Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu mendigó a la resistencia palestina una imagen final de victoria; pero no la consiguió

Un manifestante israelí lleva una máscara del primer ministro Benjamín Netanyahu y una camiseta con un lema que dice en hebreo: "la ceremonia ha terminado", durante una manifestación de apoyo a la oposición para la formación de un gobierno, el 31 de mayo de 2021, en Tel Aviv [JACK GUEZ/AFP vía Getty Images].

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sigue enfrentándose a acusaciones de corrupción y ha vuelto a fracasar en su intento de formar un gobierno estable. Es el primer ministro que más tiempo lleva en el cargo en Israel y se considera un emperador en política, economía, sanidad, relaciones públicas y asuntos militares. Además, lleva años presumiendo de su capacidad para disuadir a la resistencia palestina.

Netanyahu engañó a su socio en la actual coalición de gobierno, el ministro de Defensa Benny Gantz, jefe del partido Azul y Blanco. Se suponía que había un acuerdo de rotación de la presidencia. En lugar de ello, Netanyahu acudió de nuevo a las urnas.

El engaño es fácil para Netanyahu; lleva años engañando al pueblo de Israel haciéndole creer que es su salvador. Además, ha convencido a algunos Estados árabes y a otros países del mundo de que es así, pero ha sido incapaz de convencer a los palestinos.

El escándalo de corrupción de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

El líder del partido Likud ha sido durante mucho tiempo un defensor de la limpieza étnica. Ha utilizado organismos gubernamentales y colonos judíos ilegales para desarraigar a los palestinos de sus hogares, robarles sus tierras y ampliar los asentamientos ilegales en actos de anexión de facto. Además, provoca a los fieles musulmanes en la mezquita de Al Aqsa con vistas a la toma del santuario por parte de los judíos, la demolición de las mezquitas del lugar y la construcción de un templo. Debió pensar que la expulsión forzosa de familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah, en el corazón de la Jerusalén ocupada, y el acoso a los fieles en el tercer lugar más sagrado del Islam serían monedas de cambio para salvar su imperio.

Asimismo, cuando los grupos de resistencia de Gaza le advirtieron que pusiera fin a sus violaciones en la Jerusalén ocupada, probablemente pensó que le estaban suplicando, al igual que el custodio legal de Al-Aqsa, el Reino Hachemita de Jordania, ruega al Estado de ocupación que ponga fin a sus violaciones contra los lugares religiosos. Así que ignoró la advertencia de Hamás, al igual que ignora a Jordania, en la creencia de que el sistema de apartheid que su país impone a los palestinos puede separar a los de Cisjordania y Jerusalén de los de la asediada Franja de Gaza y la diáspora.

LEER: El Consejo de Derechos Humanos crea mecanismo de investigación sobre las exacciones de Israel en Gaza

Netanyahu se equivocó en sus cálculos. Los palestinos de los territorios ocupados -incluida la tierra ocupada en 1948-, así como los campos de refugiados de los países vecinos y la diáspora en general, se unieron en su oposición y resistencia a las acciones de su gobierno de ocupación. Se sintió conmocionado cuando vio a los palestinos de Gaza levantarse para ayudar a los palestinos de Jerusalén. Se arruinó cuando vio a los ciudadanos palestinos de Israel levantarse para apoyar a los palestinos de Jerusalén y de la Franja de Gaza. Se quedó atónito cuando la advertencia se hizo muy real con los cohetes procedentes de Gaza aterrizando en sus ciudades y cerrando su principal aeropuerto civil. Fue entonces cuando se desesperó por cerrar con una imagen final de victoria con la que pudiera terminar su última ofensiva militar.

Este primer ministro israelí fracasado pensó que sus brutales y muy deliberados bombardeos contra civiles palestinos -matando a niños y mujeres en el proceso- y la destrucción intencionada de casas, bloques de pisos, infraestructuras, fábricas y oficinas de medios de comunicación detendrían la resistencia palestina. Pensó que los combatientes palestinos eran similares a sus mercenarios que van a Israel desde todo el mundo para alistarse en las "Fuerzas de Defensa de Israel" y luchar para mantener la ocupación de Palestina. Olvidó que los combatientes palestinos, al igual que sus padres y abuelos antes que ellos, nacieron en Palestina y luchan por su propia tierra y sus derechos legítimos; por sus hogares, sus mezquitas y su fe. A diferencia de los reclutas mercenarios de las FDI, los palestinos tienen un auténtico apego a la tierra de la Palestina ocupada.

Después de haber agotado los planes militares preparados por su fracasado jefe de Estado Mayor y de comprobar que sólo podía destruir instalaciones civiles y matar a mujeres y niños, Netanyahu empezó a suplicar un alto el fuego. Siguió fanfarroneando y fanfarroneando, por supuesto, después de reconocer que no podía vencer a la resistencia palestina, y afirmó que no había dicho a los mediadores, incluido el presidente estadounidense Joe Biden, que necesitaba tiempo para cumplir sus objetivos. La resistencia palestina sabía muy bien que estaba derrotada porque estaba dictando los acontecimientos.

Una vez que reconoció su fracaso, Netanyahu envió mensajes a la resistencia a través de los mediadores egipcios y qataríes. La pretensión era que la ofensiva terminaría unilateralmente, por él y su gobierno, pero estaba mintiendo. La resistencia palestina se negó a aceptar un alto el fuego unilateral y amenazó con intensificar su defensa de Gaza y Jerusalén si no conseguía un alto el fuego mutuo y condicionado que fuera respetado por los agresores israelíes.

OPINIÓN: La resistencia palestina es el orgullo de la Ummah

Fue entonces cuando suplicó una imagen final de la victoria; algo que pudiera mostrar al pueblo israelí y a sus partidarios en el extranjero. Una fuente de la resistencia palestina me dijo que Netanyahu suplicó que se le permitiera poner fin a la ofensiva destruyendo tres rascacielos en Gaza. Esto fue rechazado. Por ello, Abu Obeida, el portavoz del ala militar de Hamás, las Brigadas Al Qassam, advirtió que si se atacaba algún edificio palestino después de la mediación, sus combatientes atacarían cada centímetro de Israel.

 

El número de muertos en los ataques israelíes a la Franja de Gaza sigue aumentando... - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Además, los grupos de la resistencia palestina exigieron, a través de los mediadores, que Netanyahu ordenara a su ejército que llamara a los residentes de los tres edificios en cuestión, a los que se les había dicho que evacuaran, para que volvieran a sus apartamentos porque las órdenes de evacuación eran falsas o un error. Eso es exactamente lo que ocurrió, pero no fue el final de la historia.

Netanyahu y su equipo derrotado también rogaron a la resistencia palestina que dejara de celebrar su victoria, principalmente para impedir que el máximo responsable de Hamás en Gaza, Yahya Al-Sinwar, enviara un mensaje desafiante a Israel. Los mediadores egipcios dijeron a los palestinos que esas celebraciones eran utilizadas por los críticos de Netanyahu para atacarle en los medios de comunicación.

Israel y sus funcionarios nunca habían vivido una situación semejante. Cuando el primer ministro de Israel ruega a la resistencia palestina que le dé una imagen de victoria final y se le niega, significa que ha llegado el momento de que los palestinos obtengan sus derechos legítimos. La liberación parece estar en camino.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines