Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El triunfo de Palestina

Un hombre palestino ondea una bandera palestina en el recinto de Al-Aqsa en Jerusalén el 13 de mayo de 2021 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

La victoria de la valiente resistencia palestina contra el ejército de ocupación tras el bárbaro ataque israelí lanzado por aire, tierra y mar durante once días y noches contra civiles indefensos en sus hogares, confirma una serie de cuestiones. Una de ellas es la forma honorable en que las facciones de la resistencia palestina trabajaron juntas en una sala de mando común bajo la misma bandera de Saif Al-Quds ("Espada de Jerusalén").

Este logro no habría sido posible sin que Hamás y su ala militar de las Brigadas Al-Qassam lideraran las facciones y dieran una oportunidad a todos los que se resisten a la ocupación militar de Israel, independientemente de su afiliación política y su estrecho partidismo. Esto también proporcionó un entorno adecuado para el entrenamiento de aquellos con las capacidades y la experiencia necesarias conseguidas a lo largo de los 14 años de gobierno de Hamás en la Franja de Gaza.

La batalla comenzó en defensa de Jerusalén, la capital eterna de Palestina, para proteger la mezquita de Al-Aqsa de la profanación de los colonos extremistas, y para impedir el desplazamiento forzoso de nuestro pueblo del barrio de Sheikh Jarrah. Esto refuerza la naturaleza del conflicto en la tierra de Palestina; que es un conflicto existencial e ideológico y no como algunos lo describen de otra manera.

Además, se produjo un consenso sin precedentes entre todos los palestinos, ya que nuestro pueblo de Jerusalén, Gaza, Cisjordania ocupada y los territorios ocupados en 1948 se unió para defender la mezquita de Al-Aqsa. Esto sugiere que nuestro pueblo se está uniendo en torno a sus constantes nacionales, y que cree que la resistencia es la única manera de restaurar nuestros derechos legítimos.

LEER: Podemos aprender de Irak cuando miramos al futuro en Palestina

Además, el nivel de solidaridad con los palestinos de los árabes, los musulmanes y los pueblos libres del mundo, que salieron a las calles por cientos de miles para manifestarse contra el ocupante sionista. Esto devolvió el protagonismo a la causa palestina y empujó al gobierno de Estados Unidos a tomar medidas para detener el ataque israelí contra nuestro pueblo.

La batalla también puso de manifiesto la fragilidad de la potencia ocupante en varios aspectos, como la creencia de que el ejército de ocupación es invencible. En realidad, parecía confundido e incapaz de proteger a sus soldados y colonos de los ataques de la resistencia. Es más, el Estado de ocupación estaba paralizado de miedo por los cohetes de Gaza. El llamado sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro fue incapaz de interceptarlos todos e impedir que alcanzaran sus objetivos. A pesar de las afirmaciones en contra, la recopilación de información del ejército se quedó corta y no pudo obtener información sobre la resistencia y sus líderes. En cambio, dirigió sus ataques aéreos contra civiles, matando a discapacitados, niños, mujeres y ancianos, sin dañar la capacidad de la resistencia para golpear en lo más profundo del Estado de ocupación.

Todo esto nos confirma a nosotros y a todos los demás que los palestinos podemos recuperar nuestros derechos de la ocupación, en primer lugar mediante nuestra unidad y luego uniéndonos a la resistencia, adhiriéndonos a nuestros principios nacionales y haciendo de Jerusalén la causa principal de la lucha en todos los próximos enfrentamientos.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Felesteen el 24 de mayo de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Artículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines