Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los funcionarios de la UE encuentran un punto en común con Naftali Bennett

El primer ministro entrante de Israel, Naftali Bennett, da un discurso ante el nuevo gabinete en la Knesset en Jerusalén el 13 de junio de 2021 [GIL COHEN-MAGEN/AFP vía Getty Images].

En julio del año pasado, el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, escribió un breve blog en el que advertía contra la anexión por parte de Israel de la Cisjordania ocupada. "Como alguien con una conexión personal con la región, he subrayado, tanto en mis conversaciones privadas con líderes israelíes como en público, que la anexión pondría en riesgo la buena cooperación con Israel", escribió.

Menos de un año después, con el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu liderando ahora la oposición, la anexión parece haber retrocedido más entre bastidores en lo que respecta a los funcionarios de la UE. Las felicitaciones llovieron para el nuevo primer ministro israelí Naftali Bennett, un defensor de la anexión mucho antes de que la administración Trump hiciera posible tal colonialismo. Dejando de lado sus preocupaciones anteriores, Borrell tuiteó que también felicitaba al primer ministro suplente de Israel, Yair Lapid. La asociación, la seguridad y la paz, según Borrell, son el terreno común de las relaciones entre la UE e Israel. Sin relación con la cuestión palestina, suponemos.

Para no ser menos, el Enviado Especial de la UE para el Proceso de Paz en Oriente Medio, desairado recientemente por Israel a causa de los comentarios de Borrell durante la última agresión contra Gaza, también tuiteó su felicitación a Bennett y Lapid: "Espero trabajar con el nuevo gobierno de Israel hacia una paz y seguridad duraderas", dijo Sven Koopmans. Israel puede humillar a otros diplomáticos tanto como quiera y seguir teniendo asegurada la adulación a cambio. Asimismo, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, hizo hincapié en "reforzar la asociación UE-Israel para la prosperidad común y hacia una paz y estabilidad regionales duraderas".

LEER: Las vidas de los palestinos sí importan

A la UE se le acaban los eufemismos para disfrazar la normalización de los bombardeos contra civiles, la violencia colonial y las violaciones del derecho internacional, de las que Israel es culpable. Bruselas debería hacernos un favor a todos y confesar esto de una vez por todas. Nos ahorraría la molestia de intentar cuadrar el círculo de un bloque que afirma apoyar la ley y el orden y que al mismo tiempo consiente al Estado canalla de Israel.

La UE presume de sus objetivos de paz, democracia y derechos humanos, pero durante décadas ha dado prioridad a sus vínculos con Israel. Utiliza la misma estrategia que la ONU, que normaliza a Israel como Estado mientras pasa por alto su violencia colonial. A su vez, aumenta la disociación entre la expansión de los asentamientos y el colonialismo, hasta el punto de que la expansión colonial y la anexión se consideran en realidad cuestiones totalmente independientes.

El nuevo gobierno de Israel: nada va a cambiar - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

El gobierno de Bennett no es una alternativa al de Netanyahu; mismos propietarios, diferentes gestores, eso es todo. Puede que la anexión se haya estancado con Netanyahu, pero Bennett impulsará la agenda. El hombre que se ha jactado de haber matado a muchos árabes en su vida seguramente pasará por alto las ramificaciones del desplazamiento forzoso. Israel está encaminado a eliminar a Palestina -un hecho que la UE ignora- y adular a Bennett no acercará a los palestinos a sus derechos legítimos.

Mirando el lado positivo, la cálida bienvenida a Bennett no nos deja ninguna duda de cuál es la posición de la UE sobre la construcción del Estado palestino; no habrá más excusas. El estancamiento en el que se empeña la UE es evidente, ya que defiende el compromiso de los dos Estados mientras refuerza las relaciones con un gobierno que pretende usurpar toda la Palestina histórica. Ese es el círculo que no puede cuadrarse, y Bruselas lo sabe.

OPINIÓN: La salida de Netanyahu trae algo de optimismo

Todas las facciones palestinas han dicho que esperan que la actual violencia colonial contra el pueblo de Palestina continúe con Bennett al frente. Es interesante que el portavoz de la Autoridad Palestina, Nabil Abu Rudeineh, haya formulado preguntas pertinentes, aunque retóricas, dada la propia dependencia de la AP de la financiación externa para su supervivencia.

Dado que el supuesto compromiso de la UE con los derechos humanos es tan superficial que se siente capaz de calentar la ideología abiertamente derechista de Naftali Bennett, ¿cuándo reconocerán los dirigentes palestinos al menos que la UE no es un aliado? Encontrar un "terreno común" con el nuevo primer ministro de Israel significa apoyar una agenda de extrema derecha de la que los palestinos no tienen nada que ganar y sí mucho que perder.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines