Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La salida de Netanyahu trae algo de optimismo

Los israelíes celebran la aprobación de una votación en la Knesset que confirma un nuevo gobierno de coalición durante un mitin en la plaza Rabin en la ciudad costera mediterránea de Tel Aviv el 13 de junio de 2021 [JACK GUEZ/AFP via Getty Images].

Los cambios en la composición del parlamento israelí, la Knesset, no son motivo de optimismo para los palestinos, ni siquiera en los mejores momentos. Todos los gobiernos de Israel desde 1948 han empujado a los palestinos y sus legítimas aspiraciones hasta casi el olvido. La destitución del ahora primer ministro Benjamin Netanyahu ayer fue recibida con poco entusiasmo exterior en la Palestina ocupada. Como muchos señalaron, es "lo mismo de siempre".

Sin embargo, para algunos partidarios y observadores más allá de Palestina e Israel, es probable que el cambio político en el Estado de ocupación tenga un impacto en una serie de cuestiones en la región. Existe un claro mandato para el nuevo Primer Ministro Naftali Bennett de restablecer la cohesión nacional que se desmoronó con Netanyahu. Al parecer, Bennett ha hecho de esto su prioridad.

El acuerdo de la coalición es que será primer ministro durante dos años antes de ceder el testigo a Yair Lapid, líder de Yesh Atid, para el resto de su mandato en el gobierno. Lapid es el ministro de Asuntos Exteriores en el ínterin. La responsabilidad de los asuntos exteriores ha recaído tradicionalmente en la oficina del primer ministro, especialmente bajo Netanyahu.

El nuevo gobierno de Israel: nada va a cambiar - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Como líder del segundo partido político de la Knesset, a Lapid se le atribuye haber reunido la coalición de gobierno más diversa de la historia política de Israel. Incluye, por primera vez, un partido árabe israelí, Ra'am. Se espera que la salida de Netanyahu marque el fin del estancamiento político en cuanto a las políticas del país hacia los palestinos.

Aunque Bennett es de derechas y ultranacionalista, hay un rayo de esperanza. Para empezar, es probable que el cambio de gobierno alivie la presión sobre los implicados en las actuales discusiones sobre el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) para el programa nuclear de Irán. En el acuerdo "P5+1" participan Estados Unidos, China, Francia, Rusia, Reino Unido y Alemania, además de la UE.

LEER: El circo político israelí

Se supone que Lapid es un centrista, aunque esta terminología siempre es relativa en la política israelí, cada vez más derechista. Esto podría cambiar la dinámica en Israel respecto a su actitud hacia Irán y el JCPOA. A diferencia de sus predecesores como ministro de Asuntos Exteriores, es probable que Lapid sea un conductor activo de la política exterior bajo el nuevo gobierno. Esto podría producir algunas sorpresas, como conversaciones directas con Irán y el nombramiento del primer ciudadano palestino de Israel en el gabinete.

Sin embargo, es probable que el estilo político de Bennett obstaculice su interacción con los políticos internacionales que lideran el nuevo "proyecto democrático mundial" bajo el mando del presidente estadounidense Joe Biden. Su enfoque ultranacionalista desvergonzado suscita dudas sobre si su política resonará con las actitudes y la retórica del renacimiento democrático, como se expresó en la reunión del G7 en Gran Bretaña el fin de semana.

Por tanto, lo más probable es que Lapid sea la nueva cara internacional de Israel, y que Bennett sea el "primer ministro nacional" con una interacción limitada en la escena mundial. La política de Lapid presenta una oportunidad no sólo para el JCPOA sino también para ayudar a Israel a recalibrar su relación con el mundo. Lo más importante es que se ha comprometido a reactivar las negociaciones con los palestinos. Si eso ocurre, podría devolver a Israel al centro de atención internacional por algo positivo en lugar de los bombardeos y la mutilación de mujeres y niños inocentes, y los ataques contra fieles pacíficos en la mezquita de Al-Aqsa.

LEER: Sobre conflicto, paz y genocidio: Es hora de cambiar el lenguaje sobre Palestina e Israel

La destitución de Netanyahu envía, pues, un importante mensaje y proporciona una lección para los futuros líderes israelíes: cifrar las esperanzas políticas en la brutalidad hacia los palestinos no funciona. Su agresividad por defecto, especialmente hacia Gaza, está en desuso, y la opinión internacional se ha volcado contra Israel y su narrativa colonial.

Además, a medida que aumenta la presión para que más países árabes normalicen sus relaciones con Israel, el cambio de gobierno en el Estado de ocupación podría suponer un cambio de actitud respecto a los vínculos con Tel Aviv. En lugar de tener que seguir la línea marcada por Donald Trump y su yerno Jared Kushner, los gobiernos árabes bien podrían presionar por un mejor trato para los palestinos como su condición para la normalización.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines