Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El circo político israelí

Naftali Bennett del Yamina (derecha) y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu del partido Likud [GIL COHEN-MAGEN,MENAHEM KAHANA,DEBBIE HILL/POOL/AFP via Getty Images].

¿Está llegando a su fin el circo electoral israelí? Yo no apostaría por ello todavía, por dos razones relacionadas.

Desde 2019, ha habido no menos de cuatro elecciones generales en Israel, todas inconclusas. Esto se debe en parte al sistema electoral de Israel, que utiliza la representación proporcional.

Un confuso conjunto de diferentes partidos compite por la influencia, en todo el espectro de la vida política israelí: desde la derecha hasta la derecha dura, pasando por la extrema derecha y la ultraderecha.

Todos son partidos racistas, y todos coinciden en un principio primordial: mantener la dominación del sionismo, lo que significa seguir imponiendo el dominio de la supremacía judía en la tierra de Palestina.

Incluso los llamados partidos sionistas "centristas" y supuestamente "de izquierdas" de Israel son abiertamente racistas. Todos apoyan el principio y la práctica del "Estado judío", en un país que históricamente nunca ha sido exclusivamente judío.

Pero debido a una complicada y aburrida serie de animosidades y rivalidades personales con el primer ministro saliente de Israel, Benjamin Netanyahu, un gran número de políticos de partidos de derecha en el parlamento israelí -sus anteriores socios de coalición, ministros e incluso antiguos compañeros del partido Likud- se han enemistado con él por una u otra mezquina razón política.

OPINIÓN: Sobre conflicto, paz y genocidio: Es hora de cambiar el lenguaje sobre Palestina e Israel

Todos ellos siguen apoyando la política racista antipalestina de Netanyahu.

Pero después de cuatro elecciones no concluyentes, Israel parece estar ahora a punto de nombrar un primer ministro. El nuevo gobierno propuesto estaría formado por una coalición de partidos de extrema derecha, de derecha y "centristas". Está previsto que lo encabece el racista de extrema derecha Naftali Bennett, que se jacta abiertamente de cuántos árabes ha matado.

Pero, como he dicho, las razones por las que creo que es demasiado pronto para descartar a Netanyahu son dos.

En primer lugar, el dado final aún no está lanzado. El parlamento israelí, la Knesset, tiene previsto votar el domingo sobre la propuesta de nuevo gobierno de coalición dirigido por Bennett. Todavía no es demasiado tarde para que Netanyahu -un superviviente político de larga duración- se saque algún truco de la manga.

Todavía podría desprenderse de un solo político de la frágil nueva coalición, que es todo lo que se necesitaría para que el nuevo gobierno sea estrangulado incluso antes de nacer. Si eso ocurriera, el resultado más probable sería una quinta elección.

La segunda razón por la que creo que es demasiado pronto para descartar a Netanyahu es simplemente ésta: incluso si Bennett y sus aliados ganan la votación del domingo, la misma dinámica no va a desaparecer.

Netanyahu no está preparado para dimitir - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

La alianza entre Bennett y su principal socio de coalición, Yair Lapid, es extremadamente frágil. Cuenta con una escasa mayoría de un escaño. Y es una asociación de partidos unidos por una sola cosa (aparte del sionismo): el deseo de derrocar a Netanyahu como primer ministro.

Netanyahu podría pasar fácilmente a la oposición y aun así volver al poder antes de que pase mucho tiempo. Es cierto que está inmerso en problemas legales por sus diversos escándalos de corrupción. Es posible que vaya a la cárcel. Pero si es así, eso está muy lejos. Yo no descartaría todavía un futuro regreso al poder.

Pero todo esto sólo ilustra la farsa que son las elecciones israelíes. No hay democracia bajo el sistema de apartheid de Israel. Para los palestinos es una dictadura militar. Cuando hablas con los palestinos te dicen que les da igual qué partido israelí gobierne, todos son partidos racistas y colonos.

Incluso los partidos no sionistas, de mayoría palestina, dentro de Israel son débiles, ineficaces y, en última instancia, están castigados por el sistema que se les ha impuesto. Los ciudadanos palestinos de Israel (políticos, activistas y figuras públicas) percibidos como una verdadera amenaza para el sistema de apartheid de Israel -como Haneen Zoabi y Raed Salah- son expulsados de la vida pública, acosados, prohibidos o encarcelados.

Tel Aviv y Washington: Lo que ocurre a puerta cerrada

Para los palestinos es irrelevante qué partido político sionista gobierna sus vidas. Mientras el sistema despótico y racista del sionismo gobierne Palestina, no habrá paz. Es irrelevante que sea la "izquierda" sionista o la "derecha" sionista: el problema es el colonialismo de los colonos, con sus valores necesarios de violencia, racismo y apartheid.

Es irrelevante para los palestinos, porque independientemente de la configuración de partidos que gobierne Israel, seguirán siendo dominados por una violenta dictadura militar en Cisjordania, vivirán bajo un inhumano asedio militar en la Franja de Gaza, sufrirán el apartheid israelí dentro de "Israel" y vivirán expulsados de su patria en campos de refugiados en los países vecinos, única y exclusivamente porque no son judíos.

Esa es la realidad del sionismo. Y contra eso luchan los palestinos. El circo político israelí no cambia nada de eso.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines