Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El cambio estratégico de Estados Unidos en Oriente Medio

Un soldado iraquí monta guardia frente a un portaaviones militar estadounidense el 26 de marzo de 2020 [AHMAD AL-RUBAYE/AFP/Getty Images].

Oriente Medio y el Norte de África (MENA) sufren guerras civiles, trastornos internos, flujos de refugiados y crisis humanitarias. Es una de las regiones menos integradas y más conflictivas del mundo y necesita urgentemente mecanismos nuevos y consensuados para desescalar los conflictos causados por múltiples factores de inestabilidad que se solapan y que proceden de dentro y fuera de la región. Además, la crisis cada vez más profunda del multilateralismo global y la multiplicidad de actores -tanto regionales como transregionales- han fragmentado cualquier esfuerzo internacional para fomentar el diálogo y la desconflicción en Oriente Medio, e incluso han hecho que se le quite prioridad, al menos retóricamente, en la agenda regional de uno de los actores exteriores más antiguos, Estados Unidos.

Las políticas y estrategias de Estados Unidos en Oriente Medio han cambiado desde la presidencia de Barack Obama (enero de 2009-enero de 2017). Cuando Obama trató de trasladar su atención a Asia, la Primavera Árabe, la guerra civil siria, el ascenso del llamado Estado Islámico en Irak y el programa nuclear de Irán mantuvieron la región en el punto de mira. Era consciente de que una retirada de Estados Unidos de los asuntos de Oriente Medio dejaría un peligroso vacío. De hecho, la postura de Obama brindó la oportunidad a Rusia, Irán y Turquía de ampliar su influencia a través de apoderados regionales, como en Siria y Yemen. Esto ha dado lugar a un nuevo modelo geopolítico en la región en el que los países actúan en términos de poder nacional, pero lejos de sus fronteras políticas.

Lo mismo ocurre con la administración de Joe Biden, aunque sus prioridades se orientan hacia áreas prácticas de cooperación, como trabajar más estrechamente con los aliados europeos y asiáticos en el desafío de China, reformar la economía global y hacer frente a una reducción del papel de Estados Unidos en Oriente Medio. Sin embargo, los acontecimientos que se están produciendo en Israel y la Palestina ocupada, donde el movimiento de resistencia palestino Hamás cuenta con el apoyo y la ayuda militar de Irán; la cuestión nuclear de este último país; y las nuevas incertidumbres sobre el futuro de Afganistán, seguirán manteniendo la región en el punto de mira de Biden. Puede que incluso lleven a Washington a recalibrar su política de desprotección y su enfoque de "no hacer daño", muy probablemente pidiendo a los socios más firmes de Oriente Medio que asuman un papel más activo para abordar las incertidumbres y los conflictos regionales.

LEER: Qatar no ve motivos para normalizar los lazos con Siria

Los orígenes de la política estadounidense de despriorización de Oriente Medio podrían derivarse de la nueva dinámica regional, que incluye el aumento de las fuerzas de la modernización y la moderación; las conversaciones multilaterales como secuela de las desastrosas guerras civiles y los conflictos internos en Libia, Siria y Yemen; además de los costes financieros y de reputación de las disputas. Sin embargo, cualquier cambio en la región requerirá un cuidadoso acto de equilibrio por parte de Washington, ya que siguen existiendo múltiples intereses vitales, sobre todo en relación con Irán y su red regional de apoderados.

Arabia Saudí e Irán llevan manteniendo conversaciones desde enero, aparentemente sin la participación de Estados Unidos y con la mediación de Irak, para gestionar los conflictos más incendiarios de la región. También ha habido conversaciones de desarrollo entre Turquía y Egipto, los EAU y Qatar y, por supuesto, Israel y los Estados de la normalización. Supongo que han sido constructivas, ya que están decididas a desescalar las tensiones, especialmente en lo que respecta a limitar el papel regional de Irán. El otro avance impresionante que puede fomentar la convergencia regional y aliviar las tensiones son las conversaciones trilaterales reprogramadas entre Egipto, Jordania e Irak, destinadas a profundizar sus lazos económicos y a subrayar el potencial de integración regional generadora de crecimiento. De hecho, estas conversaciones no sólo pueden ayudar a EE.UU. a mantener cierta distancia, sino también animar a la región a ser más autosuficiente. Mientras tanto, Estados Unidos sigue teniendo un papel destacado en la seguridad del Golfo con sus aliados regionales.

Se supone que Irán, mediante la celebración de conversaciones con Arabia Saudí, pretende abrir una nueva salida para el petróleo iraní, al tiempo que persigue una estrategia alternativa con el Reino para aprovechar la oportunidad de aumentar su poder de negociación en las negociaciones de Viena con los estadounidenses, así como ampliar su influencia en la región. Mientras Teherán tiene prisa por negociar, Israel y los Estados árabes del Golfo siguen preocupados por Irán, su arsenal de misiles balísticos, sus actividades bélicas por delegación y su enriquecimiento de uranio. Los esfuerzos de la administración Biden por reactivar el acuerdo nuclear con Irán de 2015 serán insostenibles sin el apoyo de Israel y de sus aliados del Golfo, concretamente Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La situación actual en los territorios palestinos ocupados, incluida la última ofensiva militar israelí contra los palestinos en la Franja de Gaza, se enfrenta a la comunidad internacional, incluido el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que pide el cese inmediato de todas las hostilidades. El comandante de la Fuerza Quds de Irán, el regimiento de élite del Cuerpo de la Guardia Republicana Islámica, Ismail Qaani, aseguró el sábado en una llamada telefónica al líder de Hamás, Ismail Haniyeh, que apoya al movimiento y pidió la creación de una coalición estratégica para resolver la cuestión palestina, haciendo especial hincapié en sustraer a Palestina y Jerusalén de la ocupación israelí. Estas declaraciones, junto con la ayuda militar de Irán a Hamás, han provocado la escalada de la "guerra de las sombras" entre Israel e Irán, y se especula con que Irán se verá decepcionado por el resultado de las negociaciones de Viena sobre el levantamiento de las sanciones.

LEER: ¿Podría una fuerza internacional proteger realmente a los palestinos?

En general, a pesar de la retórica de la administración Biden, no se espera ningún cambio fundamental en la estrategia regional de Estados Unidos. Sin embargo, un sentimiento de exasperación, especialmente entre los demócratas de centro, ha dado lugar a un gran debate y a que se cuestione la conveniencia de mantener el alto nivel de compromiso militar de Estados Unidos en Oriente Medio durante varias décadas. Se argumenta que la política exterior de Estados Unidos se ha visto con frecuencia empantanada por las cuestiones del Golfo. Sin embargo, es un hecho que Irán sigue siendo una de las principales preocupaciones si EE.UU. quiere reducir su política en Oriente Medio.

Por ello, creo que la administración Biden necesita herramientas diferentes y más eficaces para seguir sus estrategias en Oriente Medio, incluso disminuyendo la presencia estadounidense en la región y protegiendo al mismo tiempo sus intereses vitales, ya que las divergencias entre las definiciones de seguridad de Estados Unidos y de sus aliados son amplias, especialmente en relación con la necesidad de los Estados del Golfo de una reconciliación mínima y de no confrontación con Teherán. Washington debería ayudar a los actores cruciales a aumentar sus compromisos de cooperación conjunta, dado que el repliegue estadounidense sigue siendo una posibilidad. Lograr algún nivel de acuerdo con Teherán sobre sus cuestiones nucleares cruciales, sus redes de representación y su programa de misiles podría fomentar pasos limitados hacia el fin de los conflictos y la estabilización en la región, mientras que los compromisos de los demás actores serían importantes, especialmente para Irán.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIránIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Anahita Motazed Rad es profesora adjunta de Política Internacional en la Universidad Azad Islámica y vicepresidenta de la Asociación de Estudios Internacionales de Irán (IISA)

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines