Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Hay quién propone la paz en Yemen con las condiciones de las bandas armadas

Un soldado de seguridad hutí hace guardia durante una manifestación para celebrar el Día Internacional de Al-Quds el 07 de mayo de 2021 en Saná, Yemen [Mohammed Hamoud/Getty Images].

Algunos analistas estadounidenses han ido más allá de las opiniones del Departamento de Estado respecto a la guerra en Yemen y han dicho que los houtis han ganado contra la coalición liderada por Arabia Saudí como si el pueblo yemení ya no existiera. La administración del presidente estadounidense Joe Biden, insisten, debe reconocer este hecho. Es increíble.

Esto es exactamente lo que se afirma en un artículo de una investigadora del Quincy Institute for Responsible Statecraft, Annelle Sheline, publicado en Foreign Policy, que publica el Council on Foreign Relations. Trata de ser un intento sincero de llevar el debate sobre la crisis humanitaria y la guerra en Yemen a un espacio realista, aunque dicho artículo no refleja sabiduría ni conocimiento, sino más bien un oportunismo ofensivo y elitista.

No lo niego. Quedó claro en muchas ocasiones, en el momento álgido de la guerra y del conflicto político con el telón de fondo del bloqueo de Catar en 2017-21, que era posible que el dinero y las agendas externas redirigieran las convicciones de la clase política estadounidense hacia la imposición de hechos consumados para quebrantar la voluntad de la gente común donde y cuando fuera.

La ruptura árabe con Qatar se intensifica - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente Medio]

Si hay que calcular las cosas en función del uso excesivo de la fuerza por parte de bandas armadas y grupos extremistas y de quienes los apoyan, como cree Sheline, entonces nadie tiene más derecho a gobernar Estados Unidos que Donald Trump. Los poderosos grupos de derecha leales a él lograron, después de todo, paralizar el Congreso con un solo incidente. ¿Cuánto más podrían haber hecho si se les empuja?

Si nos basáramos en la lógica de Sheline, no habríamos visto al pueblo de Kosovo liberado de las garras de Serbia, ni habríamos visto un estado viable para la población musulmana de Bosnia Herzegovina. El ejemplo más obvio en Oriente Medio se refiere a las décadas de conflicto en Palestina, en las que, según algunos investigadores estadounidenses, Israel debería dominar, influir y controlar todo y a todos desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. También creen que los palestinos, que tienen raíces centenarias en el país, deberían ser expulsados por la violencia de los terroristas sionistas en cumplimiento de la infame Declaración Balfour de Gran Bretaña.

LEER: Poder a cualquier precio: cómo el oportunista Mansour Abbas se alió con los declarados "asesinos de árabes"

Sin embargo, el pueblo yemení que ha luchado por la libertad, la dignidad y la realización de un Estado construido sobre la base de la ciudadanía y la asociación no ha perdido su sueño. Tampoco han perdido la voluntad de alcanzar su objetivo. Al pueblo no le falta la valentía ni la posibilidad de vencer a los grupos terroristas sediciosos que fueron impuestos por los países de la región con el apoyo de las grandes potencias. Derrotaron a los hutís en Marib y Taiz y desbarataron su plan de una victoria decisiva, que pretendía coincidir con las negociaciones llevadas a cabo por el enviado de Estados Unidos a Yemen, Timothy Lenderking, con los representantes de los hutís en Mascate, y con la presión de Washington sobre Riad para que detuviera la guerra de cualquier manera y a cualquier precio.

Todos estos países se han aferrado a una narrativa falsa y fatal que consideraba a Yemen como el segundo refugio más grande del mundo para los elementos de Al Qaeda, una narrativa desarrollada por el vecino régimen saudí ya que quería volver a emplear a los elementos clasificados como terroristas para dar la ilusión de que había logrado limpiar su propio patio trasero. Sin embargo, no hizo más que empujar a esos elementos hacia Yemen, como productos reciclados bajo completo control. Al-Qaeda fue, recordemos, una creación de la línea de producción ideológica saudí financiada generosamente por Arabia Saudí y Estados Unidos para contrarrestar la marea comunista y apoyar la "yihad" en el Afganistán ocupado por los soviéticos. El régimen dictatorial de Sana'a, encabezado por Ali Abdullah Saleh, contribuyó a ello, ya que buscó una oportunidad para mantenerse en el poder con el pretexto de luchar contra el terrorismo. Lo habría conseguido de no ser por la revolución popular que tuvo lugar en Yemen en febrero de 2011 (la Primavera de Yemen), que desgraciadamente sólo derribó parte de su régimen pero no lo desarraigó.

Observe el Yemen actual y considere quién tiene más armas y más influencia. Descubrirá que aquellos que en su día trabajaron a tiempo completo para sugerir que Al Qaeda dominaba el país, son los mismos que hoy se reposicionan como fuerzas que luchan por la imposición del Estado chiíta zaidí en el norte. Cuentan con el apoyo del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica y de un estado separatista, y quizás incluso de países y entidades del sur del país respaldados por los EAU, cuyo embajador pidió la bendición del líder del partido religioso más extremista de Israel.

OPINIÓN: Los oportunistas políticos israelíes utilizan un partido árabe para derrocar a Netanyahu

Al final, se encontrará con proyectos que sirven a las agendas políticas regionales y a las ambiciones expansionistas de quienes expresan su lealtad a los nuevos líderes. También están al servicio de las grandes potencias que desean vender más armas a los exportadores de petróleo.

Estancamiento saudí en Yemen - Caricatura [Carlos Latuff/MonitordeOriente].

La exigencia de abandonar la Resolución 2016 de la ONU emitida en abril de 2015 en relación con Yemen es una peligrosa señal de que la organización internacional puede estar convirtiéndose en un decorador de interiores que reconfigura los escenarios de las confrontaciones y configura las decisiones según la voluntad de las potencias dominantes, y no según los criterios de una paz sostenible basada en un claro compromiso con los derechos inalienables. Entre ellos, el derecho a vivir en paz según la voluntad del pueblo, no según lo que dicten los grupos armados.

Creo que dar marcha atrás en la iniciativa saudí hará que la narrativa de Annelle Sheline sea correcta. Si Arabia Saudí cometió un error al confiscar la voluntad de la autoridad legítima que le apoya y anunciar su iniciativa de alto el fuego, lo único que hace que la posición de Riad sea aceptable para la mayoría del pueblo yemení es desarrollar los mecanismos de apoyo proporcionados al gobierno y dejar de confiscar la decisión política de la autoridad legítima. También debe poner fin al peligro del Consejo de Transición del Sur y reorientarlo al menos para que se alinee con el desastroso Acuerdo de Riad.

LEER: ¿Ha matado la Espada de Jerusalén a Netanyahu?

Si no es así, un puñado de los que se ocupan de hacer predicciones en sus cómodos y bien amueblados despachos de los think tanks estadounidenses pueden seguir dando forma al futuro que ellos determinen que nos conviene. Peor aún es que aceptemos el hecho de que la banda sectaria de los hutíes en Saná, respaldada por Irán, y la banda separatista de Adén, respaldada por los EAU, sean buenas opciones para ejercer el poder en un país en el que han caído cientos de miles de personas para que el pueblo yemení no pierda su libertad y su dignidad.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 6 de junio de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUSYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines