Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Frustrado por sus pérdidas, Israel vuelve a golpear a los habitantes de Gaza

Una foto de un dron muestra una vista aérea del edificio Cela, de 13 plantas, que albergaba oficinas de medios de comunicación internacionales en la ciudad de Gaza, tras 11 días de ataques aéreos israelíes sobre la Franja de Gaza, el 23 de mayo de 2021. [Ali Jadallah - Agencia Anadolu]

Tras 11 días de bombardeos israelíes sobre la asediada Franja de Gaza, el viernes entró en vigor un alto el fuego mediado por Egipto. A lo largo del mortífero ataque a Gaza, los aviones de guerra de la ocupación israelí alcanzaron nueve edificios de gran altura, alegando que se utilizaban como "infraestructura militar".

Entre los edificios destruidos se encontraba la Torre Al-Jalaa, que albergaba la sede de la cadena Al Jazeera, así como la de Associated Press en Gaza. Estos edificios también contenían apartamentos residenciales, centros de formación, empresas, tiendas de ropa y cosméticos, oficinas de medios de comunicación y otras empresas civiles. Los palestinos han acusado a la ocupación israelí de atacar estructuras civiles para socavar la infraestructura sistémica y los sectores económicos de Gaza.

Un piloto israelí que participó en la agresión a la Franja de Gaza comentó públicamente que la voladura de bloques de viviendas "era una forma de desahogar la frustración del ejército después de no haber conseguido detener el lanzamiento de cohetes desde Gaza". Habló, junto con muchos otros, en una entrevista realizada por la cadena de televisión privada israelí Canal 12. Identificado sólo por la primera letra de su nombre, el piloto mayor "D" dijo que no subestimó la intensidad de los ataques que él y sus colegas llevaron a cabo, y añadió que utilizaron toneladas de potencia de fuego y munición durante el mortal asalto.

D también habló de sus pensamientos y los de sus compañeros durante los ataques.

Salí en una misión para llevar a cabo ataques aéreos con la sensación de que destruir las torres es una forma de desahogar la frustración por lo que nos está pasando y por el éxito de los grupos de resistencia en Gaza.

dijo, añadiendo: "No conseguimos detener el lanzamiento de cohetes ni dañar a los dirigentes de las organizaciones terroristas, así que destruimos las torres".

Según un comunicado emitido por el ejército israelí, las facciones palestinas dispararon unos 4.000 cohetes hacia el sur de Israel, así como hacia ciudades del centro, incluida Tel Aviv, matando a 12 israelíes e hiriendo a cientos.

LEER: La opción de un ministro israelí para Gaza es una entidad que compromete a los palestinos

Tras escuchar las entrevistas en el Channel 12, el ex piloto israelí Yonatan Shapira comentó que los pilotos israelíes que bombardearon torres residenciales en la Franja de Gaza cometieron crímenes de guerra. En una entrevista con Al Jazeera, Shapira dijo que las acciones de estos pilotos son el resultado de años de lavado de cerebro a manos del ejército israelí.

Shapira se alistó en el ejército israelí en 1993, y dimitió en 2003 durante la Segunda Intifada palestina. Fue detenido y encarcelado varias veces debido a su trabajo en solidaridad con los palestinos. En una entrevista, Shapira dijo a la Agencia Andalou que había recibido una educación que le animó a unirse al ejército israelí para defender a su pueblo. Sin embargo, durante su servicio en la Fuerza Aérea israelí se dio cuenta de que dar instrucciones para lanzar bombas sobre civiles era un "acto terrorista". El ex piloto critica los medios de comunicación y el sistema educativo israelíes, señalando que a los israelíes se les lava el cerebro y que los niños israelíes son educados en un sistema educativo sionista militarista.

No hay derechos humanos en Gaza. Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

"Cuando eres un niño en Israel, te educan con una educación militarista sionista muy fuerte. No sabes casi nada de Palestina, no sabes de la Nakba de 1948, no sabes de la opresión actual", dijo Shapira.

El ingeniero Nazi Sarhan, subsecretario del Ministerio de Obras Públicas y Vivienda en la Franja de Gaza, confirmó que casi 1.800 viviendas fueron completamente destruidas por la campaña de bombardeos de Israel, mientras que el número de viviendas parcialmente dañadas alcanzó las 16.800.

En una declaración, Sarhan dijo: "Cinco torres de Gaza fueron completamente demolidas, y el número de instalaciones y sedes gubernamentales que fueron completamente destruidas ascendió a 74 sedes e instalaciones públicas. 66 escuelas fueron bombardeadas, 3 mezquitas fueron completamente demolidas y casi 40 mezquitas sufrieron daños leves, así como una iglesia".

"Las pérdidas financieras de la demolición de edificios e instalaciones residenciales ascienden a 150 millones de dólares, y estas estimaciones son preliminares. Necesitamos 350 millones de dólares para reconstruir el sector de la vivienda, que ha sufrido grandes pérdidas durante estas últimas agresiones", añadió.

Algunos análisis y expertos políticos han calificado esta ronda de escalada como un "asalto a las torres de Gaza". Explican que Israel pretende demostrar su dominio sobre la resistencia aumentando los "costes sobre el apoyo popular a la resistencia", obligándola a retroceder y a aceptar "una tregua sin precio".

Sin embargo, como la resistencia ha ampliado su "círculo de fuego" para incluir objetivos esenciales dentro de Tel Aviv, la ecuación es diferente esta vez.

Las fuerzas israelíes atacaron torres y edificios residenciales, desplazando a sus habitantes y causando la destrucción de las infraestructuras de agua y electricidad, acciones que constituyen crímenes de guerra según el derecho internacional.

Con esta política, que se inscribe en el marco de los actos de venganza prohibidos internacionalmente, Israel pretende aterrorizar e intimidar a los civiles pacíficos, metiéndolos en el horno de la confrontación violenta para fabricar una gran crisis humanitaria que pueda utilizar como punto de apoyo para presionar a la resistencia.

Esta ronda de bombardeos comenzó cuando las fuerzas de ocupación agredieron a los palestinos en la Jerusalén ocupada, provocando que las tensiones se extendieran por los territorios ocupados y dentro de Israel. La resistencia respondió.

Ahora Israel quiere asegurarse de que la resistencia palestina no pueda volver a hacer algo así.

LEER: El jefe del espionaje israelí solicitará un puesto en los Estados del Golfo tras el fin de su mandato

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines