Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Se verá obligada a abandonar su puesto la primera mujer ministra de Asuntos Exteriores de Libia?

La ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno de Unidad Nacional (GNU) de transición de Libia, Najla Mangoush, posa para una foto en la capital, Trípoli, el 17 de marzo de 2021 [MAHMUD TURKIA/AFP via Getty Images].

¿Podría la primera mujer ministra de Asuntos Exteriores de Libia verse obligada a dejar su puesto, o sobrevivirá al aluvión de insultos, críticas, incitaciones y ataques políticos? Aunque los ataques han disminuido en las dos últimas semanas, Najla Al-Mangoush debe estar preocupada por el tema, sobre todo después de que un grupo de milicianos armados irrumpiera en el hotel Corinthia de Trípoli buscándola. En un vídeo difundido en las redes sociales, se oye a alguien preguntar por el paradero de Al-Mangoush, que no estaba en el edificio en ese momento.

De hecho, ella no era el principal objetivo de los milicianos, sino Mohamed Al-Menafi, presidente del Consejo de la Presidencia. La portavoz del Consejo, Najwa Wheba, en un tuit del 8 de mayo, restó importancia al incidente diciendo: "Nadie resultó herido en el ataque, ya que es viernes [fin de semana] y no había nadie". El jefe de gabinete de Al-Menafi, Mohamed Al-Mabrouk, explicó el incidente diciendo que un grupo de "comandantes de campo vinieron a discutir con el presidente ciertos asuntos pero él [el presidente] no estaba disponible".

Sin embargo, incluso antes de este incidente, los ataques a la ministra de Asuntos Exteriores eran constantes desde su nombramiento por el primer ministro Abdul Hamid Dbeibeh en marzo. Estos se intensificaron después de que ella pidiera repetidamente a Turquía que retirara sus tropas y mercenarios sirios de Libia. Uno de sus primeros críticos fue Jaled Al-Mishri, jefe del Consejo Superior de Estado consultivo, quien dijo que no es "tarea del Ministerio de Asuntos Exteriores" modificar o cancelar los acuerdos firmados anteriormente entre Libia y otros países. Al-Mishri es conocido por sus estrechos vínculos con Ankara y es miembro de los Hermanos Musulmanes de Libia.

LEER: La caída definitiva de Israel fue predecida por Einstein

La incitación más peligrosa contra la ministra de Asuntos Exteriores, que podría poner en peligro la vida de la madre soltera de dos hijos, procede del antiguo muftí de Libia, Sadiq Al-Ghariani, que vive en Turquía. El predicador radical es propietario del canal de televisión Al-Tansuh y fue destituido como muftí en noviembre de 2014. Envió un mensaje televisado en el que llamaba a "todos los residentes de Trípoli y de las fuerzas de Al-Bunyan Marsous a salir, con fuerza" para rechazar y detener este tipo de "tonterías". Se refería a los llamamientos de Al-Mangoush a favor de la salida de las tropas extranjeras de Libia. Al-Bunyan Al-Marsous es una coalición de milicias que se formó, inicialmente, para luchar contra el Daesh cuando éste controlaba Sirte, en la región central de Libia. Algunos de los comandantes de la coalición estaban entre los que asaltaron el hotel. Tras la derrota de los extremistas, la mayoría de las milicias se alinearon con el antiguo gobierno de Trípoli, que buscó la ayuda de Ankara para repeler la ofensiva del renegado mariscal de campo Jalifa Haftar en abril de 2019 para tomar el control de Trípoli. La ofensiva terminó en derrota hace un año.

Aunque las críticas políticas y las preguntas sobre las credenciales de Al-Mangoush para un trabajo de tan alto nivel son legítimas, los ataques personales ciertamente no lo son. Algunas de las críticas hacia ella tienen una motivación política, pero muchos de los insultos se derivan del hecho de que es una mujer que ocupa un importante cargo ministerial en una sociedad dominada por los hombres.

El alto funcionario del Departamento de Estado de EE.UU., Joey Hood, y la ministra de Asuntos Exteriores de Libia, Najla al-Mangoush, dan una rueda de prensa en Trípoli el 18 de mayo de 2021 durante una visita del enviado de EE.UU. a Libia en una muestra de apoyo al gobierno de transición del país. [AFP vía Getty Images]

Extrañamente, Dbeibeh se ha mantenido hasta ahora callado sobre los ataques a su ministra. Es más, parece que está ayudando a sus críticos y dificultando su trabajo con su reciente nombramiento de tres nuevos subsecretarios del Ministerio de Asuntos Exteriores. Los tres nombrados son ajenos al servicio exterior, lo que preocupa mucho a los diplomáticos de carrera. Peor aún, al menos uno de ellos, Mohamed Issa, es un alto comandante de las milicias. Un diplomático, que habló bajo condición de anonimato, me dijo que "Issa carece de experiencia y credenciales, y nombrarlo en un puesto de tan alto rango probablemente volverá loco a Al-Mangoush".

Otro embajador libio actual, que no quiere que se publique su nombre, dijo que "Dbeibeh le está complicando la vida [a Al-Mangoush] con ese nombramiento... Si no dimite, es probable que su trabajo se vea interrumpido".

En una sociedad patriarcal como la libia, las mujeres en general lo tienen difícil. Sus dificultades se agravan cuando son nombradas para puestos gubernamentales de mayor rango, simplemente por ser mujeres.

Algunos de los críticos de la ex abogada de Bengasi señalan que Al-Mangoush nunca ha trabajado en el sector público. Pasó algún tiempo enseñando en Estados Unidos tras terminar su carrera allí con una beca. Su conexión con Estados Unidos, en particular, ha sido destacada, y muchos críticos cuestionan su naturaleza. Aunque no hay pruebas, algunos llegaron a acusarla de ser una agente estadounidense. Este tipo de críticas se vieron exacerbadas por los comentarios del embajador de Estados Unidos en Libia, Richard Norland, que tuiteó su apoyo a la ministra de Asuntos Exteriores Al-Mangoush. Sus oponentes aprovecharon el tuit como "prueba" de que ella recibe ayuda de Estados Unidos a cambio de promover la agenda de Washington en Libia, sea cual sea. Este tipo de críticas, aunque no estén fundamentadas, son perjudiciales y muy graves en un país en el que las intervenciones extranjeras son un gran problema político.

La visita de Al-Mangoush el 7 de mayo a Al-Qatrun, el último pueblo libio antes de las fronteras de Níger y Chad, también fue criticada por ser un espectáculo político. Ella respondió diciendo que, como funcionaria libia, "no puedo hablar del sur sin visitarlo para verlo por mí misma". La emigración ilegal es un punto fijo en la lista de prioridades del Ministerio de Asuntos Exteriores, y las fronteras del sur del país es donde más se produce.

Hasta ahora, la primera ministra de Asuntos Exteriores de Libia parece estar sobreviviendo a los ataques contra ella simplemente ignorándolos. Se supone que ella y el resto del gabinete dimitirán tras las elecciones previstas para diciembre. Pase lo que pase, una cosa parece segura: las mujeres en la política libia siempre serán blanco fácil de críticas y abusos.

LEER: 200 empleados de Facebook denuncian la supresión de contenidos pro-palestinos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaLibiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesUS

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines