Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La seguridad interna de Israel advierte de violencia mientras Netanyahu se enfrenta a su destitución

Israeli protesters lift flags during a demonstration to support Yair Lapid and Naftali Bennett for the formation of a government, on May 31, 2021 in Tel Aviv [JACK GUEZ/AFP via Getty Images]

El jefe del servicio de seguridad nacional de Israel emitió el sábado una inusual advertencia sobre posibles actos de violencia en uno de los periodos más cargados políticamente en décadas, con el país a punto de desbancar al primer ministro Benjamin Netanyahu, su líder más veterano, informa Reuters.

Netanyahu se enfrenta a la posibilidad de poner fin a su mandato de 12 años como primer ministro después de que el líder de la oposición centrista de Israel, Yair Lapid, anunciara el miércoles que había logrado formar una coalición de gobierno tras las elecciones del 23 de marzo.

El nuevo gobierno, que aún no ha tomado posesión, es un improbable mosaico de partidos de izquierdas, liberales, de derechas, nacionalistas y religiosos, así como -por primera vez en la historia de Israel- un partido árabe islamista.

Netanyahu ha advertido en publicaciones en Internet que la alianza era "un peligroso gobierno de izquierdas".

LEER: La caída definitiva de Israel fue predecida por Einstein

Algunos grupos de derecha están enfadados con Naftali Bennett, jefe de un pequeño partido ultranacionalista que está previsto que sustituya a Netanyahu en un pacto de poder compartido con Lapid, lo que ha provocado muchas publicaciones que le atacan en las redes sociales.

Antes de las elecciones, Bennett había prometido que no se uniría al centrista Lapid ni a ningún partido árabe en una coalición.

"Recientemente hemos detectado un aumento del discurso violento e incitador cada vez más extremo, en particular en las redes sociales", dijo Nadav Argaman, jefe de la fuerza de seguridad Shin Bet, en un comunicado sin mencionar ningún nombre.

"Este discurso puede ser interpretado entre ciertos grupos o individuos, como uno que permite la actividad violenta e ilegal que puede incluso causar daño físico", dijo.

Desde que Bennett anunció que unía sus fuerzas a las de Lapid, los servicios de seguridad han reforzado su protección con manifestaciones de la derecha celebradas cerca de las casas de los miembros de su partido, con la esperanza de que no se unan al gobierno.

Argaman hizo un llamamiento a los líderes políticos y religiosos para que den muestras de responsabilidad y rebajen el tono de las posibles incitaciones. Su advertencia recordó a algunos en Israel los días previos al asesinato en 1995 del entonces primer ministro Yitzhak Rabin, que fue disparado por un ultranacionalista judío por buscar un acuerdo de tierra por paz con los palestinos.

La izquierda israelí lleva años señalando a Netanyahu, entonces jefe de la oposición, por haber participado en la incitación que precedió al asesinato. Netanyahu ha rechazado con vehemencia la acusación y ha condenado repetidamente el asesinato de Rabin.

Lapid y Bennett han dicho que esperan que su "gobierno de unidad" cure las profundas divisiones políticas entre los israelíes y acabe con el odio. Una encuesta realizada el sábado por el programa Meet the Press de la cadena de televisión N12 mostró que el 46% de los israelíes apoyan el gobierno de Bennett y Lapid, el 38% preferiría otras elecciones -las quintas en unos dos años- y el 15% no manifestó ninguna preferencia.

Las tensiones podrían aumentar esta semana cuando se espera que una marcha de la derecha judía pase por la puerta de Damasco de la Ciudad Vieja de Jerusalén. El mes pasado estallaron once días de intensos combates entre Israel y Hamás en Gaza, provocados por los enfrentamientos entre israelíes y palestinos en Jerusalén, dentro y en los alrededores de la Ciudad Vieja. El día que estallaron los combates se celebró una marcha similar, cuyo recorrido se desvió en el último momento.

OPINIÓN: Netanyahu mendigó a la resistencia palestina una imagen final de victoria; pero no la consiguió

Israel sigue apoderándose de aldeas pertenecientes a palestinos en Jerusalén, desplazando a muchos de sus hogares - Viñeta [Sabaaneh/MonitordeOriente].

En el cercano barrio de Sheikh Jarrah, punto álgido de Jerusalén Oriental, donde el posible desalojo de palestinos por parte de colonos judíos desempeñó un papel importante en la preparación del último conflicto entre Israel y Hamás, se produjeron enfrentamientos el sábado.

La cadena de medios de comunicación Al Jazeera dijo que uno de sus reporteros, Givara Budeiri, había sido agredido y detenido por la policía israelí mientras cubría una protesta en ese lugar.

Un portavoz de la policía dijo que Budeiri había agredido a los agentes y se había negado a identificarse. Unas imágenes publicadas en Internet mostraban a Budeiri, que llevaba un chaleco de prensa, siendo arrastrada y empujada mientras era conducida por tres o cuatro agentes. Al Jazeera también dijo que la cámara de la reportera fue destrozada. Al Jazeera ha dicho que la periodista fue liberada unas horas después y que se le prohibió entrar en Sheikh Jarrah durante 15 días.

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines