Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los ex partidarios de Gadafi en Libia esperan que el gobierno de unidad acabe con su aislamiento

El ex líder libio Muammar Gaddafi en la sede de la ONU el 23 de septiembre de 2009 en Nueva York [Mario Tama/Getty Images].

En la ciudad libia de Bani Walid, las banderas del derrocado dictador Muammar Gaddafi todavía ondean en algunos lugares y las calles están desgarradas por el abandono, pero sus habitantes tienen nuevas esperanzas para su ciudad y su país.

Durante una reciente visita del Primer Ministro Abdulhamid Dbeibeh, jefe de un nuevo gobierno de unidad, la gente agitó ramas de olivo cuando su caravana blindada pasó por la ciudad, que lleva mucho tiempo aislada por las disputas políticas. Los niños levantaron dos dedos en forma de "v" por la victoria y la paz.

Dbeibeh fue nombrado en marzo, juramentado por el dividido parlamento libio tras su selección a través de un proceso de conversaciones de la ONU, un paso ampliamente considerado como la mejor oportunidad de paz en años, por muy escasa que sea.

Su gobierno interino sustituyó a dos administraciones enfrentadas en las zonas oriental y occidental, y ha colocado en puestos de poder o patrocinio a toda una serie de intereses regionales y de facciones.

Todavía se enfrenta a grandes retos, como la existencia de innumerables grupos armados sobre el terreno, la desconfianza entre las comunidades y las disputas por el acceso a la riqueza petrolera.

Estos problemas son evidentes en Bani Walid, donde el legado de una década de combates, aislamiento y división está esculpido en calles llenas de baches y edificios quemados y con impactos de bala.

LEER: La Asamblea Mundial de la Salud aprueba un proyecto de ley sobre Palestina

"La ciudad está marginada y aislada y necesita mucho apoyo", afirma Abdel Fattah Jabara, profesor y cafetero del centro de la ciudad.

Cuando la columna de Dbeibeh entró en Bani Walid la semana pasada, la presencia de los vehículos blindados de las fuerzas de la "Brigada 444", con sede en Trípoli, que le protegían a él y a los ministros del gobierno, subrayó el temor a la violencia.

Los combatientes, con uniformes y pasamontañas, habían tomado todos los puestos de control desde los suburbios de Trípoli hasta las afueras de Bani Walid.

Cuando los libios se levantaron contra Gadafi en una revuelta respaldada por la OTAN en 2011, Bani Walid era un bastión del líder derrocado. Un año más tarde, se enfrentó a las fuerzas enfadadas por la protección que los habitantes de la ciudad dieron a un combatiente acusado de abusos.

Esas batallas iniciaron la década de aislamiento de Bani Walid, aislada de las principales facciones que habían gobernado la mayor parte de Libia desde la capital, Trípoli, y la ciudad oriental de Bengasi.

Algunos edificios todavía tienen agujeros de proyectiles. Las ventanas están destrozadas. Las paredes muestran marcas de quemaduras. En la entrada de la ciudad, la bandera verde de la Libia anterior a la revolución ondea en un pedestal. Un póster de Gadafi aparece en una valla publicitaria.

Las carreteras están sin asfaltar o llenas de agujeros. La maleza crece en los portales de los edificios abandonados y los charcos de aguas residuales cubiertos de algas se estancan cerca de algunos bloques de apartamentos.

Dbeibeh es la primera figura importante del gobierno que recorre los 180 kilómetros (112 millas) que separan Trípoli de las colinas de Bani Walid en casi una década.

Su gobierno de unidad ha disimulado los problemas internos con generosidad, utilizando los ingresos del petróleo libio para adjudicar contratos, reparar infraestructuras y poner en marcha proyectos.

LEER: Un informe de la ONU responsabiliza a la UE de la muerte de miles de inmigrantes

En una fábrica de alfombras conocida antes de 2011 por sus productos de lana natural de alta calidad, las telas de araña y el polvo cubren las máquinas de hilar que se extienden en la oscuridad. Solo unas pocas siguen funcionando.

"La fábrica necesita apoyo", dice Fátima Masoud, de 50 años, que ha trabajado allí durante 20 años. "No hay nada en la ciudad que pueda ofrecer buenos salarios".

Dbeibeh prometió un aumento salarial del 70% para los trabajadores y dinero para mejoras, diciendo: "Bani Walid no será un escenario de guerra... Crearemos oportunidades de trabajo para los jóvenes".

Los analistas políticos afirman que el hecho de centrarse en el gasto puede dejar al gobierno de unidad en una situación de vulnerabilidad cuando el parlamento, con sede en el este, cuestione su presupuesto.

La oportunidad de patrocinio y riqueza también podría disuadir a Dbeibeh de mantener su compromiso de celebrar elecciones para un gobierno permanente que sustituya al suyo, dicen.

Pero en Bani Walid, la gente acogió con satisfacción la visita de Dbeibeh.

"La ciudad está casi sin vida. Necesitamos apoyo urgente", dijo un residente, Ali Abulqader, en una ceremonia de graduación de estudiantes a la que asistió el primer ministro.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines