Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Siria: La sequía pone en peligro el "año del trigo" de Assad

Un agricultor recoge los granos de trigo en un cubo antes de ser vertidos en sacos durante la temporada de cosecha, en un campo en la campiña de al-Kaswa, al sur de la capital de Siria, Damasco, el 18 de junio de 2020. [LOUAI BESHARA/AFP vía Getty Images]

La campaña del "año del trigo" impulsada por el presidente sirio, Bashar Al-Assad, está en peligro después de que las escasas precipitaciones hayan provocado un déficit de importación de al menos 1,5 millones de toneladas, según ha informado Reuters, citando estimaciones preliminares de funcionarios y expertos.

Esto y la falta de fondos para financiar las importaciones se sumarán a la presión sobre una economía siria que ya se tambalea tras diez años de conflicto y que se tambalea bajo la presión de las sanciones de Estados Unidos, el colapso financiero del vecino Líbano y la pandemia de Covid-19.

Rusia, aliada incondicional de Assad, ha dicho que venderá un millón de toneladas de grano a Siria a lo largo del año para ayudarla a satisfacer los cuatro millones de toneladas de demanda interna anual. Sin embargo, sus cargamentos han tardado en llegar en los últimos años debido a la escasez de fondos. Los datos aduaneros disponibles públicamente no muestran ningún suministro significativo a Siria.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con sede en Roma, se necesitan al menos 1,5 millones de toneladas de importaciones de trigo. El objetivo de compra del gobierno de 1,2 millones de toneladas parece ahora muy poco realista.

El Ministro de Agricultura de Siria, Hassan Qatana, se refirió a la suerte de la cosecha nacional durante una gira por la provincia nororiental de Hasaka, donde gran parte de la cosecha de cereales del país está en manos de los kurdos secesionistas. "De la gira se desprende el enorme impacto del cambio climático, ya que todas las plantaciones de secano han dejado de ser objeto de inversión e incluso la producción de la superficie de trigo de regadío ha descendido un 50%", dijo el ministro.

Gran parte de la demanda interna de trigo es necesaria para apoyar un programa gubernamental de subvenciones al pan. Los problemas financieros del país ya se han traducido en escasez de pan, y los residentes se quejan de las largas colas en las zonas controladas por el gobierno.

LEER: La ayuda de la UE está condicionada a las reformas en el Líbano

El Programa Mundial de Alimentos dijo en marzo que una cifra récord de 12,4 millones de sirios, más del 60% de la población, sufre de inseguridad alimentaria y hambre, el doble de lo visto en 2018. Los sirios dependen cada vez más del pan subvencionado, ya que la inflación galopante ha hecho subir los precios de los alimentos más de un 200% en el último año.

Qatana había hecho un llamamiento a los agricultores para que dieran prioridad al trigo este año y el país pudiera volver a comer lo que planta. "Nos enfrentamos a un sinfín de presiones económicas; nuestros alimentos significan nuestra existencia", declaró a los medios de comunicación estatales en noviembre.

Alrededor del 70% de la producción de trigo sigue estando fuera del control del gobierno y de su posición más agresiva como único comprador, lo que le obliga a competir con otros ofertantes duplicando el precio de compra esta temporada a 900 libras sirias el kilo, o unos 300-320 dólares por tonelada. Sin embargo, es poco probable que Damasco se abastezca de los agricultores de la administración dirigida por los kurdos en el noreste, donde se cultiva más del 60% del trigo del país.

La administración autónoma dirigida por los kurdos espera recoger alrededor de la mitad de la cosecha del año pasado debido a la escasez de lluvias y al descenso del nivel del agua a lo largo del Éufrates, que ha bajado al menos cinco metros. Además de aumentar los precios a los agricultores, que se fijan en dólares para disuadirlos de vender a Damasco, la administración ha prohibido hasta ahora cualquier venta fuera de su territorio.

Las autoridades dirigidas por los kurdos han mantenido amplios lazos comerciales con Damasco, pero han rechazado la mediación rusa para permitir que los agricultores vendan parte de sus productos a Damasco, como en años anteriores, dijeron dos fuentes locales.

Categorías
NoticiasOriente MedioSiriaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines