se cree que fueron en su mayoría votos en blanco o de protesta.

El diario de línea dura Kayhan dijo que la participación más baja en las elecciones presidenciales en cuatro décadas se debió a los problemas económicos de Irán, de los que culpó principalmente al gobierno del pragmático presidente saliente Hassan Rouhani.

"Puede decirse sin duda que los numerosos problemas de subsistencia y las presiones agotadoras impuestas a la gente por el gobierno en los últimos ocho años han sido una de las principales razones de la caída de la tasa de participación", dijo Kayhan en un comentario.

LEER: Irán dice estar cerca de un acuerdo en las negociaciones nucleares de Viena

Irán busca salvar un acuerdo internacional de 2015 sobre el alcance de su programa nuclear y librarse de las castigas sanciones estadounidenses que han paralizado su economía.

Un organismo electoral de línea dura había prohibido a destacados moderados y conservadores presentarse a las elecciones, lo que, según el periódico moderado Jomhouri-ye Eslami, fue la principal razón por la que la gente no votó.

"Aunque no se pueden ignorar las dificultades económicas, las limitaciones en las opciones de la gente fueron más importantes", dijo. "El apoyo popular al sistema corre el riesgo de disminuir... (por) la no participación de la gente y los votos nulos".

Categorías
Asia y AméricaIránNoticiasOriente MedioSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines