Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un disidente saudí asegura que Riad ha detenido a más activistas de derechos humanos

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, asiste a una reunión durante la Cumbre del G20 en Osaka el 28 de junio de 2019 [BRENDAN SMIALOWSKI/AFP vía Getty Images].

El académico y opositor saudí Saeed Bin Nasser Al-Ghamdi ha revelado que las autoridades de Riad han detenido recientemente a otros trece activistas por sus "actividades de derechos humanos y su comunicación con activistas en el extranjero". No reveló los nombres de los detenidos.

"El Estado está intentando difundir un rumor sobre la inteligencia extranjera que llevó a tenderles una trampa [a los trece detenidos], que son afirmaciones habituales de los regímenes injustos, y que en realidad nos hacen el bien de confirmar que la represión es la piedra angular de la regla", tuiteó.

Al-Ghamdi señaló que "el número de los que se comunican con sus hermanos en el extranjero es más de lo que el Estado puede imaginar, y es más amplio de lo que puede realizar".

El pasado mes de septiembre, figuras de la oposición saudí en el exilio anunciaron la creación de un partido político de oposición llamado Partido de la Asamblea Nacional, en medio de una creciente represión de la disidencia en el Reino. La coalición de derechos humanos, con sede en Londres, iba a estar dirigida por Yahya Asiri, y entre sus miembros se encontraban el académico Madawi Al-Rasheed, el estadounidense Abdullah Al-Awda y Omar Bin Abdulaziz, que vive en Canadá, así como el propio Al-Ghamdi.

Este partido fue el primer bloque político público organizado contra las autoridades saudíes durante el reinado del rey Salman Bin Abdulaziz, en un país con una monarquía absoluta que no permite ninguna oposición política. Quienes expresan opiniones contrarias al régimen, implícita o explícitamente, suelen ser detenidos.

Decenas de activistas y políticos se han visto obligados a exiliarse. Sin embargo, las autoridades de Riad los persiguen a ellos y a sus familias, incluso en el extranjero.

En septiembre de 2017, las autoridades saudíes detuvieron a destacados imanes y activistas del país, sobre todo a Salman Al-Odah, Awad Al-Qarni y Ali Al-Omari, acusados de cometer actos "terroristas" y conspirar contra el Estado. Siguen en prisión a pesar de que personalidades y organizaciones internacionales y musulmanas han pedido su liberación.

Turquía: Las acciones de Israel equivalen a "crímenes contra la humanidad"

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines