Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una mañana de victoria en Jerusalén

Los palestinos se reúnen en la Cúpula de la Roca para celebrar el alto el fuego el 21 de mayo de 2021 [Eyad Tawil/Anadolu Agency].

Palestina se despertó el pasado viernes por la mañana con una nueva realidad. La muerte y la destrucción que Israel había estado llevando a cabo en Gaza llegó a su fin con un alto el fuego a las 2 de la madrugada. Más de 230 palestinos, entre ellos 64 niños, habían sido asesinados por Israel en la Franja de Gaza en los once días anteriores.

El nuevo giro de los acontecimientos, sin embargo, fue el siguiente: el alto el fuego fue efectivamente impuesto a Israel por los propios palestinos, específicamente por las facciones de la resistencia. El brazo militar de Hamás y los demás grupos armados de la resistencia en Gaza trabajaron juntos bajo un mando unificado y mostraron sus capacidades masivamente aumentadas en comparación con la anterior gran ofensiva israelí contra en Gaza en el verano de 2014.

Incluso en ese asalto, la resistencia había sido lo suficientemente seria como para impedir que los israelíes ejecutaran una invasión terrestre a gran escala de Gaza. Las tropas israelíes no llegaron muy lejos en la Franja en 2014 antes de que la resistencia palestina les plantara cara. Se vieron obligadas a retirarse y comenzaron a destruir barrios enteros desde el aire.

La guerra israelí de 2021, de once días de duración, no fue menos bárbara que la guerra de 51 días del Estado de ocupación de hace siete años. Además de los muertos y heridos, decenas de miles de palestinos se han quedado sin hogar. Bloques enteros de apartamentos fueron destruidos por los bombardeos israelíes por tierra, mar y aire.

Ahora hay un nuevo cálculo que Israel tiene que hacer debido a la mayor capacidad de la resistencia armada. Los combatientes palestinos han demostrado su capacidad para atacar objetivos en toda la Palestina histórica ocupada. Ningún pueblo o ciudad israelí está a salvo.

El sistema de defensa antimisiles "Cúpula de Hierro" de Israel ha demostrado una vez más ser un tigre de papel. Las descargas masivas de cohetes de la resistencia -combinadas con estrategias de señuelos y de objetivos inteligentes- abrumaron totalmente el sistema, haciéndolo de poca utilidad. Tras el alto el fuego, los portavoces de la resistencia afirmaron que apenas habían arañado la superficie de su arsenal, y que aún les quedaban suficientes municiones para seguir respondiendo a las bombas israelíes durante otros seis meses.

LEER: ¿Qué ayuda va a prestar Turquía al pueblo de la Palestina ocupada?

Los dirigentes israelíes saben ahora que, la próxima vez que quieran lanzar otra brutal guerra de agresión contra Gaza, tendrán que tener en cuenta la realidad de que millones de ciudadanos se verán obligados a retirarse a los refugios antibombas; que el principal aeropuerto internacional de Israel volverá a cerrarse; y que la economía israelí volverá a perder miles de millones.

Además, los grupos de resistencia palestinos de Gaza demostraron que pueden responder y responderán a la agresión israelí en cualquier lugar de la Palestina ocupada, no sólo contra el territorio costero. La primera andanada de cohetes de Hamás fue lanzada el 10 de mayo, recordemos, en respuesta a los ataques israelíes y la limpieza étnica en Jerusalén.

El líder del politburó de Hamás, Ismail Haniyeh, destacó este punto en un discurso televisado tras la entrada en vigor del alto el fuego. El brazo armado del movimiento había hecho declaraciones similares todo el tiempo. "El enemigo ha sido testigo y ha comprendido que cuando dijimos: 'No juguéis con fuego, retirad vuestras manos de la mezquita de Al-Aqsa', sabíamos lo que decíamos", explicó Haniyeh.

Israel comete crímenes de guerra contra los fieles de la mezquita de Al Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

Israel recibió un ultimátum de dos horas: pongan fin a sus ataques contra los fieles palestinos en Jerusalén o empezaremos a devolver el fuego. Los israelíes no se tomaron en serio la advertencia y la ignoraron, por lo que Hamás abrió fuego.

En contra de la propaganda israelí de que los combatientes palestinos utilizan a los civiles como "escudos humanos", Haniyeh comprometió a la resistencia a lo contrario: los combatientes eran claramente los protectores del pueblo de la Palestina ocupada.

"Esta es la resistencia del pueblo de Palestina hoy en día", dijo el ex primer ministro palestino, nombrando pueblos y ciudades de toda Palestina, incluidos algunos en los territorios ocupados en 1948 que hoy forman el Estado de Israel. Los grupos de resistencia, continuó, "dicen a nuestro pueblo que seremos su escudo y seremos su espada". Gaza sostuvo esa espada con mucha fuerza... golpeó los pilares del enemigo".

Haniyeh quiso agradecer a los pocos Estados que han apoyado directamente a los combatientes palestinos: "También tenemos el deber de agradecer a quienes han dado armas y dinero a la resistencia: la República Islámica de Irán, que ha... dado con todo su apoyo a su resistencia".

También dio las gracias a Qatar y a Egipto por lo que dijo que era un apoyo diplomático. Egipto medió en el alto el fuego entre las facciones armadas palestinas e Israel. Qatar es el estado del golfo donde vive ahora Haniyeh.

LEER: Los fracasos de Israel al enfrentarse a los grupos de resistencia en Gaza

En el discurso de Haniyeh brilló por su ausencia cualquier mención a Siria, que también es conocida por apoyar y suministrar a las facciones de la resistencia palestina. Hubo una ruptura entre Siria y Hamás tras el estallido de la guerra en ese país en 2011; los dirigentes de Hamás con sede en Damasco se pusieron del lado antigubernamental y se vieron obligados a abandonar el país. Sin embargo, un alto cargo de Hamás, su portavoz en Beirut, Osama Hamdan, pidió el otro día la vuelta a las relaciones normales con el gobierno sirio.

El líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ha guardado un completo silencio durante este periodo. Los manifestantes en Jerusalén en la mañana de la victoria corearon consignas contra él, denunciándolo como un colaborador. Abbas es desde hace tiempo profundamente impopular entre la mayoría de los palestinos, debido sobre todo a su única política de hierro: la de "coordinación de seguridad" con Israel. Ante los llamamientos para que dimita antes de ser destituido, sus días como "presidente" podrían estar contados. La mañana de la victoria en Jerusalén podría tener repercusiones de largo alcance.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Artículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines