Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El terrorismo del PKK en Irak no es menor amenaza que el terrorismo del Daesh

Combatientes del PKK vistos en Kirkuk el 16 de octubre de 2017 [Stringer/Anadolu Agency].

Los gobiernos a veces recurren al terrorismo para lograr objetivos a corto plazo. Esto no es ningún secreto. Incluso el líder de la "guerra contra el terror", Estados Unidos, no es reacio a utilizar el terrorismo cuando a Washington le conviene hacerlo, ya sea directamente o indirectamente a través de apoderados.

Dichos apoderados no creen en el diálogo, no reconocen fronteras y no se someten a los deseos de nadie, salvo a los suyos propios, y aunque en algún momento se alineen con este o aquel partido, un día no tardarán en volverse contra ellos. Esto ha ocurrido y sigue ocurriendo en el norte de Irak, donde el gobierno de Bagdad, bajo clara presión iraní, abrió la puerta a los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Turquía ha incluido en su lista de terroristas. El PKK hizo de las montañas de Sinjar su base durante la guerra contra Daesh; su papel fue bien recibido por todos. Pero el asunto no se quedó ahí, sino que fue más allá, más allá del marco aceptable, incluso en algunos países que han acogido a los disidentes a lo largo de su historia.

El gobierno de Bagdad acogió al PKK y pagó los salarios de sus combatientes en el marco de su intensa rivalidad con la región autónoma kurda del norte de Irak. También formaba parte de una rivalidad política con Turquía, que Irán fomentaba y es la razón por la que el grupo tiene su base en la región de Sinjar.

Además, Bagdad utilizó a combatientes del PKK contra los kurdos iraquíes en Kirkuk, que estos últimos consideran parte de su región. Tan estrecha fue la relación que algunos combatientes del PKK recibieron la ciudadanía y se presentaron como candidatos en las elecciones de 2018. Esto reveló una falta de sabiduría en Bagdad, y enfureció a Turquía, el vecino del norte de Irak, así como a los kurdos iraquíes.

LEER: Asesinado un alto oficial del servicio de inteligencia iraquí

El pasado mes de octubre, los gobiernos de Bagdad y Erbil firmaron el Acuerdo de Sinjar, que preveía la retirada de todas las fuerzas armadas irregulares de la zona donde se encuentran los combatientes del PKK. Las fuerzas federales iraquíes debían retomar el control de esta zona vital, y trabajar para rehabilitar y restaurar su seguridad, después de haber sido un foco de violencia y actividad armada. Han pasado varios meses y ninguno de los términos del acuerdo se ha aplicado sobre el terreno, según declaró en abril el ministro del Interior de la región del Kurdistán iraquí, Rebar Ahmed. Afirmó que el número de combatientes del PKK está aumentando y que el gobierno de Bagdad no reacciona ante el enclave, que lleva años fuera del control del gobierno federal.

Turquía designó al PKK como organización terrorista, y sus operaciones contra el grupo se han extendido a Irak, en línea con un viejo acuerdo entre Bagdad y Ankara, que permite a cada país perseguir a elementos armados dentro de las fronteras del otro, siempre que representen una amenaza para la seguridad nacional. Ankara no ha prestado mucha atención a las numerosas declaraciones emitidas por Bagdad condenando y denunciando tal asertividad dentro de las fronteras de Irak, debido al antiguo acuerdo. Además, Turquía es muy consciente de que el gobierno de Bagdad no tiene la voluntad política ni la capacidad de acabar con la presencia del PKK mientras las políticas de Iraq estén sujetas a los dictados de Teherán, que ve al grupo como una carta para utilizar contra Turquía siempre que sea necesario.

Además, elementos de los militantes turco-kurdos fueron demasiado lejos al enfrentarse no sólo a las fuerzas turcas sino también a las fuerzas kurdas Peshmerga en el norte de Irak. Esto ocurrió esta semana, por ejemplo, cuando el PKK lanzó una operación armada que mató a cinco miembros de los Peshmerga.

Por lo tanto, se ha hecho necesaria una confrontación armada contra estos elementos del PKK. Los combatientes del grupo deben ser expulsados con urgencia, no sólo para evitar más incursiones turcas en territorio iraquí, sino también para proteger la seguridad de Irak. El PKK está ahora completamente bajo el ala de Teherán, lo que básicamente lo hace inmune a cualquier acción del gobierno iraquí en Bagdad.

LEER: Irak aprueba su nueva estrategia anticorrupción

Es posible que el gobierno de Mustafa Al-Kadhimi no esté interesado en este momento en abrir un nuevo frente contra el PKK. Desde Bagdad parece que la batalla más peligrosa e importante podría tener lugar en el extremo norte de Irak, especialmente después de que las milicias chiítas leales a Irán le enseñaran los dientes a su gobierno. Sin embargo, esto significará, entre otras cosas, más incursiones turcas en territorio iraquí, así como enfrentamientos que pueden estallar, en cualquier momento, entre las fuerzas kurdas Peshmerga y el PKK. Esto puede convertir a la zona en un adversario de las milicias proiraníes que anteriormente lanzaron varios ataques con misiles contra Erbil.

El terrorismo del PKK no es una amenaza menor que el terrorismo del Daesh. Como tal, es necesaria una acción internacional contra la organización. Sin embargo, la declaración de la Embajada de Estados Unidos condenando el ataque "kurdo" contra los Peshmerga sugiere que no hay intención estadounidense de castigar al PKK o de tomar medidas para apoyar el Acuerdo de Sinjar. Como mínimo, Washington debería apoyar a las fuerzas peshmerga kurdas, que parecen ser la punta de lanza en la lucha contra el PKK y la amenaza muy real que supone para la seguridad del norte de Irak, a pesar de todo lo que ha sucedido en el país desde la invasión y ocupación estadounidense de 2003.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 8 de junio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakNoticiasOriente MedioReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines