Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los fracasos de Israel al enfrentarse a los grupos de resistencia en Gaza

Niños palestinos sostienen velas durante una manifestación entre las ruinas de las casas destruidas por los ataques israelíes, en la ciudad de Gaza el 24 de mayo de 2021. Los lemas en árabe dicen: "Detengan los crímenes de la ocupación de Palestina [MOHAMMED ABED/AFP via Getty Images].

Cuando la última agresión israelí contra los palestinos de la Franja de Gaza llegó a su fin el pasado viernes por la mañana, empezaron a revelarse las diversas deficiencias y errores del ejército y el gobierno de ocupación, que pueden haber comprometido los objetivos de la ofensiva militar. Es posible que requieran una investigación interna, ya que estos errores contribuyeron a reducir el factor de disuasión del ejército.

Los israelíes están prestando atención a lo que describen como "una oleada de errores de apreciación de la situación" que prevaleció en el gobierno y los organismos de seguridad durante los últimos meses. Pensaban que Hamás estaba preocupada por levantar el asedio a Gaza y por resolver los problemas cotidianos de los palestinos, por lo que no se atrevería a entrar en una confrontación militar. Ni siquiera, creían los israelíes, a defender Jerusalén, la mezquita de Al-Aqsa y el barrio de Sheikh Jarrah. Esto ha llevado a las agencias de seguridad israelíes a exigir respuestas por esta falsa lectura de las orientaciones políticas y militares del movimiento.

Incluso cuando Muhammad Al-Deif, comandante supremo de los grupos de resistencia palestinos, advirtió el viernes 7 de mayo de las repercusiones que tendría dar el visto bueno a los colonos para que asalten Al-Aqsa el 10 de mayo, no se le tomó en serio. Se creyó que estaba jugando con la mente o tratando de movilizar a los palestinos, en lugar de ser una verdadera amenaza. Sin embargo, la defensa de Jerusalén demostró la sinceridad de la amenaza y la incapacidad de Israel para evaluar la situación adecuadamente.

Israel lanzó debidamente su agresión de 2021 en la misma línea en la que terminó su ofensiva de 2014, con ataques aéreos sobre bloques de torres residenciales que pretendían asustar a los palestinos para que se sometieran, creando grietas en el apoyo a la resistencia y empujándola a exigir el fin de los bombardeos. Sin embargo, los palestinos que salían de las ruinas de sus edificios no reaccionaron como los israelíes esperaban. Las autoridades de ocupación se sorprendieron al oírles pedir a la resistencia que siguiera plantando cara a Israel y que no se retirara, a pesar de que sus casas acababan de ser destruidas por la entidad sionista.

LEER: Deja de comparar el apartheid de Israel con el de Sudáfrica; el primero es peor

Cuando los grupos de resistencia anunciaron que su nuevo enfoque defensivo era "responder a las bombas con bombas", y que atacarían un edificio israelí por cada uno destruido en Gaza, la amenaza a los edificios de Ashkelon y Tel Aviv se tomó en serio.

Además, cuando se anunció el acuerdo de alto el fuego, pero antes de que entrara en vigor, los palestinos esperaban que los israelíes cometieran una masacre antes de que llegara la hora cero. Los grupos de la resistencia advirtieron que buscarían objetivos en todo Israel, incluido Acre, en el extremo norte del país, si eso ocurría. Eso acabó con cualquier idea que pudieran tener las fuerzas de ocupación de derramar toda la sangre palestina posible antes del inicio del alto el fuego.

Los medios de comunicación israelíes han promocionado los sistemas de defensa aérea del país como capaces de contrarrestar varios tipos de misiles. El afamado sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro fue el más elogiado. Sin embargo, los cohetes lanzados desde Gaza fueron capaces de eludir todos los sistemas de defensa operados por Israel. Fotoperiodistas palestinos e israelíes captaron imágenes en directo del fracaso de la Cúpula de Hierro para contrarrestar los cohetes.

El ejército israelí comenzó a analizar las razones de ello. Algunos lo atribuyeron al gran número de cohetes disparados. Cada salva constaba de no menos de 50 cohetes, y en una ocasión las Brigadas Al-Qassam -el ala militar de Hamás- dispararon 170 cohetes en 90 segundos, que fueron difíciles de interceptar para el sistema Cúpula de Hierro.

Otra estrategia para desviar los misiles de la Cúpula de Hierro era lanzar primero misiles señuelo para que los misiles antibalísticos de Israel se dirigieran hacia ellos, lo que significaba que todos o la mayoría habían sido disparados antes de que llegaran los cohetes reales desde Gaza. Los blogueros palestinos e israelíes etiquetaron el tan cacareado sistema de defensa de Israel, con más de un toque de sarcasmo, como la cúpula de "seda" o de "plástico".

Aunque Israel amenazó con una invasión terrestre para acabar con la resistencia, ésta no se produjo. Las facciones respondieron con una amenaza similar sobre los preparativos de la invasión que no dejó al ejército de ocupación ninguna duda sobre lo que sus tropas sobre el terreno podían esperar encontrar dentro de Gaza. A los soldados israelíes se les dijo que pasarían de cazadores a presas. Sus líderes políticos y militares decidieron no comprometerlos a avanzar en el "pantano de Gaza".

LEER: A pesar de las enormes pérdidas, los palestinos han alterado el curso de la historia

Las agencias de inteligencia israelíes se esforzaron por infiltrarse en la red de comunicaciones de la resistencia, sin éxito. El resultado fue que muchos sitios fueron bombardeados dos o tres veces debido a la falta de actualización del "banco de objetivos" de Israel. Desde el punto de vista tecnológico, la resistencia dispone de comunicaciones extremadamente discretas y bien protegidas, que no pueden ser interceptadas. Esto ayudó a limitar el número de bajas entre los combatientes de la resistencia e hizo imposible escuchar sus discusiones tácticas. Once días de bombardeos israelíes pusieron de manifiesto las limitaciones de los israelíes en este sentido.

A pesar de su gran capacidad técnica y tecnológica, Israel tampoco consiguió ganar la guerra de propaganda con la que esperaba dar un barniz de legitimidad a sus ataques contra la población civil de Gaza y ganarse a la opinión pública. Subestimó la capacidad de las redes sociales para sustituir a los medios de comunicación convencionales a la hora de transmitir la realidad y la brutalidad de lo que estaba ocurriendo sobre el terreno. La destrucción del bloque de torres que albergaba las oficinas de Associated Press y Al Jazeera, así como unidades residenciales, claramente no le hizo ningún favor a Israel. Se celebraron manifestaciones masivas en todo el mundo en protesta por lo que estaba haciendo el Estado sionista. Al enfrentarse a uno de los ejércitos mejor equipados del mundo, los palestinos tomaron el control del terreno moral y legal.

A pesar de los incesantes esfuerzos de los guerreros digitales de Israel, no lograron promover la narrativa sionista. El fracaso se vio agravado por los testimonios personales de los palestinos atrapados en 11 días y noches de intensos bombardeos. El mundo sabía que Israel atacaba deliberadamente a los civiles y bombardeaba sus infraestructuras e incluso carreteras concretas, lo que hacía imposible que las ambulancias llegaran a los hospitales con heridos. Las mentiras del ejército israelí sobre que sólo apuntaba a lugares "terroristas" quedaron expuestas para que todos las vieran. No es de extrañar que muchos israelíes pidan una investigación interna sobre la gestión del gobierno en todo este asunto.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines