Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los niños de Gaza cuentan cómo han sobrevivido al bombardeo israelí

Niños palestinos pasan por delante de la torre Al-Shuruq destruida en Gaza el 7 de junio de 2021 [MOHAMMED ABED/AFP via Getty Images].

Los bombardeos de Israel sobre Gaza han terminado, pero el dolor y la destrucción permanecen. Las historias de los niños que han sobrevivido a la última embestida me han provocado angustia, y espero que la comunidad internacional no las olvide nunca mientras sigue lidiando con la ocupación.

Suzy Ishkuntana, de seis años, apareció de entre los escombros cubierta de polvo después de que los aviones de guerra israelíes bombardearan su casa en la calle Al-Wihda, en el oeste de la ciudad de Gaza, antes del amanecer. Su madre y sus cuatro hermanos murieron en la explosión. Su padre, que había salido de la casa para comprar bocadillos para que sus hijos no se preocuparan por el bombardeo, murió en el mismo ataque aéreo cuando regresaba a casa.

Huérfana, Suzy no quiso hablar con nadie más que con sus abuelos.

Describió haber visto a sus hermanos pequeños cubiertos de sangre llamando a su padre y a su madre para que los salvaran hasta que sus voces se apagaron.

gritaba y lloraba con más fuerza cuanto más tiempo estaba atrapada bajo los escombros. Le contó a su abuela que su madre había roto su promesa; que Suzy había querido ir al baño pero tenía miedo de morir sola, y su madre le prometió que si morían, morirían juntas. Pero todos murieron, y Suzy está ahora sola.

Suzy pasó más de siete horas atrapada bajo su casa. Su cuerpo estaba cubierto de magulladuras y ahora sufre un "traumatismo extremo". Su abuela dice que ahora Suzy apenas habla o come, y sigue preguntando por su madre. "Cuando pregunta, le digo que su madre y sus hermanos están en el paraíso, y ella dice: 'Quiero morir para estar con ellos'".

Maysaa Abu Alouf, de nueve años, es otra superviviente. Los aviones de la ocupación atacaron el edificio de cinco plantas en el que vivía su familia y mataron a 14 miembros de su familia ampliada. Maysaa fue sacada con vida de entre los escombros el 16 de mayo, pero aún recuerda vívidamente los momentos previos a la explosión; le contó a su abuela que estaba jugando y riendo con sus hermanos y luego se encontró en la calle cubierta de polvo. Maysaa perdió a su madre y a dos de sus hermanas en el ataque.

Ahora teme a los edificios altos, llora continuamente y está demasiado asustada para salir a la calle.

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

Cuando fui a Beit Hanoun, en el norte de la franja de Gaza, visité la zona en la que 11 casas fueron alcanzadas por un masivo ataque aéreo israelí. Allí encontré a Ibrahim Nasir, de 11 años, buscando bajo los restos de su casa destruida. Dice: "Sobrevivimos milagrosamente. Toda la casa se derrumbó. La casa temblaba violentamente. El techo y las paredes empezaron a derrumbarse. Y no había otro lugar seguro al que ir que esconderse".

Continúa: "Fue tan aterrador, todo el mundo estaba en la oscuridad diciendo la shahada [declaración de fe], pensando que íbamos a morir porque escapar de la muerte era difícil".

Toda la familia de Ibrahim quedó sepultada bajo los escombros de su casa, pero en una hora encontraron una salida. "Éramos unas 30 personas en la casa, y todos salimos de ese pequeño agujero. Nuestros cuerpos estaban cubiertos de polvo, y algunos de nosotros teníamos heridas leves".

"Después de salir de la casa destruida, fuimos al hospital cercano para ponernos a cubierto, y corrimos descalzos por el terror", mientras llovían proyectiles en el barrio cercano.

Sigue soñando con estos horribles momentos, mientras que muchos niños sufren ahora de micción involuntaria como consecuencia del trauma.

La psicóloga Inas Al-Khatib dice: "Lo que los niños vivieron bajo el bombardeo les causará un trauma psicológico que a menudo aparece después del evento". Según explica, hay comportamientos sintomáticos comunes que aparecen en los niños tras el trauma, como la micción involuntaria, la pérdida de apetito y la falta de voluntad para hablar, así como los arrebatos violentos y los gritos.

El número de muertos en los ataques israelíes a la Franja de Gaza sigue aumentando... - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Al-Khatib afirma que la pérdida de los padres y la destrucción de sus hogares son algunas de las experiencias más traumáticas que puede sufrir un niño, ya que la familia es el cálido abrazo que le da seguridad y el hogar es el refugio seguro.

Las víctimas de este tipo de ataques pueden necesitar terapia de pensamiento cautivo, terapia cognitiva conductual o espiritual, así como técnicas de relajación y movimiento, en función de lo que hayan vivido.

Sobre conflicto, paz y genocidio: Es hora de cambiar el lenguaje sobre Palestina e Israel

Los niños pueden desarrollar enfermedades mentales y de comportamiento que requieren medicación y tratamiento continuo, añadió. Mientras que los que sufren como resultado de revivir y reflexionar continuamente sobre el trauma también pueden experimentar dificultades emocionales a largo plazo.

Los servicios de salud mental en Gaza son insuficientes para hacer frente a la magnitud de los problemas que sufren los supervivientes de la guerra, añade Al-Khatib.

Unos 254 palestinos murieron en la última ofensiva de Israel, entre ellos 66 niños. Miles resultaron heridos y decenas de miles fueron desplazados una vez más por la ocupación. El ciclo de crímenes de Israel no se limita a la muerte o la destrucción de hoy, sino también al incalculable daño psicológico que ha causado a las generaciones futuras.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines