Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El derrocamiento de Netanyahu

Un manifestante israelí lleva una máscara del primer ministro Benjamín Netanyahu y una camiseta con un lema que dice en hebreo: "la ceremonia ha terminado" el 31 de mayo de 2021 en Tel Aviv [JACK GUEZ/AFP via Getty Images].

Es importante subrayar desde el principio que los que en su día estuvieron cerca del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, son los mismos que ahora quieren verle la espalda: el ex ministro del Interior, Gideon Sa'ar; Avigdor Lieberman, jefe de gabinete del primer ministro durante la década de los noventa; Naftali Bennett, su director de gabinete; y Ayalet Shaked, su ministro de Justicia, así como Ze'ev Elkin, el jefe del gobierno de coalición de Netanyahu.

En poco más de dos años, cuatro elecciones generales no han producido un gobierno estable en Israel. Un caos político vergonzoso y peligroso ha envuelto a Tel Aviv. El denominador común entre la izquierda y la derecha en Israel es que no pueden derrotar a Netanyahu en las urnas, pero él tampoco puede derrotarlos a ellos. Ahora sus oponentes se están uniendo contra él, con una inusual "coalición para el cambio".

Entre sus miembros se encuentra la cúpula de la derecha y la extrema derecha fuera del Likud; saben cómo piensa y son expertos en seguir sus trucos y juegos políticos. La renuncia de Sa'ar al Likud fue una clara advertencia para Netanyahu, pero éste la subestimó. Elkin también se atrevió a liberarse de las cadenas de Netanyahu después de años de lealtad absoluta a él, y de repetidas humillaciones. Ahora se mueve con Bennett y Shaked. ¿Qué ha llevado a los antiguos leales a Netanyahu a este escenario, y por qué ha sido tan ingenuo?

LEER: Israel y el arte de manipular la historia

Se trata de políticos hábiles, instruidos por un maestro de la táctica que lleva décadas en la cima del árbol político israelí. No podían estar seguros de que iban a ganar, pero siguieron adelante de todos modos, seguros de que el destino estaba a la vista.

El nuevo gobierno de coalición es, es justo decirlo, todavía un gobierno minoritario, y puede dar lugar a las reformas necesarias, pero probablemente no sacará a Israel del estancamiento político en el que se encuentra desde hace más de dos años. Es probable que sea un asunto transitorio incapaz de aplicar cambios a largo plazo o de nombrar a altos funcionarios, por lo que será ineficaz, a pesar de obtener -se espera- un voto de confianza de la Knesset. Las divisiones políticas en Israel siguen siendo profundas.

El escándalo de corrupción de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Con una composición ideológica que va de la izquierda a la derecha, y que incluye -de forma única en los gobiernos israelíes- a ciudadanos palestinos, será menos estable que otros gobiernos. Así, es probable que las "cuestiones difíciles" se dejen de lado, al menos durante los dos primeros años, debido a la indudable falta de confianza entre las partes implicadas. La formación de asociaciones dentro de la coalición y el mantenimiento de las modestas exigencias de los partidos serán importantes para determinar la longevidad y la estabilidad de este gobierno, porque la actual crisis política en Israel es personal, más que ideológica. El hecho de que el bando del "No a Netanyahu" esté a punto de ganarse la confianza de la Knesset es una prueba de ello.

A pesar de la amplia difusión ideológica de la coalición, el primer ministro entrante, Naftali Bennett en primera instancia, sólo cuenta con seis escaños en el Parlamento. Su principal objetivo, sin embargo, es sustituir a Netanyahu, y así lo prometió cuando se alió con Lapid, Lieberman y Sa'ar, tras difíciles negociaciones que duraron varias semanas.

Sabemos, por supuesto, que el partido Likud de Netanyahu y los MK ultraortodoxos desafiarán al nuevo gobierno en la Knesset con proyectos de ley partidistas sobre cuestiones de religión, Estado y asuntos políticos, e intentarán romper la coalición. El secreto de la persistencia de su gobierno reside en el propio Netanyahu, que será un líder de la oposición con amplia experiencia política al que nadie querrá enfrentarse ni en el parlamento ni en las próximas elecciones.

LEER: ¿Ha matado la Espada de Jerusalén a Netanyahu?

Aparte de las diferencias ideológicas dentro del "gobierno del cambio", hay intereses y ambiciones personales que aumentarán sus posibilidades de supervivencia. Por ejemplo, Yair Lapid estará dispuesto a tomar el relevo de Bennet como primer ministro de turno en agosto de 2023, mientras que el propio Bennett tratará de aprovechar su tiempo en el cargo para justificar el acuerdo de coalición y recuperar su credibilidad pública. Lo mismo ocurre con Lieberman, que supervisará el tesoro del Estado y hará todo lo que esté en su mano para conservar cierto dominio. En cuanto a Sa'ar, intentará demostrar que sí se pueden hacer cosas importantes fuera del Likud. Los partidos de izquierda de la coalición no querrán volver al páramo de la oposición.

La Lista Árabe Unida, por su parte, se enfrenta al rechazo de la mayoría de los ciudadanos palestinos de Israel. Está entrando en un terreno hasta ahora desconocido con su extraño y reprobable intento de integrar a los políticos árabes en la política israelí. El deseo de derrocar a Netanyahu ha unido a extraños compañeros de cama.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines