Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Podría una fuerza internacional proteger realmente a los palestinos?

Sede de la ONU en Jerusalén - Organización de las Naciones Unidas para la Supervisión de la Tregua [Giles Clarke/Getty images].

El alto el fuego entre Israel y Hamás -a pesar de que las fuerzas israelíes han saboteado la paz con un asalto al complejo de la mezquita de Al-Aqsa- se ha mantenido hasta ahora, al menos oficialmente. Sin embargo, en la Palestina ocupada por Israel, los altos el fuego van y vienen, y normalmente se rompen por una acción israelí de algún tipo. La última acabará por seguir el mismo camino, con otra ofensiva militar israelí dentro de semanas, meses o quizás un año.

Por lo tanto, teniendo en cuenta este pésimo historial, cabe preguntarse de qué sirve un alto el fuego si no hay presencia física y garantía de que se mantendrá. Israel no es conocido por sus habilidades para el mantenimiento de la paz, y sus fuerzas de seguridad son increíblemente ineptas -o quizás no están dispuestas- a detener los ataques ilegales de los colonos contra los palestinos y sus tierras, por lo que es razonable sugerir que se necesita algo más para proteger al pueblo de Palestina. Según el derecho internacional -que no significa nada para Israel y sus aliados- ya se supone que están protegidos porque están bajo ocupación.

Ese "algo más" es lo que Turquía ha sugerido en las últimas semanas. El presidente Recep Tayyip Erdogan propuso la creación de una fuerza internacional para proteger a los palestinos al hablar con su homólogo ruso Vladimir Putin. El ministro de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, se hizo eco de su petición en una reunión de emergencia de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), aparentemente ineficaz.

La propuesta se suma a una lista de otras presentadas por Turquía, como una comisión de musulmanes, judíos y cristianos para gobernar Jerusalén como parte de un "acuerdo separado" distinto de las autoridades de ocupación israelíes. De hecho, según el Plan de Partición de la ONU para Palestina de 1947, del que Israel reclama su legitimidad, Jerusalén debía ser gobernada por un "régimen internacional bajo el control de la ONU". Israel ignoró esa parte del plan y siguió adelante y ocupó, y luego anexionó, Jerusalén en cualquier caso. Erdogan también mantiene desde hace tiempo la creencia política de que "el mundo es más grande que cinco" y se ha sumado a los llamamientos para que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) se roten con otras naciones a fin de tener un organismo internacional más justo y eficaz.

Según Cavusoglu, un "mecanismo de protección internacional" para los palestinos no debe consistir sólo en la presión diplomática, sino que "también debe incluir la protección física mediante la formación de una fuerza de protección internacional con contribuciones militares y financieras de los países dispuestos". Se trata de una descripción vaga, que suscita preguntas sobre la estrategia, las políticas y los procesos de dicha fuerza, así como el alcance de su mandato militar. Sin embargo, podemos predecir cómo podría ser, basándonos en anteriores esfuerzos internacionales.

LEER: ¿Qué ayuda va a prestar Turquía al pueblo de la Palestina ocupada?

La opción más obvia sería una fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU desplegada en Cisjordania y Jerusalén Este, y en los cruces hacia la Franja de Gaza. La actual misión de mantenimiento de la paz de la ONU en Palestina -la Organización de las Naciones Unidas para la Supervisión de la Tregua (UNTSO)- se creó en 1948 y tiene su sede en Jerusalén, pero no es una fuerza armada y sirve más bien de base para otras operaciones en la región.

Una fuerza armada de mantenimiento de la paz necesitaría el consentimiento de todas las partes implicadas y no podría utilizar sus armas salvo en defensa propia. Es muy poco probable que Israel acepte que se despliegue una fuerza de este tipo en lo que considera, erróneamente, su propio territorio soberano; en cualquier caso, no tiene ningún incentivo para hacerlo, ya que la presencia de tropas extranjeras sólo complicaría las cosas para sus propias fuerzas de seguridad. La Autoridad Palestina, Hamás y las demás facciones, así como el gobierno jordano -que tiene la custodia de los lugares sagrados de Jerusalén y Cisjordania- probablemente estarían de acuerdo con dicho despliegue. Malasia ya ha manifestado su disposición a contribuir con tropas a cualquier fuerza de la ONU de este tipo.

Una enorme manifestación de decenas de miles de personas marcha desde el Embankment hasta Hyde park en solidaridad con el pueblo palestino el 22 de mayo de 2021 en Londres, Inglaterra. [Guy Smallman/Getty Images]

Una fuerza de mantenimiento de la paz también necesitaría el apoyo total e incondicional de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Dado que cada uno de ellos ejerce el derecho de veto, incluido Estados Unidos, las posibilidades de que esto ocurra son remotas, especialmente si se requiere el apoyo del Consejo para actuar contra las fuerzas israelíes.

Las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU actuales y anteriores han hecho poco para evitar las violaciones del derecho internacional y la agresión israelí. La fuerza de la ONU en el sur del Líbano, por ejemplo, y las de Ruanda y Bosnia, son más bien espectadores cojos y, por tanto, lamentablemente ineficaces.

Por lo tanto, es probable que Turquía se encuentre con la propuesta bloqueada por el veto de Estados Unidos, especialmente si las tropas turcas van a formar parte de las fuerzas de paz de la ONU. No es un miembro permanente del Consejo de Seguridad, ni puede contrarrestar un veto utilizado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia o Gran Bretaña. La vía de la ONU se ha probado y ha fracasado. Es poco probable que sea viable en el contexto de los palestinos.

Turquía: Las acciones de Israel equivalen a "crímenes contra la humanidad"

Otra posibilidad es una fuerza de coalición formada por países musulmanes. Tal muestra de unidad sería popular en todo el mundo musulmán. Sin embargo, desde el punto de vista político, esta idea ya está muerta gracias a los acuerdos de normalización firmados con Israel por los EAU, Bahréin, Marruecos y Sudán el año pasado. Se unieron a las pocas naciones árabes y de mayoría musulmana que ya tenían relaciones con el Estado de ocupación. Esta desunión política se manifestó en las variadas respuestas de estos países al reciente asalto israelí a la Franja de Gaza: algunos lo condenaron; otros hicieron débiles llamamientos a la paz; y otros, como Marruecos, apoyaron plenamente a Israel.

Con la desunión en el mundo árabe, se ha predicho que Turquía, Pakistán, Irán y Malasia serían los únicos estados que considerarían unirse a una alianza militar para proteger a los palestinos. Islamabad y Kuala Lumpur expresaron su apoyo a la propuesta de Ankara en la OCI, y Teherán hace tiempo que está abierto a esa idea.

Sin embargo, esto nos lleva al terreno de la fantasía, porque si esas cuatro naciones unieran sus fuerzas para frenar los peores excesos de Israel, las únicas opciones viables serían una ofensiva directa o algún tipo de acuerdo internacional para la protección de los lugares islámicos de Jerusalén.

En el caso de una confrontación militar con Israel, una alianza de este tipo podría tener cierta influencia si no fuera por el apoyo occidental dado incondicionalmente a los israelíes. Una ofensiva militar directa, o incluso la presencia de las fuerzas de la coalición en los Territorios Palestinos Ocupados, correría el riesgo de atraer una respuesta militar de Occidente. Como mínimo, los aliados de Israel impondrían sanciones a los miembros de la coalición que la mayoría no podría permitirse.

Ninguno de esos cuatro gobiernos musulmanes quiere disgustar a Washington, en particular Turquía y Pakistán, que en 2018 sintieron el peso del disgusto estadounidense en forma de un castigo económico para Ankara y el recorte de una ayuda millonaria para Islamabad. A ambas naciones y a su estabilidad les interesa no arriesgarse a la ira de Estados Unidos. Esto es especialmente delicado en el caso de Turquía, ya que cualquier cambio drástico en su actual política exterior reconciliadora podría hacer descarrilar la Visión 2023 del gobierno.

LEER: Israel suprime la asistencia sanitaria a los presos palestinos liberados

Un modelo que podría utilizarse es la Coalición Militar Antiterrorista Islámica (IMCTC) dirigida por Arabia Saudí, una alianza de más de 40 países de mayoría musulmana contra el terrorismo en la región. Con sede en Riad y comandada por el ex jefe del Estado Mayor del Ejército de Pakistán, Raheel Sharif, su formación en 2015 fue aclamada como una potencial "OTAN musulmana".

Sin embargo, tras años de centrar sus esfuerzos principalmente y sin éxito en hacer frente a los hutíes en Yemen y establecer relaciones diplomáticas con otras fuerzas armadas, sus críticos la acusan de ser únicamente una coalición anti-Irán. El terrorismo de Estado de Israel no es disuadido ni impedido por la coalición "antiterrorista".

La realidad es que la sugerencia de Erdogan de crear una fuerza internacional de mantenimiento de la paz para proteger a los palestinos parece una gran idea, pero requerirá un gran cambio en la política mundial para que se haga realidad de manera efectiva. Y eso, tal y como están las cosas en el ámbito internacional, es poco probable que ocurra.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines