Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos no puede pretender liderar el mundo en la lucha contra el racismo si sigue apoyando el apartheid israelí

Reino Unido planea boicotear una conferencia contra el racismo auspiciada por la ONU en Sudáfrica alegando motivos de antisemitismo

Las Naciones Unidas lanzaron la "Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia", una de las mayores iniciativas mundiales de lucha contra el racismo en 2001, en una conferencia celebrada en Durban (Sudáfrica). Era un gran proyecto. Basada en las iniciativas de la ONU de los años 70 y 80 y celebrada simbólicamente en el país donde se ganó la última gran batalla contra el apartheid, la conferencia adoptó un marco global para hacer frente a una de las mayores lacras de la historia de la humanidad.

La Conferencia reconoció las desastrosas consecuencias del racismo y expresó su "pesar" por el "enorme sufrimiento humano y la trágica situación de millones de hombres, mujeres y niños causados por la esclavitud, la trata de esclavos, el comercio transatlántico de esclavos, el apartheid, el colonialismo y el genocidio". Tras pedir a los Estados miembros que honren la memoria de las víctimas de las tragedias del pasado, instó a la comunidad mundial a afirmar que, dondequiera y cuandoquiera que se produzcan el racismo y los horrores conexos, deben condenarse y evitar que se repitan.

Se adoptó una amplia gama de medidas para combatir el racismo en todas sus manifestaciones, incluida una declaración para hacer frente a la discriminación, así como un programa de acción. En la declaración se adoptaron "medidas de prevención, educación y protección encaminadas a la erradicación del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia en los planos nacional, regional e internacional".

Los Estados miembros acordaron una serie de programas en los que se instaba a los países a "introducir y, en su caso, reforzar los componentes de lucha contra la discriminación y el racismo en los programas de derechos humanos de los planes de estudio, a desarrollar y mejorar el material educativo pertinente, incluidos los libros de texto de historia y de otro tipo, y a garantizar que todos los profesores reciban una formación eficaz y estén adecuadamente motivados para formar actitudes y patrones de comportamiento, basados en los principios de no discriminación, respeto mutuo y tolerancia".

La declaración también hacía referencias específicas a Israel y Palestina. "Reconocemos el derecho inalienable del pueblo palestino a la autodeterminación y al establecimiento de un Estado independiente y reconocemos el derecho a la seguridad de todos los Estados de la región, incluido Israel, y hacemos un llamamiento a todos los Estados para que apoyen el proceso de paz y lo lleven a una pronta conclusión", decía la declaración.

OPINIÓN: Pintarle los labios a un cerdo: Por qué Washington adula al nuevo gobierno de Israel

En cuanto a los cinco millones de refugiados palestinos, descendientes de la comunidad indígena limpiada étnicamente de sus hogares y pueblos por los grupos paramilitares sionistas, la declaración dice "Reconocemos el derecho de los refugiados a regresar voluntariamente a sus hogares y propiedades con dignidad y seguridad, e instamos a todos los Estados a que faciliten dicho regreso".

El proyecto de resolución de la WCAR también incluía un párrafo que provocó el abandono de los representantes de Estados Unidos e Israel. El motivo de su indignación fue una frase de la declaración que decía lo siguiente "La Conferencia Mundial reconoce con profunda preocupación el aumento de las prácticas racistas del sionismo y el antisemitismo en diversas partes del mundo, así como la aparición de movimientos raciales y violentos basados en ideas discriminatorias, en particular, el movimiento sionista que se basa en la superioridad racial". Aunque este párrafo se suprimió en el borrador final, la WCAR ha sido desde entonces el objetivo de una despiadada campaña dirigida por grupos pro-Israel.

En las dos décadas que siguieron al lanzamiento de 2001, la ONU celebró dos conferencias de alto nivel para revisar los avances, una en 2009 apodada informalmente Durban II y otra en 2011 denominada Durban III. Aunque Estados Unidos participó en las negociaciones iniciales, la delegación estadounidense se retiró siguiendo instrucciones del entonces Secretario de Estado Colin Powell. Debido a su retirada, Estados Unidos no pagó 250.000 dólares en contribuciones voluntarias a la CMCR.

Dos décadas después, para conmemorar el 20º aniversario de lo que muchos consideran un hito importante en la lucha contra el racismo, la ONU reunirá a representantes de casi todos los Estados miembros en una reunión de un día en Nueva York el próximo mes de septiembre. Como parte de la promoción de Durban IV, el organismo mundial ha publicado un vídeo de dos minutos y medio en el que músicos, artistas, activistas y varias celebridades de categoría A llaman a "unirse contra el racismo".

Los valores que promueve la iniciativa mundial de lucha contra el racismo son tan poco controvertidos como puede serlo cualquier causa multilateral. Por ello, resulta cuanto menos curioso ver cómo la WCAR es objeto de una campaña hostil liderada por Israel y sus aliados. En consecuencia, Estados Unidos, junto con el Reino Unido, Australia y Canadá, boicotearán la reunión de este año, que los proisraelíes han calificado de "festival del odio a los judíos". En su comentario anunciando la decisión del Reino Unido de no asistir a la conferencia, el Foreign, Commonwealth & Development Office (FCDO) dijo "A raíz de las preocupaciones históricas sobre el antisemitismo, el Reino Unido ha decidido no asistir al evento del aniversario de la Conferencia de Durban de la ONU que se celebrará este año".

Críticas a Israel tachadas de antisemitismo - Caricatura [Carlos Latuff/Twitter]

En busca de una aclaración por parte de la FCDO, MEMO se puso en contacto con el ministerio preguntando si podía citar un ejemplo en el que la WCAR hubiera expresado comentarios antisemitas y que explicara si el Reino Unido considera que las críticas a Israel son una forma de racismo contra los judíos. También pidió una respuesta a las conclusiones de destacados grupos de derechos humanos como Human Rights Watch y B'Tselem sobre el racismo estructural en Israel. Dado que ambos han llegado a la conclusión de que el Estado sionista es culpable del delito de apartheid, ¿le preocupa al Reino Unido el racismo sistemático contra los no judíos en la Cisjordania ocupada a la luz de dichos informes, que se pusieron de manifiesto recientemente con la marcha de las banderas en la que los colonos israelíes de extrema derecha corearon "muerte a los árabes"? En su respuesta, la FCDO no respondió a las preguntas planteadas, salvo para decir que boicoteaba la reunión de septiembre en Nueva York junto con Estados Unidos, Australia y Canadá debido a "preocupaciones históricas" sobre el antisemitismo.

La decisión de boicotear una conferencia internacional contra el racismo en apoyo de un país denunciado no sólo por los principales grupos de derechos por su práctica del apartheid, sino también por sus antiguos enviados extranjeros, es, como mínimo, extremadamente desconcertante. Al igual que el hecho de que el boicot se produzca después de que el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se haya comprometido de nuevo a luchar contra la discriminación. "El racismo, la xenofobia, el nativismo y otras formas de intolerancia no son problemas exclusivos de Estados Unidos", dijo Biden durante el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. "Son problemas globales. Son problemas humanos que todos debemos reconocer, nombrar y desmantelar". Biden, que ha querido distinguirse de su predecesor Donald Trump mediante un mayor compromiso multilateral prometió que bajo su administración, Estados Unidos liderará la conversación sobre "temas dolorosos" como el racismo en casa, en las instituciones internacionales y en todo el mundo.

LEER: La ultranacionalista Marcha de las Banderas ha sido un reclamo para la resistencia palestina

Como suele ocurrir, la brecha entre la retórica y la práctica es mayor cuando se trata de la política occidental sobre Israel y Palestina. Apodado "Progresista excepto para Palestina", este fenómeno ha contaminado todos los aspectos de la política occidental hacia Israel. Pero como escribe el profesor Stephen Walt en la revista Foreign Policy en un artículo en el que pide que se ponga fin a la "relación especial de Estados Unidos con Israel", el apoyo ciego de Washington a Israel ya no puede justificarse. Israel no es una democracia liberal en la que personas de todas las religiones y razas tienen los mismos derechos, argumenta Walt, señalando la jerarquía racial de la que gozan los judíos sobre los no judíos bajo el régimen sionista. El apoyo a Israel, explica el profesor de Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard, causa más problemas a Estados Unidos de los que resuelve, y añade que las décadas de brutal persecución israelí a los palestinos han destruido los argumentos morales para esa ayuda.

Puede que Walt tenga razón. Mientras que Estados Unidos y Occidente en general pueden haber considerado a Israel como una baza geopolítica para hacer frente al comunismo y al nacionalismo árabe en el pasado, su continuo apoyo al Estado de ocupación que practica el apartheid se ha convertido en un albatros alrededor de sus cuellos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoReportajes y AnálisisSmall SlidesSudáfricaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines