Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí es presionada para que deje de ayudar a sus ciudadanos a huir de la justicia estadounidense

La gente se reúne frente a la Embajada de Arabia Saudí en Washington, DC, el 2 de octubre de 2019 [OLIVIER DOULIERY/AFP/Getty Images].

Arabia Saudí ha sido duramente criticada por socavar el proceso judicial estadounidense al ayudar a sus ciudadanos residentes en Estados Unidos a huir del país para evitar enfrentarse a cargos penales, incluidos asesinatos y delitos violentos.

Los detalles sobre el alcance de la ayuda que la embajada saudí en Washington presta a los saudíes residentes en EE.UU. para que se fuguen de la justicia fueron revelados ayer en un artículo del Washington Post, a la luz de los esfuerzos del gobierno de Biden por poner fin a este problema constante que ha enfurecido tanto a las familias de las víctimas como a los funcionarios estadounidenses.

Se dice que la ayuda de la embajada saudí a los delincuentes que eluden la justicia por algunos de los delitos más graves es un secreto a voces. El FBI llegó a la conclusión hace dos años de que funcionarios del gobierno saudí "ayudan casi con toda seguridad a ciudadanos saudíes radicados en Estados Unidos a huir de este país para evitar problemas legales, socavando el proceso judicial estadounidense", según un boletín de inteligencia citado por el Post.

Se dice que la asistencia a los presuntos delincuentes saudíes está supervisada por un funcionario de nivel medio de la embajada que gestiona una red de abogados defensores penalistas estadounidenses y autodenominados "arregladores" a los que se paga para mantener a los saudíes acusados de delitos fuera de la cárcel. Según una investigación del Post, esta red va mucho más allá del papel tradicional de los servicios consulares y ha ayudado a los acusados saudíes a eludir la libertad condicional ordenada por los tribunales y ha organizado viajes y vuelos fuera de Estados Unidos cuando los ciudadanos saudíes se han fugado de la justicia.

En los últimos años, la información de los medios de comunicación sobre los fugitivos saudíes ha puesto de manifiesto lo que muchos en Washington consideran un problema que ha alcanzado proporciones epidémicas. Arabia Saudí no tiene ningún tratado de extradición con Estados Unidos, lo que significa que una vez que un autor huye al reino no hay oportunidad de que las víctimas y las familias obtengan justicia.

LEER: Suiza elogia el enfoque constructivo de EE.UU. hacia Irán tras las negociaciones con Biden

La tendencia se ha agudizado a lo largo de los años, ya que la población de estudiantes saudíes en Estados Unidos se ha disparado, pasando de menos de 5.000 en 2005 a más de 80.000 una década después, según las cifras de Seguridad Nacional citadas en el Oregonlive, que pone de manifiesto el creciente problema de los fugitivos saudíes en 2019. El gobierno saudí ha patrocinado a la mayoría de esos estudiantes en el marco de un programa de becas de 3.000 millones de dólares creado por el difunto rey Abdullah.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que ha criticado duramente a los saudíes especialmente por la guerra en Yemen y el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ha señalado que los saudíes deben poner fin a este patrón de comportamiento que ha dejado dolor y sufrimiento a su paso.

Al parecer, altos funcionarios del Departamento de Estado han dejado claro a sus homólogos saudíes que las personas que cometen un delito deben enfrentarse a un proceso en Estados Unidos y que cualquier interferencia del gobierno saudí en la integridad del sistema de justicia penal estadounidense es inaceptable.

Los legisladores estadounidenses también han pedido al gobierno de Biden que no se fíe de la palabra de los saudíes de que impedirán que sus ciudadanos huyan, al tiempo que le instan a que haga responsable al reino.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines