Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Podemos aprender de Irak cuando miramos al futuro en Palestina

Niños palestinos encienden velas en memoria de la familia Abu Hattab muerta en los ataques aéreos israelíes sobre Gaza, el 23 de mayo de 2021 [Ashraf Amra/Anadolu Agency].

Palestina, que vive en nuestros corazones y en nuestras almas, ha conseguido en once días mucho en la incesante lucha por la libertad, aunque a un coste que todos sabemos que es desorbitado. Al imponer tal coste, el enemigo sionista ha querido que las vidas de los niños, las mujeres y los ancianos sean el peso que finalmente arrastre el sentimiento de dignidad y libertad de los palestinos. Los civiles han sido el objetivo para crear desesperación y frustración entre quienes han luchado contra la ocupación y la injusticia durante más de 73 años. El plan, sin embargo, ha fracasado.

Además de su fuerza militar asesina, el enemigo ha utilizado la propaganda, el engaño y la falsedad. Así, la narrativa mediática y política ha sido que se trata de un "conflicto" entre el Israel democrático y europeizado y los "terroristas de Hamás", en lugar de la legítima resistencia palestina contra una brutal ocupación militar. Se han hecho acusaciones de antisemitismo y se han invocado los horrores del Holocausto, como si fueran los palestinos los que llevaron a los judíos europeos a las cámaras de gas, y no los nazis europeos, por lo que hay que permitir que Israel queme al pueblo de la Palestina ocupada.

El último bombardeo mortal de los palestinos en la asediada Franja de Gaza durante once días y noches demostró la fragilidad de esta narrativa, pero no la borró por completo, ya que es esencial para permitir la continuidad sionista en la región. Sin embargo, parte de ella quedó enterrada bajo los escombros de los edificios residenciales destruidos por los bombardeos sistemáticos de Israel, junto con el halo mediático que los sionistas lucen con justicia propia al proclamar el "derecho a la autodefensa" de Israel y el derecho selectivo a la vida de una entidad construida sobre el terrorismo, la limpieza étnica y la usurpación de tierras. Los días y las noches de brutal matanza han expuesto a Israel ante el mundo como lo que es: una potencia racista y colonial, apoyada por los imperialistas, que se alimenta de la explotación y el apoyo a los tiranos.

LEER: ¿Qué ayuda va a prestar Turquía al pueblo de la Palestina ocupada?

En respuesta, se están alzando voces con un llamamiento a la justicia, a través de manifestaciones masivas en ciudades de todo el mundo, así como en las redes sociales. Hemos visto artículos, entrevistas y seminarios con las personas asediadas en Gaza y que se enfrentan a la limpieza étnica en Sheikh Jarrah; los niños han cantado, sonreído y se han reído de los que quieren matar todas las sonrisas y carcajadas. Además, la resistencia no sólo ha surgido en Gaza, y ya no es la única arma de los palestinos. Todos los habitantes de la Palestina ocupada -incluida la tierra ocupada desde 1948- se han levantado como uno solo, han dejado de lado sus diferencias y han vuelto a la esencia de la lucha por la liberación. En esto han recibido el apoyo y la esperanza de las voces de la libertad que resuenan en todo el mundo.

Cientos de miles de personas de a pie, incluidos muchos políticos, han salido a las calles de Europa, Oriente Medio, América Latina y Estados Unidos, coreando al unísono "Palestina libre, libre". Con cada voz y cada acto de solidaridad se debilita el discurso del "antisemitismo" y la "islamofobia" que tacha a los árabes y a los musulmanes en general de terroristas y bárbaros, y la falsa narrativa sionista queda expuesta como una mentira. Esto es lo que se ha visto en las últimas dos semanas. La cuestión ahora es ver cómo podemos aprovechar esta solidaridad para que siga floreciendo. Las semillas han sido plantadas y regadas, ahora ¿cómo evitar la sequía?

No hay derechos humanos en Gaza. Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Pregunto esto con la preocupación de consolidar lo que se ha logrado, entre otras cosas porque todavía recuerdo las protestas de un millón de personas contra la invasión de Irak, y la asombrosa solidaridad mundial que precedió a la invasión y ocupación dirigidas por Estados Unidos en marzo de 2003.

En aquel momento, 35 millones de personas salieron a las calles de todo el mundo en señal de protesta y rabia contra el plan de la administración Bush de invadir Irak. Árabes y no árabes se solidarizaron con el pueblo iraquí. Los manifestantes llegaron a ocupar las calles de Libia, Egipto, Líbano, Jordania, Siria, Túnez y Marruecos. Se produjeron enfrentamientos entre los manifestantes y la "policía antidisturbios" en El Cairo y Jordania, cuando se intentaba acercarse a las embajadas de Estados Unidos y Gran Bretaña. Se quemó la bandera estadounidense en señal de protesta. En varios países, entre ellos Egipto, se exigió la expulsión de los embajadores estadounidense, británico e israelí. Fue la condena del "silencio árabe" lo que unió a los manifestantes; las ciudades de los Estados del Golfo estaban vacías de manifestantes.

LEER: Los fracasos de Israel al enfrentarse a los grupos de resistencia en Gaza

A nivel internacional, más de 200.000 personas salieron a las calles de Atenas, donde los estudiantes calificaron al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, de "asesino"; el israelí Benjamín Netanyahu está siendo calificado de la misma manera. Ese mismo día se celebraron protestas en Pakistán, Australia, Indonesia, Ankara, Rusia, Francia y Alemania. Miles de estudiantes se pusieron en huelga en Dinamarca, Suiza, España y Nueva York, mientras que los sindicatos declararon una huelga en Italia. Se reforzó la seguridad en las embajadas y consulados estadounidenses de todo el mundo, así como en las embajadas israelíes.

El movimiento de solidaridad tomó su fuerza de la resistencia iraquí a la ocupación estadounidense. El coste, como en Palestina, fue elevado, y la resistencia, como en Palestina, fue calificada de "terrorismo". Una nueva enfermedad colonial se filtró en el cuerpo nacional, con un sectarismo venenoso y enfrentamientos étnicos que se sumaron a la corrupción desenfrenada y a los espías reclutados localmente.

A pesar del éxito de la resistencia iraquí, que impidió que la marea imperialista llegara a otros países, se cumplió la predicción del entonces diputado británico George Galloway. "Si Bush envía medio millón de soldados a Iraq, todos estadounidenses, con el único apoyo del primer ministro israelí Ariel Sharon, acabará en el infierno, y muchos estadounidenses volverán a casa en bolsas de cadáveres", dijo a los manifestantes. Además, la resistencia iraquí no ha ganado.

La debilidad de las facciones de la resistencia en Iraq es su incapacidad para ponerse de acuerdo para trabajar juntos por la liberación nacional. El enemigo se aprovechó de esta debilidad y nombró gobiernos que debían su lealtad a Washington, no al pueblo de Iraq. La ausencia de ese acuerdo de liberación y la ampliación del círculo de quienes se beneficiaban del régimen sectario corrupto condujeron a dos ocupaciones en lugar de una. Irak se convirtió en un escenario para mostrar el poder y negociar entre las dos ocupaciones, mientras los políticos del régimen ponían un barniz de "democracia" en el parlamento, los medios de comunicación, las conferencias para los países donantes, los programas de reconstrucción, los talleres de formación de líderes, la defensa de los derechos humanos y los esfuerzos para combatir el terrorismo. El pueblo iraquí pagó el precio de esta combinación tóxica con la vida de más de un millón de ciudadanos a lo largo de dieciocho años, y la factura final aún no se ha saldado. Los ciudadanos siguen siendo detenidos, torturados, secuestrados y asesinados, a menudo mientras son grabados para que sirvan de advertencia a cualquiera que piense en quitarse el bozal que los amordaza.

Por supuesto, la situación en Iraq -con sus puntos fuertes y débiles; su resistencia y sus agentes; la falsedad y las mentiras utilizadas para justificar la invasión y la ocupación; así como sus campañas de solidaridad regional e internacional- no es idéntica a la de la Palestina ocupada. Sin embargo, hay lecciones que aprender si queremos aprovechar los recientes logros de los palestinos hasta que la victoria esté asegurada, y la justicia y la libertad sean una realidad con el fin de la ocupación israelí.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 24 de mayo de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines