Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El colonialismo israelí protege los intereses de EE.UU., de ahí su apoyo incondicional

Jen Psaki, White House press secretary in Washington, D.C., U.S., on June 7, 2021 [Yuri Gripas/Abaca/Bloomberg via Getty Images]

Estados Unidos no se involucrará en las actuales turbulencias gubernamentales en Israel, pero sigue comprometido con la seguridad del Estado colono-colonial, ha declarado la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. Sus palabras distan mucho de las imposiciones a las que se enfrentaron los palestinos por parte de Estados Unidos y la comunidad internacional cuando Hamás fue elegido en 2006 en las "libres y justas" elecciones legislativas palestinas. La democracia palestina se vio sometida a condiciones inaceptables y Estados Unidos hizo caso omiso de todo el proceso electoral, y de la voluntad del pueblo, para crear una falsa narrativa de democracia a partir de las imposiciones internacionales.

Cuando se trata de Israel, Estados Unidos no se inmiscuye en los asuntos políticos, incluso cuando el gobierno muestra un abierto desprecio por la política estadounidense en la región. Y la chequera de Washington siempre está abierta. En el curso de la reciente ofensiva militar de Israel contra Gaza, por ejemplo, el presidente Joe Biden se adelantó y asignó armas por valor de 735 millones de dólares para ser "vendidas" al Estado canalla, ilustrando cómo las lealtades políticas tienen poco que ver con la democracia y todo que ver con las violaciones de los derechos humanos y políticos.

Una semana después de que Israel desatara su poderío militar contra los palestinos, el ministro de Defensa, Benny Gantz, estaba en Washington obteniendo garantías de la administración Biden y financiación para el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro. Dicha financiación, por supuesto, era incuestionable. Según el secretario de Estado en funciones, Joey Hood, Biden es "claro en cuanto al apoyo de esta administración a la reposición de este sistema para apoyar la capacidad de Israel de defenderse en el futuro".

OPINIÓN: Los palestinos han destronado al Rey de Israel

Desde la Guerra de los Seis Días de 1967, Estados Unidos ha ofrecido un apoyo inequívoco a Israel, mientras se embarcaba en la pretensión de garantizar el mínimo de derechos palestinos; en otras palabras, garantizar que el pueblo palestino siga encadenado a un programa de ayuda humanitaria y no a un camino hacia la libertad y la justicia.

Aunque el nombre del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se ha convertido en sinónimo de violaciones del Estado y de los colonos contra el pueblo palestino, se trata simplemente de una cuestión de plazos. Es probable que la coalición entrante dirigida por Naftali Bennett sea igual de despiadada y desprecie el derecho internacional. La anexión, por ejemplo, era uno de los objetivos de Bennett en años anteriores, aunque mucha gente lo asocie con Donald Trump y Netanyahu.

Trump/Estados Unidos la marioneta de Israel - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Bennett también se ha manifestado en términos de refutar el compromiso de los dos estados. Su posición hace aún más evidente que la "solución" está muerta y enterrada, en gran parte debido a la inacción internacional ante la expansión colonial de Israel. Sin embargo, como es típico, la comunidad internacional no ha reunido ninguna oposición política a la expansión de los asentamientos, lo que significa que los objetivos de anexión de Bennett se cumplirán en el momento oportuno, como ha reiterado a menudo en sus entrevistas el ex embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman.

Además de la ayuda militar estadounidense que garantiza la hegemonía de Israel en la región, la insistencia de la administración Biden en el compromiso de los dos Estados -a pesar de la evidencia de que es una farsa- es probable que siga siendo el factor de cambio, en detrimento de los palestinos. La política de los dos Estados, una táctica poco llamativa porque está impulsada por el consenso internacional, pero influyente cuando se trata de la expansión colonial, está impulsando los planes de anexión de Israel en ausencia del llamado "acuerdo del siglo". Bennett o Netanyahu, o cualquier otro, no influirán en el apoyo incondicional de EE.UU. a Israel, porque está impulsado por el apoyo al colonialismo y a los intereses regionales, para cuya protección se creó el Estado sionista.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines