Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La arrogancia de Israel exige algo más que sumisión política

El enviado de paz de la UE para Oriente Medio, Sven Koopmans, en 2018 [Wikipedia].

Una sola omisión percibida, según la agenda colonial de Israel, fue suficiente para rechazar las solicitudes del enviado de paz de la UE para Oriente Medio, Sven Koopmans, para visitar Israel. Esto fue, aparentemente, una venganza por la supuesta falta de apoyo del Alto Representante de la UE, Josep Borrell, a la última agresión colonial contra los palestinos en Gaza.

La solicitud de Koopmans a Israel, hace dos semanas, fue rechazada por el Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado colonial, que pidió un aplazamiento. El enviado de la UE visitó de todos modos, por mandato de los 27 Estados miembros de la UE, pero fue rechazado por los funcionarios israelíes.

No está claro qué apoyo esperaba Israel de la UE más allá del que siempre recibe, ya que el bloque ciertamente cumplió con la narrativa de seguridad de los colonos. "Apoyamos el derecho a la defensa para Israel y el derecho a la seguridad -también para los palestinos- y consideramos que la seguridad para Israel y Palestina requiere una verdadera solución política, porque sólo una verdadera solución política podría traer la paz, y para ello necesitamos restablecer un horizonte político", dijo Borrell durante la ofensiva.

Los palestinos son una idea secundaria en la diplomacia de la UE, e Israel lo sabe. Además, la perpetua retórica de los dos Estados facilitó la anexión de facto por parte de Israel del territorio palestino restante. Así que no hubo traición a los intereses israelíes por parte de Borrell, aunque debería haberla -tanto moral como políticamente- para defender la descolonización y los derechos de los palestinos a reclamar su tierra.

LEER: El colonialismo israelí protege los intereses de EE.UU., de ahí su apoyo incondicional

El Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, por ejemplo, ha sugerido una "política basada en los derechos para romper el ciclo del conflicto" mientras la atención se centra en la reconstrucción de Gaza y la inversión de la UE en el proceso, yuxtapuesta a la reticencia de la administración Biden a implicarse más allá de lo mínimo. Una "política basada en los derechos" no supondrá ningún progreso para el pueblo palestino; se convertirá en otra farsa de negociaciones utilizada como tapadera por Israel para continuar con su colonización de la tierra palestina con poco más que las habituales y desechables condenas que se interponen en su camino.

No se trataba simplemente de una negativa a reunirse con un diplomático de la UE basada en lo que otro funcionario de la UE había dicho y que supuestamente había enfadado a Israel. Fue una muestra del desprecio que el Estado colono-colonial reserva a cualquiera que no baile a su son, incluso a sus aliados. El bloque ha contado ciertamente con pérdidas en el pasado infligidas por Israel -en particular la destrucción de estructuras financiadas por la UE para los civiles palestinos- y, sin embargo, sigue permitiendo que Israel participe en proyectos de investigación y asigne subvenciones que se supone que se basan en la completa adhesión a los derechos humanos. Está claro que Israel no cumple ese requisito concreto, pero de todos modos recibe un trato preferente de Bruselas.

A pesar de la disputa diplomática creada por Israel, a la UE sólo le preocupan las críticas israelíes a Borrell, no el rechazo rotundo de una visita diplomática. Y, sin embargo, la actitud de Israel, basada en reclamaciones falsas, no impedirá que la UE persiga los intereses israelíes por encima de los del pueblo palestino. Borrell se limitó a pedir un alto el fuego, algo con lo que la mayoría de los diplomáticos estaban de acuerdo y que Israel habría esperado; no expresó su indignación hasta el punto de que las represalias no sólo eran inevitables sino también merecidas a ojos de los sionistas. Quizá la UE debería tomar nota de la deslealtad de su aliado, antes de embarcarse en más charadas sobre derechos humanos que no hacen más que impedir que los palestinos disfruten de acceso político a nivel internacional.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines