Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Pintarle los labios a un cerdo: Por qué Washington adula al nuevo gobierno de Israel

Un israelí de extrema derecha sostiene un cartel con una foto del nuevo primer ministro israelí Naftali Bennett que dice en hebreo "Mentiroso" el 15 de junio de 2021 en Jerusalén [Amir Levy/Getty Images].

Cuando el ex presidente estadounidense Barack Obama utilizó un viejo tópico para denigrar a su oponente político, el difunto senador estadounidense John McCain, desencadenó una polémica política de varios días. "Puedes ponerle carmín a un cerdo, pero sigue siendo un cerdo", dijo Obama en un acto de campaña en 2008. La máxima indica que los cambios superficiales no influyen en los resultados y que modificar nuestra fachada no altera lo que realmente somos.

Los políticos estadounidenses son una autoridad en la materia. Son expertos en cambios artificiales, retóricos y, en definitiva, superficiales. Y ahora, una vez más, los maquilladores políticos de Washington se ponen a trabajar en la cara pública de Israel.

Desde la dramática destitución de su antiguo mentor, Benjamín Netanyahu, el nuevo primer ministro de Israel, Naftali Bennett, se presenta como la alternativa al estilo político derechista, chovinista y pendenciero de Netanyahu. Sin embargo, hará falta algo más que un poco de carmín para que esto sea creíble.

LEER: El lema "Muerte a los judíos" habría provocado un escándalo internacional, sin embargo el odio de Israel queda impune

Se pueden decir muchas cosas sobre Bennett y su partido de ultranacionalistas y ultraderechistas, Yamina, entre otras que es un partido político decididamente racista. Sus escasos siete escaños en la Knesset (parlamento) israelí se obtuvieron apelando constantemente a los sectores más violentos y racistas de Israel, cuyo cántico, repetido a menudo, de "muerte a los árabes" es un recordatorio diario de un discurso político siniestro.

A menudo se cita a Bennett por esta infame declaración de 2013: "He matado a muchos árabes en mi vida y no hay ningún problema con eso". Sin embargo, hay más en la política de este hombre que una declaración tan aborrecible. Dado que los líderes israelíes no perciben ninguna forma de resistencia palestina como legítima y, a sus ojos, los palestinos son terroristas o potenciales terroristas, consideren la siguiente "solución" ofrecida por Bennett para tratar el problema del "terrorismo palestino".

Como ministro de Educación de Israel en 2015, Bennett propuso la construcción de un muro de "disuasión"; uno que "exige que se acabe con la incitación y que se dispare a los terroristas antes de que tengan la oportunidad de herir a personas inocentes. Significa que un terrorista al que se le dispara estará muerto y no volverá a caminar. Significa que Israel permanece en control de su patria para siempre, sin que el terrorismo lo afecte".

Entonces, ¿por qué la administración Biden quiere hacernos creer que Bennett es diferente? Inmediatamente después de la toma de posesión del primer ministro, el presidente estadounidense fue el primer líder mundial en llamar y felicitar a Bennett por su nuevo cargo. Este acto tuvo un significado simbólico más profundo si se compara con el hecho de que Biden tardó tres largas semanas en llamar por teléfono a Netanyahu tras su propia toma de posesión como presidente en enero.

Naftali Bennett ya está continuando con el legado de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Un asesor cercano al nuevo primer ministro de Israel explicó la naturaleza de la amistosa conversación telefónica entre Biden y Bennett en una entrevista con el sitio web Axios. "La Casa Blanca quiere mantener una consulta y un compromiso estrechos y regulares con Bennett y su equipo, basados en un intercambio sincero de opiniones, en el respeto a las diferencias y en el deseo de trabajar por la estabilidad y la seguridad", dijo la fuente israelí.

Además del énfasis en la franqueza y el respeto en referencia a la futura relación entre EE.UU. e Israel, también se ha hecho un énfasis igual y constante en la necesidad de privacidad a la hora de tratar las diferencias entre ambos países. "A diferencia de su predecesor", informó el Times of Israel en referencia a Netanyahu, el gobierno de Bennett "expresaría sus críticas [a Washington] en privado". Durante meses, EE.UU. había rogado a Netanyahu que moderara sus ataques a Washington, sin éxito.

Ahora que Bennett está al mando, está claro que está dispuesto a seguir el juego. ¿Y por qué no habría de hacerlo? Está ansioso por presentarse como la antítesis de Netanyahu. Al hacer tal "concesión", seguramente espera que Washington le corresponda. Para Bennett, es una situación en la que todos ganan.

Entiende que la política de Estados Unidos hacia Israel no está determinada por la actitud de los líderes israelíes. Por ejemplo, en comentarios realizados el mes pasado, Biden dejó de lado cualquier sugerencia de que EE.UU. responsabilizará a Israel durante su mandato. No hay "ningún cambio en mi compromiso, compromiso con la seguridad de Israel. Punto. Ningún cambio, en absoluto". Si esta sólida promesa se hizo cuando el bullicioso Netanyahu aún estaba en el poder, no debería esperarse ningún cambio en absoluto ahora que el supuestamente agradable Bennett es el primer ministro de Israel.

Los políticos estadounidenses están adulando a Bennett y a su principal socio de coalición y futuro primer ministro, Yair Lapid. Están deseosos de pasar página y avanzar tras los tumultuosos años de Netanyahu. Se espera que Bennett visite Estados Unidos en julio, mientras que Lapid ya ha sido invitado a visitar Washington por el Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken. Mientras tanto, una amplia delegación militar israelí encabezada por el Jefe del Estado Mayor del Ejército, Aviv Kochavi, debería estar ya en Estados Unidos para discutir varios temas, entre ellos Irán y Hezbolá, y para "negociar" más regalos estadounidenses a Israel en forma de material militar.

EE.UU. está muy interesado en cambiar su relación con Israel, no porque Israel haya cambiado, sino porque Washington ha sufrido repetidas humillaciones a manos del derrocado Netanyahu. Con él al frente, EE.UU. se encontró a menudo acusado de no hacer lo suficiente por Israel. Ni siquiera el paquete de ayuda militar anual de 3.800 millones de dólares de Obama le libró de los repetidos ataques verbales israelíes. Biden está dispuesto a hacer lo que sea necesario para evitar ese sórdido escenario.

LEER: Líderes mundiales instan a Biden a defender al pueblo de Palestina

La doctrina de Joe Biden sobre Israel y Palestina es, pues, muy sencilla. No quiere comprometerse realmente a relanzar el proceso de paz, por ejemplo, ni quiere que se le coloque en una posición en la que se vea obligado a exigir, y mucho menos a "presionar" a Israel. Dado que Biden tiene pocas expectativas respecto a Israel, Bennett parece dispuesto a desempeñar el papel de político complaciente y sensato. Sería tonto si no lo hiciera, ya que, según su propia "visión" política, sólo quiere gestionar el conflicto y prolongar la ocupación mientras, como su predecesor, sigue promoviendo su propia versión de la engañosa noción de "paz económica".

Mientras los estadounidenses y los israelíes están ocupados en el siempre conocido ritual de "pintar los labios a un cerdo", los palestinos siguen siendo irrelevantes. Sus aspiraciones políticas siguen siendo descartadas, y su libertad retrasada, mientras Biden y Bennett intentan pasar por alto la brutal realidad del estado de ocupación colonial.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines