Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué sigue después de la farsa electoral de Assad?

Los sirios se manifiestan en la ciudad de Idlib contra las elecciones presidenciales que comenzaron hoy en las zonas controladas por el Régimen de Assad en Idlib, Siria, el 26 de mayo de 2021. [Izzeddin Idilbi - Agencia Anadolu]

Las elecciones suelen ser asuntos competitivos, en los que los candidatos y los partidos políticos compiten por la atención del público durante las semanas y los meses previos a la votación. Aunque no todas las elecciones son reñidas, debería haber una sensación de competencia, incluso de incertidumbre. Sin embargo, cuando unas elecciones son como un partido de fútbol en el que los árbitros son parciales; la mayoría de tus jugadores tienen prohibido jugar y, en cualquier caso, no pueden entrenar antes del partido; el equipo contrario comienza con una ventaja de 5-0; y el campo de juego está literalmente inclinado hacia tus oponentes, se trata de un problema serio. Es justo decir que incluso este ejemplo de partido de fútbol amañado, en el que todo el mundo conoce el resultado de antemano, se queda corto al examinar las recientes "elecciones" presidenciales de Siria.

La única sorpresa fue que Bashar Al-Assad fue devuelto con el 95,1% de los votos y no con el 99%, como el pueblo sirio ha visto en muchas elecciones anteriores durante la época de su padre Hafiz Al-Assad. Es plausible, sin embargo, que el dictador sirio haya querido dejar un pequeño hueco para hacerlo más "realista", aunque con semejante margen, y dadas las condiciones en las que se desarrolló la votación, está clarísimo que esta elección fue fraudulenta. El hecho de que Occidente haya condenado ampliamente esta farsa es bienvenido, pero el miedo a la normalización con el régimen de Assad sigue siendo muy real.

Siria es un Estado fallido. Con una economía impulsada por el tráfico de drogas, es también un narcoestado. Assad sigue en el poder; un criminal de guerra, no puede ser rehabilitado sin más. Se ha derramado demasiada sangre y debería estar en La Haya siendo juzgado por crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra, no dirigiendo el país. Por ello, es preocupante que varios Estados árabes ya estén siguiendo la senda de la normalización; los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin han reabierto sus embajadas en Damasco, y se habla de que la Liga Árabe acogerá a Siria por primera vez desde su suspensión hace casi diez años.

LEER: La caída definitiva de Israel fue predecida por Einstein

Las pruebas del fraude electoral son abundantes. Fotos filtradas muestran al comité electoral rellenando urnas en muchas zonas de las ciudades controladas por el régimen. Algunos miembros de las milicias progubernamentales han votado en múltiples ocasiones. En algunas cabinas de votación, los militares escoltan a los votantes y los vigilan mientras registran su voto. Assad permitió un par de candidatos simbólicos que apenas hicieron campaña. El humor de la horca del pueblo sirio es que incluso los dos candidatos que fueron elegidos por Assad para enfrentarse a él pueden haber votado por él. La inmensa mayoría de los ciudadanos sirios no tiene ni idea de los antecedentes de estas dos personas.

Además, millones de sirios que viven en todo el país no pudieron emitir su "voto". Estas falsas elecciones fueron ilegítimas y han sido utilizadas esencialmente por el régimen para distraer la atención del horrendo estado de la economía, que se debe a años de mala gestión gubernamental. Irónicamente, el número publicado de votos emitidos fue casi el doble del número de personas con derecho a voto, así que ¿de dónde salieron todos?

El presidente sirio Assad intenta borrar sus crímenes de guerra de cara a las elecciones - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Se puede argumentar que estas "elecciones" fueron utilizadas como un intento del régimen de recuperar la narrativa del conflicto. Hace poco se cumplió el décimo aniversario del levantamiento. Siria ha estado en un estado de cambio desde que el régimen respondió a los manifestantes con agresiones desde el primer día. Estas "elecciones" fueron una táctica cínica del régimen para demostrar que el levantamiento ha terminado y que Assad, al haber sido "reelegido", tiene legitimidad y no va a ninguna parte. No se puede permitir que esta narrativa se afiance, y cualquier victoria que el régimen afirme haber obtenido es pírrica. Es una "victoria" en la que la mitad de la población de antes de la guerra está desplazada; el 10% de la gente ha sido asesinada; y el país es irreconocible de lo que una vez fue; y todo por aferrarse al poder.

Gran parte de la culpa la tiene la comunidad internacional. Iniciativas como el comité constitucional, que podría tener potencial, se han utilizado como distracción y los sirios se sienten como si les hubieran dado largas. Más allá de las palabras de condena, poco se ha hecho y el pueblo sirio habla abiertamente de que el mundo les ha abandonado durante la última década. Assad también lo ha percibido, con el apoyo que está recibiendo de Rusia e Irán; Israel también está interesado en mantenerlo en el poder. Por otra parte, los recientes acontecimientos que dieron lugar a que Siria -un par de días después de la farsa de las elecciones presidenciales- fuera elegida como miembro del consejo ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejan un sabor de boca agrio. Es casi como un regalo de felicitación para Assad por haber "ganado" el 95,1% de los votos.

LEER: Estados Unidos expresa su preocupación por la presencia de Bielorrusia y Siria en el consejo de la OMS

Hay una ironía enfermiza en que un régimen que ha atacado y bombardeado repetidamente hospitales y ha cometido crímenes de guerra se le conceda un puesto en el consejo ejecutivo de la principal organización sanitaria del mundo. La OMS tiene serias dudas que responder, ya que esto es claramente inaceptable. Cabe señalar que el ministro de Sanidad sirio, Hassan Ghabache, que representará a su país en el consejo ejecutivo de la OMS, figura en la lista de sanciones financieras de Gran Bretaña desde marzo, y en la lista de sanciones europeas desde el pasado noviembre. También es bien sabido que en Siria incluso las políticas sanitarias están controladas por las fuerzas de seguridad. Así lo ha denunciado Jett Goldsmith, investigador de la sociedad civil de Colorado, tras su entrevista con el representante de la OMS en Siria hace unas semanas.

En lugar de normalizar las relaciones con el régimen de Assad a través del Consejo de Seguridad de la ONU y otras organizaciones como la OMS, la ONU debería expulsar a Siria hasta que haya un cambio de régimen. Hay que resistirse a cualquier normalización del dictador, y los líderes mundiales deberían dejar claro este punto. Tras diez largos años de derramamiento de sangre, lucha y muerte, el pueblo sirio se merece algo mucho mejor.

Sin embargo, existe un peligro real de que Siria sea olvidada; un peligro real de que la reconstrucción de Siria se deje en manos de los Estados del Golfo que están pactando con Assad para distanciarlo de Irán. Esto sería un fracaso para el arte del Estado y la diplomacia. Y, en última instancia, un fracaso para la libertad y la dignidad en todo el mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisRusiaSiria

Zaki Kaf Al-Ghazal es el encargado de Comunicación de la Asociación de Sirios de Yorkshire.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines